La relación entre un padre o madre y su hijo

La relación entre un padre o madre y su hijo

En esta PyR contestamos varias preguntas sobre las relaciones entre padres, madres y sus hijos.

¿Por qué son importantes las relaciones fuertes entre los niños y las figuras paternas o maternas?

Todos los niños pequeños se benefician de tener una relación constante y estable con sus padres. Estos familiares forman una “base segura”. Mediante las relaciones familiares los niños aprenden a confiar en que otros estarán por ellos y satisfarán sus necesidades. Aprenden a depender de las rutinas como una fuente estabilidad y previsibilidad.  Cuando los niños saben que se satisfarán sus necesidades físicas y sentimentales, pueden aprovechar mejor la oportunidad de explorar el mundo de sus alrededores.

¿Qué pueden hacer los familiares que cuidan a niños pequeños para formar relaciones fuertes con ellos?

Los niños pequeños dependen de los adultos para proporcionarles el cuidado, el confort y la oportunidad de aprender y crecer. Los cuidadores principales de la mayoría de los niños pequeños son los padres y madres. En el caso de otros niños pequeños, los abuelos, tíos, padres de crianza u otros adultos son sus cuidadores principales que desempeñan el papel paterno o materno. En esta PyR nos referimos a todos estos adultos al hablar de los padres y madres.

Las relaciones fuertes con niños pequeños se forman sobre un fundamento de cuidarlos, velar por ellos y llevar una vida predecible. Los niños pequeños aprenden sobre su mundo mediante las interacciones con adultos importantes. Cuando los padres y madres están presentes y listos para responder a su hijo, él o ella aprenden que otras personas son confiables y desean formar vínculos afectivos. A continuación se presentan algunas sugerencias sencillas para los padres.

  • Para comenzar, forme una rutina constante y factible para que se satisfagan las necesidades del niño según un horario previsible.
  • Conozca bien a su hijo al observar mientras juega y explora el mundo. Fíjese en los juguetes y el tipo de interacciones que prefiere.
  • Hable con su hijo sobre las cosas que se encuentran en su entorno.
  • Encuentre cosas que les gusta hacer juntos, como leer cuentos, jugar con juguetes o hacer caminatas al aire libre. La actividad no importa tanto como el tiempo que pasan juntos.

¿Cómo le ayudará una relación fuerte conmigo a mi hijo pequeño a tener éxito en el cuidado de niños y en la escuela?

Las relaciones que se forman entre los niños y sus padres es un fundamento importante para las conexiones que formarán con otros individuos en sus escuelas y comunidades. Mientras los padres están trabajando, otros cuidadores como maestros, cuidadores de niños, familiares y amigos entran para hacer el papel de cuidador. El efecto de una relación fuerte entre padre e hijo se puede ver aun cuando los niños no están al lado de sus padres o cuando tienen que despedirse de ellos al comienzo del día escolar. Mediante las interacciones diarias con los padres, los niños aprenden a confiar en otros, tomar su turno y comunicarse. Los niños llevan sus habilidades de relacionarse y sus sentimientos sobre las relaciones a sus interacciones con otros adultos y niños. Por ejemplo, cuando un niño comparte un juguete con su padre y madre y recibe el encomio, aprende que es bueno compartir cosas y se lo anima a experimentar el mismo sentimiento positivo con amigos y otros adultos.

¿Cómo puedo apartar el tiempo para estar con mi hijo pequeño cuando estoy tan atareado?

A veces los padres y madres pueden tener sentimientos de culpa, o les parece que no tienen suficiente tiempo para pasar con sus hijos pequeños. Además de criar a sus hijos, puede ser que trabajan, estudian, se ofrecen de voluntarios en su comunidad, cuidan del hogar y hacen mandados.

Las rutinas y actividades de la vida diaria son momentos maravillosos que los padres pueden pasar con sus hijos y aprender juntos. En vez de pensar maneras de distraer a los niños mientras hacen sus quehaceres, los padres y madres pueden hacer que ellos participen. Hasta las esperas pueden convertirse en la oportunidad de relacionarse y aprender. Los niños pueden aprender y conectarse con sus padres mientras se los lleva en la carretilla del supermercado y hablan sobre las cosas que ven, ayudan a separar la ropa de varios colores para lavarla o ayudan con cosas como untar tostado con mermelada.

Para algunos padres y madres es buena idea planear rutinas en que se enfocan solamente en su hijo. Por ejemplo, los padres podrían dejar sus celulares en otro lugar para enfocarse en las comidas o apagar el televisor, la computadora o la radio antes de poner a los niños a dormir para enfocarse en leerles cuentos. Estos ajustes pequeños pueden ayudar a los padres a apartar tiempo para hacer conexiones significativas con sus hijos pequeños.

¿Con quienes puedo contar para apoyo con mi relación con mi hijo?

Muchas personas y agencias pueden ayudarles a los padres y madres a formar una relación fuerte con su hijo pequeño. Los distritos escolares locales, agencias de recursos y referencias del cuidado infantil o departamentos de salud pública pueden ofrecer información sobre el desarrollo de niños o clases para padres y madres. Las oficinas de pediatras o departamentos para niños en las bibliotecas también pueden ofrecer recursos e información. Si las familias encuentran dificultades, pueden contactar con el trabajador social de su escuela, un consejero familiar o un terapeuta.

Recursos en Internet

Sobre este recurso

Este recurso va dirigido a:
  • Hogar

Tipo de programa al que el artículo va destinado:
  • Padres, madres y familiares

Edad de los niños sobre los que trata el artículo:
Normas de guía relacionado:
Pautas de aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois relacionado:
Revisado: 2022