La historia de una madre. Del nacimiento a los 2 años

Sobre este recurso
English title: A Mother's Story: Birth to 2

En la vida desempeño varios papeles, ya que soy profesional en el campo de la educación especial, la madre de un niño bilingüe y también estudiante del idioma inglés desde que llegué a Estados Unidos hace 11 años. Lo que deseo contarles ahora se trata del papel que llevo más en el corazón, el de ser madre de un niño que aprende dos idiomas (DLL, siglas en inglés). Mi hijo, Joshua, entró este año al kindergarten. Describiré aquí su nacimiento y los primeros años de su vida, y en el próximo blog, mis experiencias más recientes de educar a Joshua.

Las palabras comunican sentimientos

Durante el embarazo, mi esposo y yo hicimos lo mejor que podíamos para hablar a Joshua, como lo hacen muchos otros padres. Seguimos leyéndole libros y cantándole diversas canciones después que nació. Y lo hacíamos todo en nuestra lengua materna, el coreano. Los dos vinimos hace mucho tiempo a los Estados Unidos para estudiar y sabemos hablar bien el inglés, pero no pensamos jamás en hablar inglés durante esos momentos íntimos con nuestro hijo. El inglés no se sentía natural para formar un vínculo tan íntimo con nuestro bebé. Llamábamos a Joshua por su nombre coreano (su segundo nombre, Seojin). Le decíamos “te quiero” en coreano. Aun ahora, cuando le digo “te quiero”, lo digo en coreano, y prefiero que Joshua me llame “um-ma” en vez de la palabra inglesa “mom”. Cuando decimos estas palabras en coreano, siento que me llegan hasta el mismo fondo del corazón.

Entrar al cuidado de niños con un conocimiento limitado del inglés

Cuando Joshua cumplió 2 años, decidimos enviarlo a una guardería. De repente me sentía muy nerviosa ya que el niño sabía solamente unas cuantas palabras del inglés. ¿Cómo podría pedir ayuda? ¿Cómo podría comunicarlo a las maestras cuando se sentía triste? ¿Qué debería hacer cuando mojaba el pañal? ¿Podría entender siquiera lo que todas las demás personas dicen en la escuela? Llena de preocupaciones, empecé a usar el inglés en casa. Usé frases sencillas como “Come here” (ven acá), “Sit down” (siéntate), “Look” (mira), “Do you feel sad?” (¿Te sientes triste?) y “What do you need?” (¿Qué necesitas?). También empecé a llamarlo por su nombre inglés. Creo que tomé la decisión correcta, ya que esto ayudó a allanar la transición de mi hijo a la guardería.

Todo padre y madre se preocupa cuando su hijo empieza a ir a la escuela, pero la ansiedad se duplica para los padres de estudiantes DLL ya que sus hijos raramente han sido expuestos anteriormente al inglés. Y la mayoría de los padres y madres no saben cuáles palabras y frases se usan comúnmente en un ambiente escolar. (Si la escuela provee una lista de palabras o frases que los padres pueden usar en casa antes del primer día de clases o al inicio del término escolar, será provechoso para maestros, padres y niños).

Agradezco profundamente que la primera maestra de guardería de Joshua estuviera dispuesta a aprender de mí algunas palabras coreanas y a usarlas con Joshua. Me preguntó cómo se dice “Mami viene” y “¿Necesitas un abrazo?” en coreano y usó dichas frases cuando Joshua se sentía triste. Yo veía claramente que esas palabras lo sosegaban. Los maestros pueden aprender algunas frases de los padres de niños DLL y usarlas a menudo para ayudar a esos niños a sentirse más cómodos en la escuela.

Una imagen vale mil palabras

Después de uno o dos meses, Joshua ya no lloraba. Le gustaba ir a la guardería y aprendía muchas cosas nuevas. Pero yo notaba que no parecía entender todo lo que la maestra decía. A menudo miraba lo que los demás niños hacían después de que la maestra daba una instrucción verbal, y luego hacía lo que hacían ellos. Durante el tiempo de centros, a veces no entendía los detalles de una actividad y solamente completaba correctamente la mitad de la actividad. No podía contestar las preguntas que provocaban el pensamiento superior porque no entendía del todo la pregunta misma, o porque no hablaba el inglés con la suficiente soltura como para responder.

Los maestros tienden a explicar lo que se debe hacer, cómo completar una tarea y qué significa una nueva palabra, usando solamente palabras. Para muchos niños dicha explicación es suficiente, pero para estudiantes DLL, con frecuencia se necesitan apoyos visuales adicionales. Si el maestro explica la actividad de un centro al demostrar un producto completado y presenta una foto u otro ejemplo visual, todos los niños tendrán una comprensión más clara de cómo terminar la actividad. Por ejemplo, si la maestra presenta la foto de una oruga al explicar qué es una oruga, todos los niños sacarán provecho de ver una foto al hablar de una nueva palabra.

Hyejin Park

La Dra. Hyejin Park es profesora adjunta en educación especial en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. Tiene la maestría en la pedagogía del inglés a hablantes de otros idiomas (TESOL por sus siglas en inglés) y recibió el doctorado en educación especial. Hyejin también ha dado clases a niños con discapacidades en escuelas públicas y es madre de un niño de kindergarten que habla coreano e inglés.