Cómo apoyar a niños pequeños de familias militares

Los niños de familias militares, al igual que todos los niños, necesitan amor, seguridad y rutinas razonablemente constantes. Sin embargo, en las familias militares los niños pueden experimentar las mudanzas más frecuentes que otros niños. Cuando los padres y madres militares son reasignados o se mudan, pueden estar separados de sus cónyuges o sus hijos, o las familias pueden tener que mudarse a otra comunidad y nuevos centros preescolares o guarderías. Los hijos de un padre o madre soltera o con dos padres militares pueden vivir con otros familiares o amigos durante un plazo de movilización. Estos niños pueden sentirse inseguros o estar preocupados por la seguridad de sus padres. Pueden necesitar un apoyo adicional de un maestro o cuidador durante estas transiciones. En esta PyR se tratan preguntas comunes sobre las familias militares con hijos pequeños.

¿Cómo es la experiencia de la familia durante una movilización?

Las familias experimentan varias etapas de cambios cuando un padre o madre militar está movilizada:

  • La pre-movilización empieza cuando el militar ha recibido órdenes y se prepara para la separación. Los padres tienen que resolver sus sentimientos mientras hacen los muchos arreglos necesarios. Esto puede resultar en que la familia necesite la ayuda de profesionales para darles más apoyo al niño y a la familia mientras lidian con los sentimientos.
  • Durante la movilización activa, la familia se ajusta a que el soldado esté ausente por la misión. El cuidador en casa tiene que apoyar al niño a la vez que maneja su propio proceso de ajuste y las posibles preocupaciones por la seguridad del padre o la madre militar. Hasta un niño muy pequeño se da cuenta de que su vida ha cambiado, y puede aferrarse al padre o la madre o expresar enojo o pena.
  • La reunión incluye la llegada al hogar y el periodo de ajuste que sigue. Las reglas y las rutinas pueden cambiar otra vez para el niño. Algunos describen la experiencia de movilización como un espiral en lugar de un ciclo, ya que los niños y los adultos siguen creciendo y cambiando durante la separación.
  • La última etapa en el ciclo de movilización es la reintegración, en que las familias restablecen las prácticas de criar a los niños y las rutinas del hogar. Durante este tiempo la familia puede re-acordar el papel y las responsabilidades de cada adulto respecto al cuidado de niños, las finanzas y los quehaceres del hogar.

¿Cómo pueden los maestros apoyar a los niños durante cada etapa de la movilización de un padre o madre?

Los maestros y cuidadores de niños pueden proveer un lugar acogedor y caluroso y una rutina constante para todos los niños. Este apoyo ayudará a reasegurar a un niño cuando hay estrés y cambios en casa. Antes de la movilización, los maestros pueden hacer lo siguiente:

  • Pedir que el padre o la madre les informe de una posible movilización futura, cuando sea posible. Esta información puede ayudar al maestro a comprender conductas inusuales en el niño, como el enojo, la tristeza o el aferrarse a los adultos. Los padres o madres pueden necesitar ayuda para encontrar las palabras adecuadas para comunicarse con el maestro de su hijo.
  • Animar a que los padres le den al niño fotos y videos del padre movilizado junto con el niño. Las fotos pueden darle al niño la oportunidad de hablar sobre las preocupaciones o los cambios.
  • Converse con el padre o la madre que será movilizada sobre si y cuándo podrá comunicarse con el niño. Si los maestros están al tanto de esto, pueden recordar al niño cómo los dos se mantendrán en contacto.

Durante la movilización, los maestros deben de estar pendientes de señales de estrés en el niño. Es importante que no se evite hablar sobre el padre o la madre movilizada. Además de tener un afecto caluroso y alentador, los maestros pueden hacer lo siguiente:

  • Afirmar los sentimientos del niño si él o ella parecen sentirse triste o enojado que su padre o madre está ausente. Ayúdelo a expresar sus sentimientos y usar palabras para nombrarlos.
  • Esperar algo de regresión pero continuar fijando límites claros.
  • Reasegurarle que su padre o madre lo extraña también. Comunicarles a los niños que todos tenemos sentimientos.
  • Recordarle que su padre o madre quiere mandarles un email o llamarle y volver a casa cuanto antes.
  • Ayudarlo a hacer dibujos o notas para mandar o compartir con su padre o madre cuando se reúnan.
  • Dejar que enseñe a los compañeros de clase emails, cartas, paquetes de regalo o teleconferencias en video con el padre militar.

Los niños pueden manifestar que necesitan expresar sus emociones al jugar. Si no se sienten cómodos para hablar directamente sobre los sentimientos, pueden ser capaces de expresar las emociones usando un títere. Los niños de familias militares tal vez quieran jugar a la guerra o usar armas de juguete en su juego. El juego con títeres puede darle al niño un modo de procesar las preocupaciones sobre su padre o madre movilizada, pero también puede ser dificultoso para los maestros que no se sienten cómodos con el juego de guerra. Si los maestros deciden no permitir este tipo de juego, es necesario que redirijan a los niños sin críticas ni desaprobación de los papeles de los padres o madres ni de los sentimientos del niño.

La reunión es otro momento de cambio. Normalmente es un tiempo feliz, pero la transición puede ocasionar el estrés. El padre o la madre militar pueden encontrar dificultades con una transición abrupta. Además, el padre recién movilizado puede hallar que tanto el niño como las rutinas de la familia han cambiado. El niño puede dudar en volver a tener un vínculo estrecho con el padre o madre que estaba ausente. Este es otro momento en que el aula o el programa de cuidado puede ser un lugar estable y seguro para el niño con rutinas que él o ella ya conocen. Los maestros pueden ayudar al niño a expresar sentimientos complicados, como sentirse feliz pero un poco tímido a la vez. También pueden ayudar al planear actividades para niños y padres que incluyan al padre o madre que ha vuelto.

¿Cómo pueden los maestros ayudar al niño de una familia militar a ajustarse a un nuevo centro de guardería o salón de clases?

Los maestros pueden ayudar de varias maneras a los niños de familias militares que entran a un nuevo programa o una nueva aula. Por ejemplo, pueden hacer lo siguiente:

  • Reunirse con los padres y el niño antes de que éste comience a asistir, si es posible, y hablar sobre las rutinas del salón de clases y cómo serán los primeros días.
  • Invitar a los padres a quedarse en el aula durante plazos extendidos la primera semana y a ir reduciendo el tiempo cada día. Adelantar la separación poco a poco puede aliviar la ansiedad del niño que entra a una nueva clase.
  • Enseñar al niño dónde hallar su cajita o asiento, el gancho para el abrigo y la mochila, dónde lavarse las manos y hallar los pañuelitos y otros materiales comunes.
  • Comunicarle al niño que comprenden que él o ella extrañan a sus papás y asegurarle que estará seguro en el nuevo programa. Es normal tener un poco de ansiedad de separación.
  • Presentar al niño a la clase y mencionar algo interesante sobre él o ella para que los compañeros quieran conocerlo más. El niño podría traer algo de casa para mostrarla en un formato de “enseñar y compartir”.
  • Asignar a un “socio” compasivo para que ayude al niño nuevo a saber navegar el nuevo entorno.

¿Qué son algunas señales de que un niño puede necesitar la consejería o terapia de juego?

Los niños pueden experimentar sentimientos grandes en el aula. No obstante, debemos de estar pendientes para ciertos comportamientos continuados en los niños. Los maestros pueden hablar con el padre, la madre o el tutor legal sobre la consejería para un niño que exhiba durante plazos extendidos las siguientes conductas:

  • Agresión
  • Tristeza
  • Irritabilidad
  • Falta de apetito
  • Retirarse de otros
  • Falta de interés en el juego y otras actividades

La salud mental de los niños pequeños es importante y está muy relacionada a su desarrollo social y emocional. Los padres y madres pueden pedirle a su pediatra que recomiende a un profesional para apoyar la salud mental de su hijo. Recursos adicionales sobre la salud mental de niños pequeños se encuentran en nuestra lista de recursos.

Referencias

DiPietro-Wells, R., Krippel, M. D., Ostrosky, M. M., & Milagros Santos, R. (2020). Debunking Myths to Promote Collaboration With Military Families. Young Exceptional Children, 23(4), 175–186. https://doi.org/10.1177/1096250619856015

Recursos en Internet

Sobre este recurso

Este recurso va dirigido a:
  • Centro de cuidado infantil
  • Hogares-de-cuidado; Cuidado de niños en familia
  • Programa preescolar

Tipo de programa al que el artículo va destinado:
  • Profesores e instructores

Edad de los niños sobre los que trata el artículo:
Pautas de aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois relacionado:
Revisado: 2022