El desarrollo en los niños pequeños

Sobre este recurso
Revisado: 2006
English title: Development in Young Children

Si los padres o madres se preguntan si el desarrollo de su hijo es ‘normal’, tal vez quieran comparar el progreso de su hijo con los hitos típicos de niños en libros o en los recursos de Internet que se mencionan más abajo. Si los padres sospechan que existe algún problema o si el desarrollo del niño se distingue considerablemente de lo sugerido en estas listas de hitos, los padres pueden contactar al pediatra u otro proveedor de atención médica de su hijo y concertar una cita. Puede ser provechoso tener presente que a veces el desarrollo puede hallarse retrasado por un problema físico como las enfermedades frecuentes.

¿Qué curso general sigue el desarrollo físico de un niño desde el nacimiento hasta los 5 años de edad?

Altura y peso. La altura y el peso de un niño experimentan cambios dramáticos durante los primeros cinco años de vida. Los recién nacidos típicamente miden entre 18,5 y 21,5 pulgadas (entre 47 y 55 cm) de altura y pesan entre 5,5 y 9 libras (entre 2,5 y 4,1 kilos) al nacer. Un bebé que nace prematuramente (más de cuatro semanas antes de la fecha esperada), o un bebé que es un gemelo, podría tener menos de 5,5 libras (2,5 kilos) al nacer. Para su primer cumpleaños, la mayoría de los niños tienen tres veces su peso original, y para los dos años de edad, cuatro veces. Para los 4 años es probable que los niños alcancen el doble de su altura al nacer. Estas cifras varían, por supuesto, dependiendo de tales factores como

  • la altura y el peso de los padres,
  • la cantidad y la calidad de lo que come y bebe la madre mientras está embarazada,
  • la cantidad y la calidad de lo que come y bebe el niño,
  • la cantidad de ejercicio que hace el niño,
  • la salud general del niño y
  • la calidad de la atención médica que recibe.

Un niño que no goza de lo suficiente en alimento, sueño, ejercicio, cariño y atención puede experimentar un retraso en su crecimiento. No obstante, aun las mejores condiciones no causarán que los niños crezcan más altos que lo que han determinado sus genes.

Los padres de un niño o niña, y su pediatra u otro proveedor de atención médica, tal vez quieran llevar un registro gráfico del crecimiento de su altura y su peso. Si este crecimiento aminora el paso, si la niña tiene un peso desproporcionado a su altura o si su altura y peso son menores del 5º porcentaje para su edad, el pediatra puede disponer unos análisis para investigar los motivos del crecimiento lento. Cuánto más oportunamente se descubre una condición anormal, tanto más oportunamente puede tratarse.

Se ofrecen en Internet tablas del crecimiento que pueden imprimirse para que los padres y madres mantengan sus propios registros. A continuación se presentan algunas buenas tablas del crecimiento del National Center for Health Statistics:
Entre el nacimiento y los 36 meses

Entre 2 y 20 años de edad

Habilidades motrices. Los niños varían en cuanto al ritmo de su desarrollo de habilidades motrices específicas. Estas son las capacidades físicas que un niño necesita para desplazarse efectivamente por sus entornos. Puede que un niño anda a gatas a una edad temprana pero camina con más edad que otros niños. Algunos niños no andan a gatas nunca y pasan directamente a caminar. Un padre que está preocupado de que su hijo no aprende nuevas habilidades motrices tan rápido como otros niños debería discutir su preocupación con el pediatra del niño u otro proveedor de atención médica.

Hitos del desarrollo. A continuación se presentan algunos hitos del desarrollo físico que los padres podrían buscar.

Recién nacidoPesa entre 6 y 9 libras (2,7 y 4,1 kilos), tiene acciones reflejas de buscar el pezón y de chupar, necesita ser sostenido con apoyo de la cabeza y el cuello.
3 mesesSostiene la cabeza erguida, se da vuelta de estar recostado boca abajo a boca arriba, sigue con los ojos un objeto en movimiento, agita el cuerpo y da patadas.
6 mesesPesa el doble de su peso al nacer, se sienta erguido con apoyo, se da vuelta, puede sostener un objeto, sonríe y se ríe, mira las caras y vuelve la mirada hacia sonidos.
8 mesesSe sienta sin ayuda, se mece mientras está a gatas, levanta objetos pequeños y los transfiere de una mano a la otra. Puede que algunos niños empiezan a andar a gatas.
Un añoPesa tres veces su peso al nacer, anda a gatas y se levanta con los brazos para ponerse de pie. Levanta cosas y dice ‘adiós’ con la mano. Algunos niños caminan sin ayuda.
18 mesesCamina y corre, trepa escaleras agarrándolas o a gatas, tira pelotas, se alimenta a sí mismo, maneja juguetes de ruedas pequeñas y abre cajones y armarios.
Dos añosPesa cuatro veces su peso al nacer, camina sin ayuda, sube y baja escaleras sosteniendo la mano de alguien o la barandilla, hace garabatos con crayones. Algunos niños de esta edad empiezan a usar el excusado.
Tres añosCrece a un ritmo más lento, ayuda a vestirse a sí mismo, da pequeños saltos, anda de puntillas, puede equilibrarse sobre un pie, abre puertas, pedalea un triciclo, usa el excusado.
Cuatro añosTiene el doble de su altura al nacer, se viste a sí mismo, corre, da brincos, amontona bloques, tira pelotas y las hace rebotar.

¿Cómo se desarrolla un niño emocional y socialmente desde el nacimiento hasta los cinco años de edad?

El primer año de vida

Aunque la mayoría de los bebés pasan por etapas parecidas en su desarrollo emocional y social durante los primeros cinco años de vida, los adultos también observarán que las personalidades individuales de sus hijos empiezan a manifestarse.

Durante los primeros seis meses de su vida, los bebés comienzan a sonreír a la gente y a disfrutar de que la gente les hable y juegue con ellos. Puede que imiten algunas de las expresiones faciales y movimientos que observan y que tengan preferencia por ciertas personas, usualmente sus padres.

Durante los siguientes seis meses, los bebés frecuentemente empiezan a sentirse tímidos y a tenerles miedo a personas desconocidas. Puede que lloren cuando su padre o madre se va y pueden tener preferencia por la madre, el padre o un cuidador más que por cualquier otra persona. Muchos ponen a prueba ciertos comportamientos con su padre o madre, como dejar caer un juguete o negarse a comer cierto alimento. Los bebés imitan no solo los sonidos sino también los gestos y claramente gozan de la atención que pueden llamar sobre sí al usar este comportamiento. Muchos bebés de esta edad comienzan a cooperar con la alimentación al agarrar alimentos que se comen con los dedos, o cooperan cuando se les está vistiendo al extender su brazo para meterlo en la manga de una camisa.

El segundo año

Un niño o niña que ha cumplido un año de edad todavía forma el centro de su propio mundo. Puede que le guste jugar al lado de otro niño, pero realmente no comprende el concepto de compartir. Un niño de esta edad podría meter los dedos al ojo de otro niño o tirar su cabello sin darse cuenta que este comportamiento le duele al otro. Para aproximadamente los 18 meses de edad, la niña podría aprender su propio nombre y reconocer su propia reflexión en un espejo. Puede intentar ayudar a su padre o madre al imitarlos cuando recogen juguetes o barren el piso. A medida que los niños se acercan a los 2 años de edad, los padres observarán que sus hijos intentarán distanciarse de ellos y manifestar más independencia. Se comprenderá por qué se dice que esta etapa se llama la del “NO”.

Muchos niños de dos años insisten en independizarse. Parecen centrarse en sí mismos mientras van aprendiendo poco a poco sobre el mundo más allá de ellos mismos. Muchos no quieren compartir cosas ni turnarse y puede que no jueguen fácilmente con otros. Se comportan de forma agresiva más frecuente y deliberadamente. Podría parecer que un niño se niega a hacerle caso a sus padres, y sin embargo imita exactamente los tonos de voz y las palabras de ellos al hablarle a otro niño o a su osito. Las emociones extremas se presentan comúnmente. Un niño de 2 años de edad podría portarse peor con la persona en la que más confía. Los límites que necesita para su propia seguridad, así como para respetar los derechos ajenos, pueden provocar berrinches. No obstante, el niño también puede ser un compañero entusiasta que expresa el cariño abiertamente.

El niño de tres años

Los niños de tres años frecuentemente están más dispuestos a estar separados de sus padres y disfrutan jugar con otros. Con ayuda, un niño puede desarrollar la capacidad de turnarse y de compartir cosas. Una niña puede hacer de cuenta que es un personaje de un programa de televisión o un cuento. Muchos niños de tres años evidencian marcadas diferencias de género sexual en sus actividades. Pueden aprender a resolver los desacuerdos menores con los compañeros de juego para que el juego pueda seguir en marcha. A esta edad muchos niños tienen amigos imaginarios. A veces, podrían necesitar ayuda para saber distinguir lo real de lo fantástico.

El niño de cuatro años

Entre los 3 y los 5 años de edad, los niños frecuentemente gozan de estar con sus amigos tanto que quieren agradarles y ser como ellos. Puede que estén más dispuestos a aceptar las reglas. Podría parecer que les importa lo que dicen y hacen sus amigos, más que las normas de sus padres. Necesitan que se les enseñe la diferencia entre tener accidentes y portarse mal a propósito, así como la diferencia entre una acción mala y una persona mala. Usualmente comprenden la diferencia entre lo real y lo imaginario. Muchos niños de esta edad evidencian tener empatía hacia otras personas. Los niños pueden empezar a manifestar que les interesa temas básicos de la sexualidad, tanto la propia como la del sexo opuesto.

¿Qué deberían hacer los padres si están preocupados por el desarrollo de su hijo?

Si los padres y madres se preguntan si el desarrollo de su hijo es ‘normal’, tal vez quieran comparar el progreso de su hijo con los hitos del desarrollo infantil típico en libros o en los recursos en Internet mencionados más abajo. Si usted cree que puede haber algún problema o si observa una diferencia considerable entre el desarrollo de su hijo y lo sugerido en estas listas de hitos, contacte al pediatra u otro proveedor de atención médica de su hijo y pida una cita. Puede ser conveniente tener en cuenta que a veces se observa un retraso en el desarrollo a causa de un problema físico como las infecciones frecuentes del oído o un problema con los ojos.

Los padres y madres preocupados también pueden llamar a su oficina local de Child and Family Connections (servicio de referencias al sistema de Intervención Temprana para niños con necesidades especiales) para concertar una cita para la visita de un coordinador de servicios. Esta persona programará evaluaciones gratuitas del desarrollo del niño. Si se determina con la evaluación que el niño es elegible para servicios del Illinois Early Intervention Program (Programa de Intervención Temprana de Illinois), el coordinador de servicios servirá a la familia como su persona de contacto durante el período en que el niño reciba estos servicios. (Para más información, visite el sitio de Internet del Centro de Información sobre la Intervención Temprana de Illinois (en inglés); la misma entidad también ofrece un boletín en español.)