Site in English

Preguntas Más Frecuentes (P+F)

P+F de IEL: ¿Cuáles son los efectos de la entrada demorada al kindergarten?

¿Qué es la entrada demorada al kindergarten?

La entrada demorada al kindergarten (academic redshirting en inglés) es la práctica de posponer la entrada al kindergarten de niños elegibles por su edad a fin de permitir más tiempo para su crecimiento social, emocional, intelectual o físico. En Illinois se permite que un niño que cumple los 5 años de edad para el 1º de septiembre entre al kindergarten en el mismo año escolar. (Según la ley, un niño debe entrar a la escuela si cumple 6 años para el 1º de septiembre.) Los padres y madres a menudo deciden retrasar la matriculación en el kindergarten de un niño elegible por su edad si éste tiene el cumpleaños tan cerca de la fecha límite que es muy probable que sea uno de los niños menores de su clase. Estos padres y madres suelen creer que los niños mayores enfrentan más exitosamente las demandas sociales, emocionales y académicas del kindergarten que los niños menores.

¿Con qué frecuencia se demora la entrada al kindergarten?

El Centro Nacional para Estadísticas Educativas (National Center for Education Statistics, o NCES) informa que a nivel nacional, durante el año escolar 2006–2007, los padres del 7% de los niños decidieron demorar la entrada al kindergarten de sus hijos. Esta estadística incluye un porcentaje mayor de niños varones que de niñas, así como un porcentaje menor de niños de familias pobres en comparación con familias no pobres (O’Donnell, 2008). Según indica la investigadora M. Elizabeth Graue, los estudios sugieren que “la entrada demorada al kindergarten es una práctica relativamente poco común que suele encontrarse en ciertas comunidades. Aunque el promedio tiende a aproximarse al 7%, va desde cero hasta una proporción mucho mayor en ciertas escuelas” (comunicación personal, 24 de febrero de 2009; vea también Graue y DiPerna, 2000).

¿Cuáles son los efectos de la entrada demorada al kindergarten?

La investigación sobre los efectos de la entrada demorada al kindergarten presenta resultados desiguales. Es difícil establecer una conexión directa entre la entrada demorada al kindergarten y el rendimiento aumentado o disminuido en el kindergarten y en años posteriores. Ciertos estudios de años pasados sobre esta práctica sugirieron que los niños que habían entrado con demora al kindergarten probablemente alcanzarían logros comparables a los de niños de la misma edad que habían entrado a tiempo al kindergarten. Según otros estudios de años pasados, los resultados sociales de los niños mayores y menores de una clase eran parecidos; sin embargo, otra investigación sugirió que los niños mayores manifestaban más problemas de comportamiento (Graue y DiPerna, 2000, págs. 512–513). Un estudio realizado en Wisconsin en el año 2000 examinó los archivos escolares de 8.000 alumnos para discernir patrones relacionados a la edad de entrada al kindergarten, la promoción o retención de grados, las tasas de servicios especiales recibidos y el logro escolar. Los autores informaron que los niños de entrada demorada que eran menores que otros niños a causa de tener cumpleaños en la primavera o el verano, tenían más probabilidad de recibir servicios de educación especial que sus compañeros que habían entrado al kindergarten a la edad típica (Graue y DiPerna, 2000, pág. 527). Otro estudio de 116 niños de kindergarten y de primer grado en California halló pocas diferencias relacionadas a la edad de entrada en auto-informes sobre el ajuste escolar, los sentimientos de soledad, percepciones de aptitud, o aceptación materna y de los compañeros (Spitzer, Cupp y Parke, 1995, pág. 433).

Un análisis de los datos del Estudio Longitudinal de la Primera Infancia (Early Childhood Longitudinal Study) sobre el logro de los niños en lectura y matemática halló que los niños que habían entrado con demora al kindergarten manifestaron conocimientos y habilidades un poco mayores en lectura para fines del primer grado en comparación con niños que habían entrado a tiempo al kindergarten. Sin embargo, en matemática las calificaciones de aquellos niños eran un poco menores que las de niños que habían entrado a tiempo al kindergarten (Malone, West, Flanagan y Park, 2006).

Otro estudio nacional reciente, acerca de las fechas límite más tardes o más tempranas de entrada al kindergarten, no la decisión de demorar la entrada, sugiere que los alumnos mayores que sus compañeros de grado obtienen calificaciones más altas en exámenes de logro y tienen menos probabilidad de ser retenidos y recibir diagnósticos de discapacidades de aprendizaje en comparación con niños menores de la misma clase (Elder y Lubotsky, 2006). Sin embargo, estos hallazgos pueden conducir a conclusiones erróneas si se aplican a niños que entran al kindergarten más tarde a causa de la práctica de demorar la entrada (Elder y Lubotsky 2006, pág. 28).

Ciertos escritores han señalado que un niño de edad elegible para la escuela primaria que entra a la escuela cuando es mayor que otros niños de su grado (a menos que tenga una discapacidad de aprendizaje) puede sacar notas más altas que otros niños de su grado en exámenes, pero esto no evidencia que entrar más tarde a la escuela haya mejorado el aprendizaje. Más bien, demuestra únicamente que el niño es mayor que otros alumnos de su grado que toman el examen en el mismo momento, en una etapa de la vida cuando una diferencia de unos pocos meses en la edad puede producir diferencias significativas en la experiencia y las habilidades cognitivas (Deming y Dynarski, 2008). Otros hallazgos basados en estadísticas nacionales sugieren que a medida que aumenta la edad de entrada a la escuela, así también aumenta la tasa de abandono escolar en los grados 9 a 12 (Deming y Dynarski, 2008, pág. 2).

Ciertos investigadores han especulado que la entrada demorada al kindergarten puede también tener efectos económicos a corto y a largo plazo. La entrada demorada puede ocasionar a una familia gastos adicionales de otro año de cuidado infantil o asistencia a un programa preescolar, o puede ocasionar la pérdida de los ingresos de un progenitor durante un año más si este se queda en casa con el niño. A largo plazo, demorar la entrada de un niño al kindergarten también demora la finalización de la formación académica del mismo y su entrada a la fuerza laboral (Elder y Lubotsky, 2006).

¿Qué deberán los padres y madres tomar en cuenta al decidir demorar o no la entrada de su hijo al kindergarten?

Puesto que la investigación ha producido hallazgos desiguales sobre los efectos de la entrada demorada al kindergarten y que la ley en Illinois no requiere que los niños entren a la escuela en el año de su quinto cumpleaños, a menudo son los padres quienes toman la decisión sobre el año en que su hijo entrará al kindergarten. A continuación se presentan algunos puntos que los padres y madres pueden considerar al tomar su decisión (Katz, 2000, pág. 2):

  • Identifiquen claramente las características específicas de su hijo que los motivan a cuestionar si está preparado para entrar al kindergarten junto con otros niños de su edad. En otras palabras, no demore la entrada al kindergarten simplemente porque el niño tiene el cumpleaños en el verano o porque probablemente será uno de los menores de su clase. Ya que los niños se desarrollan a ritmos distintos, ciertos niños menores pueden estar más listos para el kindergarten que ciertos niños mayores.
  • Revisen los exámenes o procedimientos de clasificación de la escuela sobre la preparación para el kindergarten para formarse una idea de cómo se desempeñaría su hijo en la clase de kindergarten a la que probablemente lo asignarán.
  • Tomen la iniciativa de averiguar lo que la escuela espera ver en los niños que entran al kindergarten, así como las sugerencias de la escuela sobre cómo ustedes pueden ayudar a preparar a su hijo.
  • Hablen con el maestro preescolar de su hijo sobre si éste está listo para el kindergarten. Por ejemplo, pregunten si su hijo ha entablado amistad con algunos niños de su grupo preescolar (ya que la capacidad de entablar amistad ayudará a su hijo a ajustarse al kindergarten). ¿Puede su hijo seguir la mayoría de las instrucciones?  ¿Parece que está listo para las materias que le enseñarán en el kindergarten?
  • Averigüen más sobre la naturaleza del programa de kindergarten. ¿Es de día parcial o completo? Si su hijo todavía toma una siesta larga, se le puede hacer difícil ajustarse a estar despierto en la escuela durante la hora en que suele tomar la siesta. ¿Está organizada la clase principalmente en torno a la instrucción formal en habilidades básicas, el trabajo en proyectos, o centros de aprendizaje más informales? Al organizar el aprendizaje de los niños en torno al trabajo en proyectos o a los centros informales de aprendizaje, se puede acomodar una gama más amplia de niveles de desarrollo en los niños que un arreglo formal estructurado en que se espera que los niños se queden sentados mientras se enseñan habilidades básicas a toda la clase a la vez.
  • ¿Puede haber más de 25 niños en la clase de kindergarten? Un niño muy tímido o retirado puede encontrar más dificultades para ajustarse a una clase grande que a una clase con 20 niños o menos.
  • ¿Qué más haría su hijo si no asistiera al kindergarten?  ¿Tendría el niño acceso fácil y seguro a espacios y compañeros de juego?  ¿Existen programas preescolares de buena calidad, fácilmente accesibles y de costos alcanzables?
  • Pidan al maestro de kindergarten sugerencias sobre lo que ustedes pueden hacer en casa antes del inicio del año escolar para ayudar a su hijo a dominar las mismas habilidades que sus futuros compañeros de clase.
  • Hablen a su hijo de manera positiva acerca de asistir a la escuela. Su hijo probablemente se ajustará rápidamente si ustedes se plantean la entrada al kindergarten con verdadera confianza y si discuten con el maestro las preocupaciones que tengan.
  • Cuídense de no exagerar al niño lo divertido que será el kindergarten. Es mejor decirle algo como: “Conocerás a nuevos amigos y podrás hacer muchas cosas interesantes, pero a veces querrás estar en casa. Pero esos momentos pasarán; ¡verás cómo te gustará la clase!” Estos avisos de antemano pueden prevenir que un niño sufra mucho cuando ocurran los inevitables momentos difíciles.

Referencias

  • Deming, David, & Dynarski, Susan. (2008). The lengthening of childhood (NBER Working Paper No. 14124). Retrieved February 24, 2009, from http://www.nber.org/papers/w14124.pdf
  • Elder, Todd E., & Lubotsky, Darren H. (2006). Kindergarten entrance age and children’s achievement: Impacts of state policies, family background, and peers. Retrieved February 16, 2009, from http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=916533
  • Graue, M. Elizabeth, & DiPerna, James. (2000). Redshirting and early retention: Who gets the "gift of time" and what are its outcomes? American Educational Research Journal, 37(2), 509-34.
  • Katz, Lilian G. (2000). Academic redshirting and young children. ERIC Digest. Champaign, IL: ERIC Clearinghouse on Elementary and Early Childhood Education. Retrieved February 16, 2009, from http://ecap.crc.illinois.edu/eecearchive/digests/2000/katzred00.html
  • Malone, Lizabeth M.; West, Jerry; Flanagan, Kristin Denton; & Park, Jen. (2006, May). The early reading and mathematics achievement of children who repeated kindergarten or who began school a year late. Statistics in Brief (NCES 2006-064). Retrieved February 17, 2009, from http://eric.ed.gov/PDFS/ED491697.pdf
  • O’Donnell, Kevin. (2008). Parents’ reports of the school readiness of young children from the National Household Education Surveys Program of 2007 (NCES 2008-051). Washington, DC: National Center for Education Statistics, Institute of Education Sciences, U.S. Department of Education. Retrieved February 24, 2009, from http://nces.ed.gov//pubs2008/2008051.pdf
  • Spitzer, Sue; Cupp, Robert; & Parke, Ross D. (1995). School entrance age, social acceptance, and self-perception in kindergarten and 1st grade. Early Childhood Research Quarterly, 10(4), 433-450.
abril de 2009

Recursos

Renuncia de responsabilidad legal

Las opiniones, recursos y referencias ofrecidas en el sitio Web de IEL se ofrecen con la intención única de proveer información y no con ninguna intención de sustituir los consejos médicos o legales, u otros servicios apropiados. Lo animamos a buscar ayuda directa local de un profesional capacitado, si es necesario, antes de tomar acción.

El contenido del sitio Web de IEL y las sesiones de Chateo de IEL no necesariamente refleja los puntos de vista ni las políticas del Proyecto de Aprendizaje Temprano de Illinois (Illinois Early Learning Project), la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, o la Junta de Educación del Estado de Illinois; ni tampoco implica un endoso por el Illinois Early Learning Project, la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, o la Junta de Educación del Estado de Illinois la mención de productos o nombres comerciales u organizaciones.

inicio