Las relaciones entre padres e hijos

Sobre este recurso
English title: Parent-Child Relationships

Los niños pequeños dependen de los adultos para que les proporcionen cuidado, confort y oportunidades de aprender y crecer. Para la mayoría de los niños pequeños, sus cuidadores principales son sus padres. En el caso de otros niños pequeños, sus abuelos, tías, padres de cuidado temporal u otros adultos son sus cuidadores principales que desempeñan el papel de los padres. En la presente P+F, nos referimos a todos estos adultos al hablar de los “padres”. Todos los niños pequeños sacan provecho de relaciones constantes y estables con sus padres. Las relaciones que los niños forman con sus padres son un cimiento importante para las conexiones que formarán con otros individuos en sus escuelas y sus comunidades. Estos familiares constituyen una “base segura”. Por medio de sus relaciones con familiares, los niños aprenden a confiar en que otros estarán para ellos y satisfarán sus necesidades. Aprenden a depender de las rutinas como fuente de estabilidad y previsibilidad. Cuando los niños saben que se satisfarán sus necesidades físicas y emocionales, son más capaces de aprovechar oportunidades de explorar el mundo que encuentran a sus alrededores.

¿Qué pueden hacer los familiares que cuidan a niños pequeños para desarrollar relaciones sólidas con ellos?

Las relaciones sólidas con niños pequeños se forman a partir del cariño, la atención y la previsibilidad. Los niños pequeños aprenden sobre su mundo a través de sus interacciones con adultos importantes. Cuando usted está presente y listo para responder a su hijo, el pequeño aprende que otras personas son confiables y quieren relacionarse con él. Para empezar, establezca rutinas constantes y prácticas para que se satisfagan las necesidades de su hijo según un horario fácil de predecir. Conozca la personalidad de su hijo al observarlo mientras juega y explora el mundo. Note los juguetes y el tipo de interacciones que prefiere. Háblele sobre las cosas que encuentra en sus alrededores. Halle cosas que a los dos les gusta hacer juntos, como leer cuentos, jugar con juguetes o pasear afuera. El tipo de actividad no importa tanto como la cantidad de tiempo que pasan juntos.

¿Cómo le ayudará a mi hijo pequeño una relación sólida con sus padres a tener éxito en el cuidado infantil y en la escuela?

Mientras los padres están trabajando, otros adultos—maestros, proveedores de cuidado infantil, familiares y amigos—ayudan a hacer el papel de cuidadores. El efecto de una relación sólida entre padres e hijos se puede ver aun cuando los niños no están al lado de sus padres. A través de las interacciones diarias con sus padres, los niños aprenden a confiar en otros, turnarse y comunicarse. Los niños extienden sus destrezas de relacionarse con otros, y sus sentimientos acerca de las relaciones, a las relaciones que forman con otros adultos y niños. Cuando su hijo comparte un juguete con usted y usted lo encomia, el niño aprende que es bueno compartir. Entonces querrá experimentar el mismo sentimiento positivo con sus amigos y otros adultos.

¿Cómo puedo apartar tiempo de mi horario tan apretado para pasarlo con mi niño pequeño?

A veces a los padres y madres les podría parecer que no pueden pasar suficiente tiempo con sus hijos pequeños. La mayoría de los padres se esfuerzan por encontrar un equilibrio entre múltiples responsabilidades. Además de ser padres, es posible que trabajen, estudien o se ofrezcan de voluntarios en sus comunidades. Hasta los amos y amas de casa tienen que equilibrar los quehaceres del hogar con la crianza de sus hijos. Los padres podrían sentir que no hay suficientes horas en el día y les puede costar trabajo apartar tiempo y dedicarlo a sus niños pequeños. Recuerde que las rutinas y actividades diarias son momentos maravillosos para estar juntos. Su hijo está aprendiendo a su lado. Piense durante unos momentos en cómo podría enfocarse en su hijo cuando está con usted durante las actividades diarias. En vez de idear maneras de distraer a los niños mientras cumple los quehaceres, invite su participación en el proceso. Los niños van aprendiendo y desarrollando su relación con usted mientras van en el carrito del supermercado y usted conversa con ellos sobre las cosas que ven en la tienda, lo ayudan a separar la ropa sucia para lavarla o untan un pan tostado con mermelada. A algunos padres les resulta útil planear rutinas en que focalizan solamente en su hijo. Por ejemplo, guardan los celulares para enfocarse en comer juntos o apagan el televisor, la computadora o el radio antes de acostar a los niños para que puedan leerles cuentos. Estos ajustes pequeños pueden ayudar a los padres y madres a hallar el tiempo para formar conexiones significativas con sus hijos pequeños.

¿Con quiénes puedo contar para ayuda si me parece que necesito apoyo para la relación con mi hijo pequeño?

Hay muchas personas y agencias que pueden ayudarlo a desarrollar una relación sólida con su hijo pequeño. Primero, podría contactar a su distrito escolar local, agencia de recursos y remisiones del cuidado infantil o centro comunitario de salud mental. Estas entidades podrían ofrecer información sobre el desarrollo infantil, o clases para padres y madres, que resultarán útiles. Algunas agencias tienen una línea telefónica dedicada que puede conectarlo con recursos cerca de donde vive. Usted podría también llamar a su oficina local de Child and Family Connections (Conexiones para Niños y Familias) si tiene un hijo menor de 3 años cuyo crecimiento y desarrollo le preocupa. El consultorio de su médico familiar o pediatra podría ser otra fuente de información y recursos. Además, es posible que el bibliotecario del departamento infantil de su biblioteca pública local pueda ayudarlo a encontrar información de contacto y recursos en su comunidad local.