Proyecto Illinois Early Learning


http://illinoisearlylearning.org/index-sp.htm
febrero de 2007Los juegos de niños: Más que la diversiónDra. Jean Mendoza

Cuido a una niña de 14 meses de edad cuyo padre habla español. ¿Podría informarme de algunas frases o palabras simples en español que puedo usar con la niña?

Respuesta: Esta niña y su familia probablemente estimarán sus esfuerzos de comunicarse con ella en dos lenguas. Si usted cuida a otros niños, ellos también empezarán a aprender algunas palabras en español.

Los tiempos de juego son ideales para usar tanto el español como el inglés. He aquí algunas frases y palabras que se usan con frecuencia cuando los niños de corta edad están jugando.

English Spanish
Let’s play! ¡Vamos a jugar!
Roll the ball. Haz rodar la pelota.
Throw the ball. Tira la pelota.
Go down the slide. Bájate por el tobogán.
Your turn. Es tu turno.
My turn. Es mi turno.
___’s turn Es el turno de _____.
Let’s run. Vamos a correr.
Let’s walk. Vamos a caminar.
Let’s jump. Vamos a dar saltos
What’s this? ¿Qué es esto?
Toy/ toys Juguete / juguetes
Block/blocks Bloque / bloques
Doll/dolls Muñeca / muñecas
Car/cars Coche / coches

También será útil conocer algunas frases básicas de cortesía, como las siguientes:

English Spanish
Hello! ¡Hola!
I’m glad to see you. Me alegra verte.
Good-bye. Hasta luego.
See you tomorrow. Hasta mañana.
See you next week. Nos vemos la semana que viene.
Time to change your diaper. Ya es hora de cambiarte el pañal.
Lunch time. Ya es hora del almuerzo.
Time for nap. Ya es hora de la siesta.

¿Cree usted que los adultos, como por ejemplo maestros y padres de familia, necesitan participar en los juegos de sus niños pequeños para que estos juegos sean una experiencia enriquecedora?

Respuesta: Los juegos auto-iniciados—o sea, cuando los niños escogen el momento, el lugar y el tipo de juegos—pueden ser esenciales para el desarrollo general de los niños, sin importar si están jugando a solas, con compañeros o con adultos.

Los niños usualmente gozan al ser invitados a jugar por los padres, madres, cuidadores o maestros. En realidad, una manera muy importante en la que los adultos pueden formar un fuerte lazo afectivo con un niño puede ser jugando con él.

Con esto no quiero decir que los adultos deben creer que un niño debe jugar sólo con ellos. Otros papeles positivos que los adultos pueden tomar en los juegos de niños pequeños son: (1) asegurarse de que los niños tengan lugares seguros para los juegos, tanto los activos como los tranquilos o pasivos; (2) disponer una variedad de materiales interesantes para los juegos exploratorios, dramáticos, activos y tranquilos o solitarios; (3) arreglar momentos cuando los niños pueden jugar juntos; (4) hacer comentarios positivos sobre juegos que han observado (como por ejemplo, “Me parece que se están divirtiendo” o “¡Mira qué alta es la torre de bloques que has construido!”); (5) ofrecer una supervisión de poca intensidad para que todos estén seguros, y (6) dejar suficiente ‘espacio libre’ en el horario para que los niños tengan tiempo para jugar.

A veces, los cuidadores y maestros descubren que uno o más niños en un grupo sacarían provecho con alguna ayuda para jugar de maneras positivas y sin lastimar a otros. Sea cual fuera el motivo, la realidad es que algunos niños no han aprendido a jugar de tales maneras.

Estoy enterada de dos mamás que se dieron cuenta que los niños de una clase (entre ellos los hijos de las dos) encontraban problemas a la hora de jugar durante el recreo sin lastimar ni asustar a otros. Por lo tanto, las dos madres planificaron algunos Días de Juegos para la clase en un parque local. La mayoría de los niños de la clase asistieron y aprendieron reglas competitivas y cooperativas para los juegos “Duck, Duck, Goose”, “Mother May I”, “Red Light, Green Light ”, juegos de batir las palmas y varias maneras de jugar al corre-que-te-pillo. Después de esto, les pareció que había mucha más diversión y mucho menos peleas durante el recreo. Fue difícil saber si fue porque los niños sabían jugar más juegos o porque se conocían más y se llevaban mejor después de jugar juntos durante los Días de Juegos. Sin embargo, si usted observa problemas en el patio de recreo entre niños de 3 años de edad o mayores, creo que quizá sea de ayuda ofrecer un poco de instrucción sobre maneras de jugar juntos.

Según mi experiencia, también puede ser provechoso demostrar a niños físicamente capacitados algunas maneras de jugar con un niño que tiene una discapacidad. Un niño con problemas motores tal vez no pueda jugar al corre-que-te-pillo, pero puede que sea muy hábil para rodar una pelota sobre el piso hacia un compañero. Para encontrar otras ideas para lograr que todos jueguen en situaciones de inclusión, lo animo a leer la Página de consejos de IEL, “Juegos para todos los niños pequeños”. Una de las memorias más preciosas de mis años de ser maestra, es cuando observé a dos niñas hacer rebotar una pelota entre ellas sobre una línea en el piso del gimnasio. Una, digamos que se llamaba Lea, tenía casi 5 años y un desarrollo típico, y Alicia tenía dificultades motoras y cognitivas. Durante 10 minutos o más, las dos hicieron rebotar la pelota una a otra de manera cuidadosa, queda y gozosa. Fue la primera vez que vimos a Alicia jugar de manera sostenida con otro niño o niña. Aprendimos que Lea se había preguntado en voz alta cómo podría lograr que Alicia jugara con ella. Lea y su mamá idearon algunas posibilidades, entre estas jugar a hacer rebotar la pelota.

Si un niño no tiene hermanos mayores, de vez en cuando sus padres tal vez quieran mostrarle ciertos juegos típicos de la infancia en nuestra cultura, como corre-que-te-pillo, la caza, o juegos simples de naipes o tableros. De este modo, cuando el niño está con los compañeros, puede iniciar un juego o estar listo a colaborar cuando un compañero dice: “¡Juguemos a pillar!”

Sin embargo, es necesario usar cautela al intervenir en los juegos de los niños. Las personas que estudian el juego han identificado una actividad clave que ocurre cuando los niños están jugando juntos. Esta se llama ‘legislación cooperativa’, o sea, los niños discuten para escoger las reglas de sus juegos. Si los adultos se involucran en la situación muy temprano para evitar los conflictos o enseñar maneras de “jugar bien”, los niños perderán la oportunidad de aprender a resolver las cosas juntos.

Información relacionada:

¿Se observan diferencias entre las maneras en que los niños juegan en la escuela y en casa?

Respuesta: Sí, los juegos de los niños pueden variar mucho de una situación a otra. Lo que está permitido en casa tal vez no lo está en la guardería o el preescolar, y viceversa. Los juegos pueden verse afectados por los diferentes espacios de juegos, horarios y rutinas, materiales de juego (juguetes, juegos y otras cosas) y compañeros.

Por ejemplo, cuando una niña está en la escuela o en un lugar de cuidado fuera de la casa, es probable que tenga más posibles compañeros de juegos que en casa. Hay más posibilidades para juegos activos en grupos grandes y juegos imaginarios con muchos participantes. Pero cuando hay más compañeros, puede haber menos espacio para jugar a solas y más necesidad de turnarse, discutir para llegar a acuerdos, y otros tipos de interacción social, que los que la niña experimentaría en casa. Si está acostumbrada a jugar a solas o a resolver las cosas con uno o dos hermanos, tal vez encuentre más dificultades al jugar en un espacio que incluye a muchos compañeros.

Además, cuando un niño está recién llegado en una escuela o situación de cuidado, tal vez se lo observe mirar a otros mientras parece estar jugando solo. Algunas personas llaman esto “el juego del espectador”. En las clases llenas de mucha actividad, un cuidador podría pensar, equivocadamente, que al niño no le interesa lo que los demás están haciendo. Pero en realidad, el niño está observando lo que pasa a su alrededor. Esta estrategia puede ayudarlo a aprender “cómo los niños juegan aquí”, o sea, cómo se tratan, cuáles juegos les gusta jugar, etc. En casa o en una situación bien conocida, el niño no sentiría la necesidad de hacer esto.

¿De qué maneras pueden los medios electrónicos, como computadoras y videojuegos, mejorar o interferir con los juegos de niños pequeños?

Respuesta: Durante generaciones, los seres humanos han progresado por la infancia y han vivido vidas productivas –y a veces han hecho cosas notables– sin ningún juego electrónico. Intento tener esto presente durante los anuncios para el más reciente software o aparato electrónico interactivo para niños.

Lilian Katz ha sugerido frecuentemente que cada vez que hacemos planes para una clase, una pregunta importante a considerar es: “¿Qué ventaja espero que los niños puedan sacar de esto?” Al tomar la decisión de equipar un salón de clases o un hogar con medios electrónicos para niños pequeños, es esencial que tengamos muy presentes nuestras metas.

¿Le parece que los niños necesitan actividad física? Muchos juegos electrónicos no alcanzarán esa meta. Los pocos juegos electrónicos que incorporan la actividad física, usualmente tienen esterillas especiales para el piso, una para cada niño. Las instrucciones aparecen en un televisor para decir a los niños lo que deberían hacer. Los juegos electrónicos de ejercicios y bailes pueden dar una buena sesión de ejercicios; pueden ser más divertidos que la simple calistenia. Pero, ¿son intrínsecamente mejores, más intrigantes o menos caros que, por ejemplo, poner un CD de Hap Palmer para la clase mientras los niños se ponen de pie, se sientan, dan vueltas, corren en un lugar, agitan alguna parte del cuerpo, etc.? Me parece que no.

Si usted tiene como meta la de animar muchas interacciones uno-a-uno durante el día, los juegos electrónicos probablemente no serán muy aptos para eso. Las personas que han estudiado los juegos electrónicos de niños notan frecuentemente que estos juegan de manera solitaria (un niño juega a solas con una computadora, pantalla o aparato de mano), paralela (dos niños juegan uno al lado del otro con computadoras o aparatos de mano), y cierto tipo de interacción similar a cuando un pasajero en un coche aconseja al conductor. En las clases con juegos en computadoras, es común ver un grupito de niños que se sientan o se ponen de pie detrás de un niño que está jugando con un juego. Esto se parece a mirar deportes en la televisión, salvo que a veces los espectadores y los jugadores se hablan directamente unos a otros e intercambian consejos y comentarios. “¡Qué bien! ¡Le pegaste!” “Ah, qué lástima”. Ya que para los juegos electrónicos uno necesita fijarse en la pantalla, no le va bien en el juego al que aparta la vista para conversar.

A veces los niños (incluso los muy pequeños) que encuentran dificultades con las interacciones con los compañeros, optan más bien por los juegos electrónicos. En mis experiencias, estos niños a veces juegan tantos juegos matemáticos en la computadora como pueden, y muy raramente hablan con otros niños, si es que hablan con ellos alguna vez. En tales situaciones, tal vez el maestro esté contento porque el niño está mejorando alguna habilidad académica, pero esté preocupado porque el niño usa el “tiempo con la pantalla” para evitar el trabajo de entablar amistad.

Si usted tiene la meta de lograr que los niños resuelvan problemas de forma cooperativa, los juegos electrónicos pueden ofrecer algunas oportunidades en esta área. Los espectadores y jugadores a veces conversan brevemente sobre maneras de jugar mejor: “¿Qué hago ahora?” “Bájate, luego vete para allá.” “¡No, allí no!” La mayoría de los maestros y cuidadores con experiencia han observado la resolución cooperativa de problemas en muchos otros tipos de juegos también, de modo que no se necesita depender de los juegos electrónicos para facilitar tal cooperación.

Muchos maestros y padres esperan que los niños de edad preescolar aprendan habilidades que les ayuden más tarde con las tareas académicas. Varios juegos computarizados para niños pequeños están enfocados en habilidades y conocimientos de matemática, lectura y escritura, idiomas extranjeros o ciertos tipos de resolución de problemas (habilidades de leer mapas, por ejemplo). Muchos niños gozan de estos juegos y parecen aprender de ellos. Es buena idea que los adultos encuentren maneras positivas de conectar lo que los niños aprenden de los juegos electrónicos, con otras cosas en el mundo que vale la pena saber. Los niños frecuentemente se divierten con los juegos instructivos computarizados y electrónicos, pero estos tienen limitaciones. No pueden sustituir varias actividades instructivas que sabemos ayudarán a los niños a satisfacer las Pautas de Aprendizaje Infantil de Illinois. Jugar con instrumentos de medición; hacer la cuenta de narraciones que han escuchado con los amigos; discernir, junto con un amigo, cómo lograr que un coche de juguete siga rodando al pie de una rampa… estos son tan solo unos pocos ejemplos de los juegos no electrónicos que tienen un valor enorme para ayudar a niños a dominar habilidades y conocimientos esenciales.

Dentro de poco añadiré un cuarto a mi casa, únicamente para que sea un cuarto de juegos de la guardería. Me hallo en una encrucijada sobre lo que debo disponer en este cuarto. Quiero cuidar a niños desde el nacimiento hasta los 4 años. Siento “inseguridades” al tratar con los padres… ellos quieren que sus “bebés” aprendan el lenguaje de señas, el francés, el español, etc., pero si digo que aprendemos jugando, me dan miradas raras y les parece que me pagarán su dinero para que yo juegue todo el día. ¿Cuáles juguetes le parecen esenciales para equipar mi nuevo cuarto de juegos?

¿Qué les diría usted a los padres?

¿A qué edad recomienda usted que yo debería empezar a enseñar los números, el abecedario y las formas geométricas, así como otros idiomas?

Respuesta: Examinemos primero su segunda pregunta: cosas que decir a los padres y madres que duden del valor de su cuidado “basado en juegos”. Muchos cuidadores y maestros de niños pequeños hacen frente a este desafío, y en estos días es fácil sentirnos inseguros sobre lo que ofrecemos a los niños, ante la oleada intensa de anuncios y otras formas de presión para que los niños ganen conocimientos y habilidades a muy temprana edad. Sabemos que los juegos son importantes de muchas maneras, pero ¿cómo convencemos a los padres y a otros que no perciben el juego como lo complejo y necesario que es? He aquí algunas sugerencias que han surtido efecto para algunas personas que se hallaron en situaciones similares.

Algunos padres y madres tal vez queden convencidos del valor de los juegos cuando se enteran de lo que dice la Academia Americana de Pediatría (AAP) sobre el asunto. La animo a mirar su comunicado de prensa, “New AAP Report Stresses Play for Healthy Development.” (Nuevo informe de la AAP recalca la importancia del juego para el desarrollo sano). El informe tiene 10 páginas en su totalidad y está titulado “The Importance of Play in Promoting Healthy Child Development and Maintaining Strong Parent-Child Bonds ” (La importancia del juego en fomentar el desarrollo infantil sano y en mantener fuertes lazos entre padres e hijos) (en formato PDF). Tal vez les interese especialmente a los padres y madres la idea de que ¡con los juegos se pueden mantener fuertes lazos afectivos con sus hijos!

¿Le parece que los padres en su programa tal vez no tengan tiempo para leer el informe de AAP, o que les desagradaría el nivel de lectura? De ser así, usted podría considerar discutir secciones pequeñas del informe en su boletín para las familias, en un lenguaje fácil de leer. Se puede señalar la conexión con ejemplos de los juegos de niños en su programa.

Ciertos maestros usan sus boletines para compartir información con los padres y darles una idea de lo complejo que los juegos pueden ser. Los padres tal vez no sepan que hay quienes estiman el juego tanto que lo estudian, escriben sobre el tema y hasta discuten las varias facetas del mismo. Por ejemplo, un boletín podría describir varios tipos de juego que Mildred Parten identificó en su investigación, y preguntar luego a los lectores (padres): “¿Ha observado usted a su hijo hacer juegos solitarios en casa?” Además, un artículo del boletín podría enfocarse en los tipos de juegos que los maestros frecuentemente observan en la escuela.

Otra estrategia es la de mostrar a los padres algunas maneras en las que sus actividades de cuidado, incluyendo los juegos, son tratados por las pautas y los parámetros estatales para niños de edad preescolar. Las Pautas y Parámetros de Aprendizaje Infantil de Illinois están disponibles en línea. La animo a pasar un rato pensando con cuidado sobre algunos parámetros específicos y lo que pasa en su programa que podría estar relacionado con cada uno. Por ejemplo, jugar un juego grupal como “Duck Duck Goose” ayuda a los preescolares a satisfacer los parámetros social-emocionales 32.A.ECa (Empezar a entender y seguir reglas) y 32.B.ECa (Participar en juegos cooperativos grupales). Cuando varios niños están colaborando para construir una torre de bloques, y conversando sobre ello, podrían estar satisfaciendo parámetros de artes lingüísticas tales como 4.B.EC(Comunicar necesidades, ideas y pensamientos) y 5.C.EC (Comunicar información a otras personas).

Una estrategia relacionada es informar a los padres cuando un niño o niña ha hecho algo que demuestra que está “trabajando” para alcanzar un parámetro. Digamos que por primera vez, Josué dice: “¡Esto no me gusta!” en vez de pegar a un niño que choca contra él mientras juegan a pillarse. Cuando usted informa a los padres, podría señalarles que mientras Josué jugaba a pillarse, usted notó que él estaba progresando hacia el parámetro 24.A.ECb(Utilizar maneras socialmente aceptadas para resolver conflictos).

Usted también podría mostrar a los padres fotografías de los niños cuando están jugando. Esto le permitirá señalar cómo se están satisfaciendo parámetros específicos. Podría mostrar al papá de Linda una foto de su hija mientras sostiene un libro abierto y les cuenta un cuento a dos muñecas durante el tiempo de juegos dramáticos; esto es evidencia que ella puede satisfacer el parámetro 1.A.ECa (Entender que dibujos y símbolos tienen un significado y que el texto escrito contiene un mensaje).

Para respaldar lo que usted les dice a los padres sobre las pautas y los parámetros, podría señalarles un breve artículo para padres y madres sobre las pautas.

Ahora bien, ¿Cómo equipar su cuarto de juegos? Para los niños entre el nacimiento y los 4 años de edad, existen muchísimas posibilidades. Desde luego, para los bebés y niños de 1 y 2 años de edad, no debe haber partes pequeñas que pueden meterse a la boca y representar un peligro de atragantarse. Para todos los niños, todo debe ser fácil de limpiar y desinfectar, y debe estar construido con materiales no tóxicos. Y por supuesto, independiente de la edad de los niños, algunos materiales de juego necesitan una supervisión más estricta que otros.

A continuación describo unos materiales “básicos” para los cuartos de juegos de todas las edades. Estos materiales son flexibles, se prestan a la creatividad y pueden estimular a los niños a participar en juegos complejos. No se necesitan elaboradas cocinas de juego, casas de muñecas, ferrocarriles, etc. si es que usted tiene un presupuesto limitado.

  • Pelotas—de espuma, sólidas, vacías, con texturas.
  • Otras cosas que ruedan—cilindros, juguetes con ruedas, etc.
  • Juegos de bloques – bloques de unidades, bloques grandes de madera, bloques hechos de cajas de cartón, bloques de espuma, bloques de plástico que se arman (demasiado grandes como para meterse a las bocas de bebés).
  • Títeres.
  • Muñecas y ropa de muñecas—bebés, niños y familiares. (Muñecas de ‘alta moda’ y figuras de soldados NO son necesarias.)
  • Telas bonitas y lavables de varios tipos y tamaños – para jugar a esconderse la cara y jugar al escondite, cobijas para muñecas, tiendas de campaña, chales, etc.
  • Animales pequeños de plástico, de apariencia realista, no los de colores súper-brillantes.
  • Recipientes (cajas, cubos, etc.), no sólo para el almacenaje sino para usar durante los juegos.
  • Equipos de cosas que los niños pueden apilar, clasificar, etc.
  • Teléfono de juguete.
  • Juguetes que hacen sonidos –por supuesto, apropiados para la edad– sonajeros, llaves de plástico, palos rítmicos, bloques tonales, kalimba, etc.
  • Juguetes de transporte, para empujar, tirar o montar. Los modelos fundidos a presión son populares con niños de 3 y 4 años pero tal vez tengan demasiadas partes pequeñas para ser seguros para niños del nacimiento a los 2 años.
  • Platos de juego y accesorios de cocina irrompibles.

Estos materiales NO necesitan tener los colores brillantes y “estimulantes” que se ven con mucha frecuencia en jugueterías y catálogos para niños. Cuanto más aprendemos los estadounidenses sobre las escuelas Reggio Emilia en Italia, más vemos la respuesta positiva de los niños a los colores y materiales naturales.

Los niños preescolares que visitan su cuarto de juegos tal vez gocen también de los siguientes materiales:

  • Juegos de tableros simples—Candyland, Hi Ho Cherrio, checkers, Connect 4.
  • Juegos con blancos de tiro, como tirar bolsitas llenas de frijoles, boliche, etc.
  • Naipes para juegos como Memoria y Go Fish.
  • Materiales para escribir y dibujar, para hacer letreros, menús, dinero, billetes, etc. para acompañar los juegos dramáticos.
  • Barro y pasta para moldear, hecho de materiales no tóxicos.

Una vez que usted ha comprado objetos básicos de juego, podrá añadir variedad a su colección. Además, lo que los niños hacen con los materiales que usted ha dispuesto, puede guiar sus compras futuras. Si pasan horas durante la semana construyendo rampas de bloques para que coches y pelotas puedan rodar hacia abajo, usted podría considerar comprar más calzos y piezas inclinadas para la colección de bloques.

Tenga en mente que el agua representa un material maravilloso de juego. Sea que usted invierta en la compra de una mesa de agua o simplemente disponga agua en cubas o baldes, encontrará que el agua se presta a juegos exploratorios que son provechosos para el desarrollo cognitivo y para los juegos sociales enfocados en cocinar o lavar cosas. Los cuidadores y padres de familia han hallado frecuentemente que los juegos con agua tranquilizan a los niños. El agua tal vez no sea algo práctico para su cuarto de juegos, pero los niños gozarán de ella si usted logra disponerla. Esto se aplica también a la arena – y ahora se ofrecen algunos productos comerciales interesantes de arena que son menos abrasivos que el material al que estamos acostumbradas nosotras.

Usted tal vez notará que no he mencionado juguetes electrónicos, computarizados ni los que usan pilas. Tales juguetes son muy populares ahora, pero (pese a lo que digan los anuncios) otros materiales de juegos surten el mismo efecto para animar los juegos de niños que estimulan la curiosidad, la exploración y la creatividad. Se puede equipar un cuarto de juegos divertidos y estimulantes para la cognición sin nada electrónico. La mayoría de los juegos electrónicos probablemente no lastimará a los niños, aunque ¡los ruidos que hacen ciertamente pueden irritar el oído de los adultos! El problema es que muchos de estos tienen usos limitados que tienen poco que ver con el juego creativo en el que los niños pueden estar absortos. He compartido más información sobre los juegos computarizados en respuesta a otra pregunta que recibimos.

Finalmente, usted preguntó por el mejor momento de empezar a enseñar a niños el abecedario, los números, las formas geométricas y los idiomas extranjeros. Conectaré esa pregunta a nuestro tema al señalar que los juegos con los dedos y otros juegos son estupendos para empezar a presentar esta información a bebés, niños de 1 y 2 años y preescolares. Muchos juegos con los dedos implican el contar normalmente o al revés. Los juegos activos como “Alice the Camel” y “One Little Bird” refuerzan el contar y los conceptos de cantidad. Los niños preescolares gozan al discernir cómo configurar sus cuerpos en las formas de letras o círculos, triángulos, etc. También gozan de loto, bingo y juegos de memoria enfocados en letras, colores, formas, etc. Hay buenas maneras de divertirse a la vez que usan esta información. Usted también podría estar atenta para momentos cuando un niño preescolar quiere su ayuda para hacer dinero de juguete, letreros de camino, etc. como parte de los juegos imaginarios.

Hay varias maneras de incorporar idiomas distintos del inglés a los juegos de niños. Una manera simple es poniendo discos de canciones en otras lenguas como música de fondo durante los tiempos de juego. Otra manera es aprendiendo algunas rutinas de juego en otras lenguas. Por ejemplo, tal podría enseñar a los niños a jugar “Duck Duck Goose” o “La víbora del mar” usando palabras en español, o tal vez alguien podría enseñarle un juego de otro país que use palabras de esa lengua.

Información relacionada:

¿Qué actividades puedo hacer para ayudar a mi bebé que nació prematuramente (a solo 6 meses de gestación) una vez que pueda llevarlo a casa?

Respuesta:Al principio, mucho dependerá de la cantidad de tiempo que su bebé pase estando tranquilo y alerto a la vez. (Me sorprendió la cantidad de tiempo que dormía mi primer hijo, que nació temprano. Pero luego su hermano, que también nació prematuramente, pasó una cantidad sorprendente de tiempo entre despierto y descontento). Su bebé probablemente no estará listo inmediatamente para los tipos de juego que les gustan a los bebés que nacen a tiempo. Usted tal vez tenga algunos momentos para sostenerlo a la vez de mecerlo y escuchar un poco de música tranquila entre la siesta y el darle de comer, o para hacer unas muecas con él antes de que se canse.

Parece que todos los especialistas creen que con los bebés prematuros, los juegos suaves y tranquilos son esenciales. Usted podría sostener ambas manos del bebé y lentamente juntarlas unas pocas veces mientras le canta. Sosténgalo seguramente y mueva muy suavemente su cuerpo para arriba y abajo. Si el bebé la mira a los ojos y hace una cara, haga la misma cara para él. Podría acurrucarlo contra su mentón o cuello a la vez de decir su nombre, o frotarle la panza a la vez de cantarle. Ayúdelo a tocar juguetes que tienen diferentes texturas. Si usted le habla en tonos tranquilos y contentos durante estos encuentros, el niño aprenderá a asociar su tono especial con los momentos juguetones.

Antes de que su bebé venga a casa del hospital, pida hablar con un terapeuta físico u ocupacional sobre maneras de jugar con el bebé en casa. Yo sugiero que usted también pida al personal del hospital que la refiera a un grupo de apoyo para padres y madres de bebés prematuros. Frecuentemente, otros padres que han pasado por una experiencia similar pueden dar consejos excelentes sobre los juegos y otras cosas que usted querrá saber. Si halla un programa BabyTALK en su comunidad de Illinois, allí podrá reunirse con otros padres de familia y especialistas que podrán ayudarla a idear maneras de divertirse con el pequeño. También la entidad Parents as Teachers, o PAT, tal vez esté presente en una zona cerca de usted, y muchos padres han encontrado en ella un recurso maravilloso.

Usted descubrirá por ensayo y error cuáles actividades su bebé tolera, cuáles le gustan o le hacen quejarse, y cuáles le hacen quejarse al principio y sonreír luego. Y la cantidad de tiempo que el niño está despierto y tranquilo aumentará poco a poco a medida que va creciendo. ¡Luego habrá más tiempo para los juegos!

Información relacionada:

¿Con cuánta frecuencia se deberá guiar a niños de 2 ó 3 años de edad hacia una actividad instructiva predeterminada en vez de simplemente dejar que jueguen y descubran por su cuenta?

Respuesta: Los niños de 2 ó 3 años frecuentemente “votan con sus pies” cuando intentamos guiarlos hacia cualquier actividad. O están con nosotros en cuerpo y espíritu, o no lo están. Sin importar cuánto desea un adulto que se sienten y aprendan el abecedario, los números y las formas (por ejemplo), el adulto se sentirá frustrado si esto no está en la agenda del niño en ese momento. Además, aunque sea posible persuadir u obligar a los niños a obedecer, es posible que al poco tiempo empiecen a percibir las tareas académicas como desagradables; y a largo plazo, esto no será provechoso para nadie. (Tal vez le interesara lo que Lilian Katz ha dicho sobre la distinción entre las metas académicas y las intelectuales en los currículos para niños pequeños.)

Es importante que tengamos en cuenta que el descubrimiento que usted menciona realmente es instructivo, aunque no parezca ser un camino directo hacia las destrezas académicas. Más bien, este proceso estimula el desarrollo cognitivo del niño al ayudarlo a discernir qué pasa en su ambiente y qué puede hacer. Durante los juegos de descubrimiento, los niños son esencialmente investigadores: “¿Qué pasa cuando dejo caer esta pelota?” “¿Cómo puedo hacer un ruido fuerte con estas ollas?” “¡Mira el chapoteo que hice con el agua! Voy a ver si puedo volver a hacerlo.” Aunque los niños no digan estas cosas en voz alta, un observador casi puede oírlas. Los niños están diseñados para actuar sobre las cosas a su alrededor; y son impulsados intrínsecamente a hacerlo. Es difícil imaginar una actividad predeterminada —por educativa que sea desde la perspectiva del adulto— que sea tan intrigante y fascinante para un niño como lo que puede hacer con cosas interesantes (y seguras) con las que se le deja jugar. Si la actividad predeterminada que usted mencionó parece y se siente como un juego, es mucho más probable que el niño cooperará. Pero lo animo a considerar la meta que tiene pensada para la actividad, y a buscar otra manera, de naturaleza más juguetona, para que el niño practique la habilidad o aprenda la información.

Información relacionada:

¿Qué ideas sugeriría usted para animar a los padres y madres que no se sienten a gusto jugando con sus niños o a quienes les faltan ideas para hacerlo? ¿Podría sugerir algunos recursos para ayudar a los padres y madres a “aprender” cómo participar en los juegos de su hijo, y a qué jugar?

Respuesta: La realidad es que algunos adultos juegan fácilmente con sus hijos, y otros no. Los motivos para esto probablemente son tan variados como las personas mismas. Puede que algunos padres y madres simplemente no recuerden qué hacían en sus juegos cuando eran niños. Tal vez necesiten simplemente unos cuantos recordatorios sobre algunas maneras de jugar. Un padre o madre tal vez crea también que los adultos no deberían jugar nunca. La familia tal vez sea de una cultura en la que los padres e hijos no suelen jugar juntos. Todas estas situaciones pueden presentar algunas complicaciones.

Se han redactado varios libros que contienen muchísimas ideas para que los padres jueguen con sus hijos. No puedo hacer ninguna recomendación específica, pero usted podría pedir a un bibliotecario que encuentre algunos títulos, o hacer su propia búsqueda en Internet. Utilice lo que tiene más sentido para usted, y para los padres y madres con quienes trabaja.

Cuando el padre o la madre parecen estar incómodos o poco seguros, a veces es buena idea hacer sugerencias muy específicas y sugerir una meta para las sesiones de juego. Por ejemplo, usted podría decir algo como: “Hemos visto a Karina rodar la pelota y perseguirla. Esto la hace reírse muchísimo. Tal vez le gustaría un juego de rodar la pelota con usted. Ella podría sentarse en el piso a unos metros de usted. Usted podría decirle: ‘Karina, ¡ten la pelota!’ y rodarla hacia ella. Cuando ella agarre la pelota, dígale que la ruede hacia usted, para ver si lo hace. Luego sigan rodándola entre ustedes hasta que ella se canse del juego.”

Usted también podría sugerir que el padre o la madre comiencen con el juego en paralelo. “Cuando usted ve a Jamal construir con bloques, podría sentarse a su lado y empezar a construir su propia torre. Él tal vez empiece a hablarle sobre construir, y quizá más tarde quiera construir con usted.”

Usted no ha mencionado la edad de los niños, de modo que he aquí algunas ideas generales para niños de varias edades. Los padres y madres podrían empezar iniciando juegos muy básicos, como por ejemplo:

  • Jugar a esconderse la cara u otros juegos de esconder y hallar
  • Juegos de perseguir como el corre-que-te-pillo
  • Juegos de pasar una pelota u otro objeto uno al otro
  • Ponerse algo insólito, como una cabeza grande o unas gafas divertidas
  • Juegos en paralelo, en los que el padre o madre y el niño juegan uno al lado del otro sin muchas interacciones directas (los bloques o la pasta para moldear son buenos materiales para esto)
  • Juegos con los dedos (como el de la hormiguita que busca su leñita) o juegos activos (como el de la víbora del mar)

Usted también podría presentar un modelo de los juegos entre adultos y niños donde el padre o la madre puedan observarla. Además, podría enviar a casa instrucciones simples para momentos de juegos en su boletín de noticias. Por ejemplo: “Esta semana los niños aprendieron un juego nuevo de batir las palmas. Su hijo tal vez quiera jugar el juego con usted. El juego se juega así…”

En algunos programas, un coordinador para los padres a veces junta varios objetos relacionados con el juego en bolsas que da prestadas a las familias. Las bolsas contienen instrucciones breves. Frecuentemente los objetos están conectados con un tema, como por ejemplo, los animales, el transporte o la construcción.

Finalmente, es importante que tengamos presente que algunos padres de familia vivieron momentos difíciles o traumáticos durante su infancia, los cuales les impidieron jugar. Tal vez encuentren muy difícil—y hasta doloroso—jugar con sus hijos. A veces se presentan otros problemas también. Existe cierto tipo de terapia que se llama terapia filial, que ha resultado útil para familias que se hallan en tales circunstancias. Usted tal vez quisiera preguntar si los terapeutas acreditados cercanos a su programa ofrecen terapia filial. Quizás un terapeuta filial podr í a hablar con usted sobre maneras apropiadas para que un maestro o cuidador anime los juegos entre padres e hijos cuando una familia está experimentando problemas.

Los niños de 3 a 5 años, ¿qué juegos acostumbran a jugar?

Respuesta: Los niños podrían jugar una gran variedad de juegos entre los 3 y 5 años de edad. Muchos juegos implican el hacer de cuenta que son otra cosa o persona. Frecuentemente se escucha a los niños preescolares decir cosas como: “Juguemos a que yo soy la mami. Sé tú el bebé y este animal de peluche será el perro”, o: “Digamos que estamos construyendo un castillo”. Tales juegos no tienen reglas formales, pero los niños usualmente negocian para hacer sus propias reglas.

Los preescolares también aprenden juegos infantiles tradicionales que requieren algunas reglas: juegos con los dedos, juegos de batir las palmas, juegos en círculos como “ A-Tisket A-Tasket ”, juegos de mandatos verbales como “Mother May I ” o “ Simón Dice ”, juegos con blancos de tiro como los de tirar bolsitas llenas de frijoles o el boliche con péndulos, y juegos activos de grupos grandes como carreras, corre-que-te-pillo o jugar a esconderse. Cuando los niños preescolares aprenden a jugar juegos como el corre-que-te-pillo, a veces no siguen las reglas estrictamente según la manera en que los adultos percibimos “las reglas”. Puede que las cambien para resolver las cosas mientras juegan o conversan, a veces en voz alta.

Los niños pequeños también gozan de juegos de escondite, como “One Potato, Two Potato” o “Engine, Engine Number 9”. Los juegos de adivinanza también son populares, como por ejemplo, “I Spy ”.

Los niños preescolares también podrían gozar de juegos de mesas y de naipes. Estos juegos suelen utilizar las habilidades sociales, como turnarse o preguntar y contestar. Tales juegos pueden depender de la buena suerte, la estrategia o alguna combinación de la estrategia y la suerte, y pueden utilizar habilidades de contar, corresponder, clasificar u otras habilidades matemáticas.

A los niños de 3 años se les puede hacer difícil gozar de un juego de mesa o de naipes durante más de unos pocos minutos. Los niños de 3 años y poco más de 4 años podrían gozar del bingo, loto y juegos de concentración o memoria. “Go Fish ” y juegos de naipes en los que se hacen “familias” al corresponder tarjetas similares, también son populares entre los niños preescolares. Para que un juego sea divertido, la clave es limitar la cantidad de tarjetas u opciones para que el juego no sea demasiado difícil para el niño. Además, los adultos que están jugando con un niño pequeño, tal vez necesiten abandonar la idea de “completar” un juego antes de que el niño se aparte para jugar con otra cosa.

Los juegos de tableros populares para niños preescolares incluyen “ Candyland”, “Chutes and Ladders ” y otros juegos simples que usan caminos. Para encontrar ejemplos de juegos de tableros que pueden adaptarse para niños preescolares, vea un artículo escrito por la Dra. Rheta DeVries sobre los juegos comerciales de conocimiento físico. También se pueden encontrar más detalles sobre los juegos grupales para niños pequeños en otro artículo escrito por la Dra. DeVries. Se ofrece una descripción de los juegos con péndulos. El libro «Juegos colectivos en la primera enseñanza» por Constance Kamii (1992) abarca varios juegos apropiados para niños pequeños, junto con descripciones de las maneras en que los niños han jugado estos juegos en programas para niños pequeños.

Información relacionada:

Yo trabajo en una guardería con bebés y niños de hasta 2 años de edad. Trabajo frecuentemente con los bebés, y quisiera saber qué tipos de ejercicios podría hacer con un niño de 6 meses para fortalecerle los músculos. Este niño no sostiene juguetes ni siquiera extiende la mano hacia ellos. No se da vuelta ni se sienta erguido, ni hace otras cosas parecidas. ¿Podría darme algunos consejos? ¡Gracias!

Respuesta: Me parece que usted sospecha algún retraso en las habilidades físicas de este niño de 6 meses. Si usted se pregunta si el desarrollo del niño está dentro de la gama de lo típico,la animo a mirar la información publicada por la Academia Americana de Pediatría sobre el crecimiento y desarrollo típico en varias edades. Muchos bebés de 6 meses, cuando están acostados boca abajo, pueden darse vuelta para estar boca arriba o, estando boca arriba, se ponen boca abajo. Cuando están acostados boca abajo, muchos bebés de esta edad extienden las manos para sostener la parte superior del tronco. Los cuidadores podrían animar al bebé a seguir haciendo esto al colocar un juguete cerca del bebé, quien intentaría mantenerse en esta posición para mirarlo mejor.

Me parece mejor que no dé sugerencias específicas para el niño sin saber más sobre lo que hace y no hace. Por ejemplo, ¿se muestra interesado en personas u objetos a sus alrededores, aun si no extiende la mano hacia ellos? ¿Qué hace si usted pone un sonajero o juguete en su mano? ¿Qué hace el nene cuando está acostado boca abajo? ¿Puede sostener la cabeza erguida en esta posición? Cuando usted lo sostiene erguido en su regazo, ¿le parece que el niño puede sostener una parte de su propio peso con las piernas? Cuando está acostado boca arriba, ¿qué hace el bebé cuando usted sostiene sus pies y suavemente mueve sus piernas en una moción de caminar o correr? ¿Qué hace el nene si usted sostiene sus manos y las mueve suavemente para batir las palmas? ¿Hace sonidos e intenta comunicarse? ¿Están preocupados sus padres sobre su desarrollo?

Si usted tiene preocupaciones sobre el desarrollo de este niño, sugiero que las discuta con su director, utilizando como guía algunas preguntas del párrafo anterior. El/la directora/a querrá saber, si no está enterada todavía, que existen algunas cuestiones preocupantes respecto al desarrollo de este niño. Los padres tal vez estén dispuestos a aceptar una referencia a un profesional, o tal vez no lo estén, pero el director querrá seguir los procedimientos de su programa. Si usted todavía tiene preguntas, o si los padres están renuentes a dar su permiso, está bien que usted pregunte a un consultor de servicios de desarrollo o proveedor de atención médica, SOLAMENTE si usted no le menciona nombres ni cualquier otra información que identifique al niño o a la familia.

Es importante animar las habilidades de movimiento físico de los bebés porque necesitan tales habilidades para el juego sensorio-motriz, el cual ofrece una manera importante para que los bebés exploren el mundo a sus alrededores. De una semana a otra y de un mes a otro, usualmente se puede ver a un bebé mejorar su capacidad de controlar los movimientos para lograr lo que quiere hacer. La Asociación Nacional para el Deporte y la Educación Física ha creado pautas de guía para las actividades físicas de bebés. Dicen que todos los bebés, sea que estén cuidados en casa o en la guardería, pueden sacar provecho de algunas actividades físicas planificadas diariamente.

Información relacionada:

Hola, durante el juego mi hija de cuatro años hace filas de objetos, patrones creo que se dice, con cualquier cosa que encuentra y que sea más de una, las ordena de acuerdo a algo que ella encuentra común a todos los objetos que tiene, por ej. la forma o el color. Luego desarma lo que hizo y lo vuelve a hacer. ¿Podría darme alguna explicación respecto de esto? Espero su respuesta, desde ya muchas gracias.

Respuesta: ¡Sería interesante saber qué dice su hija sobre sus construcciones! Lo que hace la niña es aplicar el pensamiento lógico y matemático a las decisiones que toma al crear patrones, organizarlos según la forma, etc. Es como si estuviera creando sus propios rompecabezas. Si no ha jugado todavía con ellos, usted tal vez quisiera presentarle algunos que tengan menos de 24 piezas para ver si estos le gustan también. Tal vez hasta esté lista para usar otros más complicados.

A veces los niños juegan de la manera que usted ha descrito porque quieren o necesitan crear cierto orden. Les gusta o les consuela el que puedan “armar cosas” para formar patrones. Esto se parece al sentido de bienestar que algunos adultos experimentan al arreglar muebles o limpiar la cocina.

Es posible que su hija también tenga un fuerte sentido estético. Tal vez le parece que sus filas y patrones son bonitos o fascinantes; tal vez para ella son alguna forma de escultura u obra de arte tridimensional. Si esto fuera el caso con su hija, ella tal vez goce de que usted haga bosquejos o saque fotos de algunas de sus creaciones. También podría ofrecerle cuentas grandes de madera o barro para ver si ella quiere hacer “joyas”. Crear collares y pulseras es algo que frecuentemente les agrada a los niños que hallan placenteros los patrones por lo estético.

Su hija claramente siente una motivación interna para esta actividad, y usted no querrá hacerla sentirse acomplejada ni abochornada a causa de esto. Usted podría decirle (si no se lo ha dicho ya) que le interesa lo que ella hace. También podría preguntarle de vez en cuando si está bien que usted la observe mientras trabaja en sus filas y patrones. Hasta podría pedir unirse a ella en el juego de hacer patrones. Tal vez ella podría hacer un patrón, luego desarmarlo y dejar que usted lo vuelva a crear de memoria. A muchos niños les gusta saber que a sus padres les interesan sus creaciones.

Usted no ha señalado que le preocupa el juego de su hija. A veces los padres y madres se sienten un tanto preocupados cuando un niño juega solamente de una manera, una y otra vez, con poca variación. Si un niño nunca juega con otras personas, ni adultos ni otros niños, y se siente cómodo únicamente cuando está llevando a cabo las mismas actividades solitarias en forma repetitiva, esto podría ser motivo de preocupación, como también lo podrían ser los patrones si el niño se perturba intensamente o se siente desesperado cuando alguien interrumpe sus juegos de patrones. (Por supuesto, a muchos niños no les gusta tener que dejar de jugar. Me refiero a la ansiedad u otros comportamientos “perturbados” que son extremos.)

Si un niño parece estar “clavado” en cierto tipo de comportamiento de juego y no puede o no quiere extenderse hacia otros tipos de juegos, los padres tal vez quieran consultarlo con un pediatra o consejero. Por otro lado, los juegos que usted describió pueden ser satisfactorios en sentido emocional y apropiados al desarrollo de un niño, y pueden conducir hacia otras experiencias constructivas en el juego.

Mi niña tiene 1 año y 4 meses. Vivimos solos mi marido, mi bebé y yo, y gran parte del día está sola conmigo. Casi no convivimos con más personas ya que nuestros familiares no se encuentran en esta ciudad y nosotros estamos solos aquí (Tijuana). ¿Qué actividades puedo hacer con mi bebé para que desarrolle su parte psicomotora? Ella va bien en su desarrollo, pero no sé c ó mo entretenerla.

Respuesta: ¡Los padres de familia o cuidadores pueden hallarse muy ocupados cuidando niños de un año y varios meses! Pero tambi é n puede ser un gozo pasar tiempo con niños de esta edad porque les encanta explorar el mundo y comunicarse sobre lo que descubren.

Usted probablemente querrá que su hija sepa jugar de manera solitaria y también de manera social. El juego solitario permite que los niños se mantengan entretenidos a sí mismos, aunque por supuesto, todavía es necesario que alguien esté presente para cuidarlos. El juego social con el padre, la madre, un cuidador u otros niños ayuda a preparar a los niños para la vida en la comunidad.

Frecuentemente cuando los niños juegan a solas, sus actividades incluyen la motricidad fina. Durante estos juegos, su hija podría manejar cosas como animales de juguete, muñecas, bloques y cosas por el estilo. Podría recogerlas y cargarlas, colocarlas con cuidado en algún lugar, dejarlas caer, esconderlas, etc. Tal vez no esté lista todavía para construir cosas, pero puede que le guste mucho desarmar cosas o derribarlas. Estas actividades y otras parecidas, aun las que tengan poco sentido para nosotros los adultos, pueden contribuir al desarrollo de la niña y ayudarla a entender el mundo de sus alrededores.

¡Es interesante observar a los niños de esta edad cuando deciden jugar solos! Por ejemplo, una nieta mía, de 16 meses más o menos, podía pasar hasta media hora jugando con su canasta de libros de cartón. Muchas veces volcaba la canasta para verter los libros, luego se sentaba sobre la pila de libros y miraba las cubiertas hasta hallar un libro preferido. Daba vuelta las páginas durante unos minutos y miraba las láminas. Luego tomaba otro libro y repetía el proceso. No le gustaba que la interrumpieran, aun si alguien se ofrec í a para leerle. Parecía que le importaba mucho tener esa pila de libros. Si alguien volvía a poner los libros en la canasta antes que ella hubiera terminado de mirarlos, fruncía el ceño y volvía a volcarla. En este “juego” utilizaba la motricidad gruesa (al volcar la canasta y equilibrarse para sentarse sobre los libros), la motricidad fina (al dar vuelta las páginas) y la coordinación de los ojos y las manos. Esta actividad también era buena preparación para la alfabetización. (Los libros de cartón son una invención excelente; pueden resistir que niños los tratan como juguetes que por casualidad incluyen dibujos y palabras.)

Cuando ustedes están adentro, las dos tal vez gocen de actividades creativas de movimiento. Ponga alguna música que le gustará a la niña y baile con ella, o meneen bufandas de colores en el aire. Marchen como si estuvieran en un desfile, o hagan de cuenta que son animales, coches u otras cosas que le interesen a la niña. Deje que la niña “ayude” con los quehaceres de la casa con una escoba y recogedor o pala pequeños, o con paños limpios. Tales actividades estimulan el desarrollo motor y le enseñan que ella es capaz de hacer muchas cosas. Para su motricidad fina y coordinación de manos y ojos, usted también podría enseñar a su hija unos juegos con los dedos y juegos de batir las palmas. Tales actividades también son buenas para su desarrollo social. La niña tal vez necesite repetirlas muchas, muchas veces para aprender a hacer todos los movimientos por cuenta propia, pero probablemente gozará con el desafío. Los títeres de dedos y los rompecabezas con pocas piezas grandes también son provechosos para la motricidad fina de los niños de esta edad. Usted tal vez necesite enseñarle la manera de colocar las piezas del rompecabezas o jugar con los títeres y, con estos también, puede que la niña tarde algún tiempo en aprender a hacer estas cosas sin ayuda.

Dependiendo del clima y de la seguridad, su hija probablemente saque provecho de los juegos activos al aire libre. Si usted tiene acceso a equipos de juego afuera, como aparatos para trepar, toboganes y columpios de un tamaño apropiado para niños pequeños, su hija probablemente gozará durante horas de juegos bien supervisados de motricidad gruesa. A muchos niños de 1 y 2 años les gusta jugar con pelotas o bolsitas llenas de frijoles, que pueden dejar caer, tirar o empujar. Los parques y patios de recreo también son lugares muy buenos para las “citas de juego” con familias con hijos de edades cercanas a las de su hija. Usted tal vez quiera conocer a familias con hijos de esta edad y arreglar para reunirse con ellos en el parque. Es provechoso que los niños de 1 y 2 años se relacionen con otros niños, aun si no juegan siempre directamente unos con otros.

Para más ideas sobre juguetes y actividades para usted y su niña, sugiero que mire la pregunta que contesté previamente sobre los juguetes y juegos para un cuarto de juegos.

Renuncia de responsabilidad legal

Las opiniones, recursos y referencias ofrecidas en el sitio Web de IEL se ofrecen con la intención única de proveer información y no con ninguna intención de sustituir los consejos médicos o legales, u otros servicios apropiados. Lo animamos a buscar ayuda directa local de un profesional capacitado, si es necesario, antes de tomar acción.

El contenido del sitio Web de IEL y las sesiones de Chateo de IEL no necesariamente refleja los puntos de vista ni las políticas del Proyecto de Aprendizaje Temprano de Illinois (Illinois Early Learning Project), la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, o la Junta de Educación del Estado de Illinois; ni tampoco implica un endoso por el Illinois Early Learning Project, la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, o la Junta de Educación del Estado de Illinois la mención de productos o nombres comerciales u organizaciones.

NOTA: En esta página pueden encontrarse publicaciones que están disponibles como archivos del formato PDF. Para poder leer estos archivos, baje el programa gratuito Adobe Reader