Maestros y familias de niños que aprenden dos idiomas. Socios desde el principio

Sobre este recurso
English title: Teachers and Families of Dual Language Learners (DLLs): Partners from the Start

Marina tiene cuatro años y habla español en casa con su familia. Vive en una ciudad donde muchos residentes hablan solamente inglés, sin embargo, su casa está en un barrio donde casi todos hablan español. Marina tiene un vocabulario creciente y está desarrollando las habilidades apropiadas para su edad en español.

Los padres de Marina quieren que su hija asista este otoño a la clase pre-kínder de una escuela pública cercana. Han aprendido que la asistencia a una clase pre-kínder de medio día ayudará con el ajuste de la niña a la escuela pública antes de que entre al kindergarten. Se preguntan cómo Marina podrá comunicarse cuando empiece a asistir al pre-kínder ya que también estará aprendiendo a hablar inglés por primera vez. Aunque las amistades de la familia le han asegurado que Marina gozará asistiendo a las clases pre-kínder, sus padres están preocupados sobre las expectativas de la maestra de pre-kínder y la reacción de Marina si nadie puede entenderla.

Muchos padres y madres tienen preocupaciones cuando su hijo pequeño entra al preescolar. Cuando una familia habla un idioma distinto del inglés, los padres pueden sentirse especialmente preocupados por la habilidad de su niño de comunicarse en la escuela. Los maestros de niños pequeños pueden aliviar dichas preocupaciones colaborando desde el principio con las familias de niños que aprenden dos idiomas (DLL, o dual language learners en inglés) y reasegurándoles que ellas y sus hijos  son bienvenidos en las clases. La Srta. Jenny, la maestra preescolar de Marina, usó las siguientes prácticas recomendadas para recibir a la niña y su familia en el programa pre-kínder:

  1. Colaborar con un mediador cultural: una semana antes del primer día de clases de Marina, la Srta. Jenny hizo arreglos para conocer a la familia en su hogar. Pidió permiso a los padres y la abuela para invitar a la Srta. Marta, mediadora cultural que es conocida y respetada por muchas familias de habla hispana en la comunidad, a acompañarla en la visita al hogar. Un mediador cultural es un individuo que ayuda a traducir entre la cultura de un ambiente escolar y la familia de un niño, para mejorar la comprensión, compartir información y entablar una relación que apoye a las familias. La Srta. Marta sirvió de intérprete y conversó con la familia sobre lo que podrían esperar del programa pre-kínder.
  2. Enfocarse en la colaboración entre la escuela y el hogar: la Srta. Jenny y la Srta. Marta hablaron con los padres de Marina sobre la importancia de que todos cooperaran como socios en la preparación para la transición de Marina al preescolar. La Srta. Marta pidió que los padres de Marina describieran las canciones, rimas, cuentos y meriendas que le gustaban a la niña. Con la ayuda de Marta, la Srta. Jenny preguntó a la familia de Marina cómo preferirían recibir comunicación sobre las experiencias preescolares de su hija (por ej., apuntes escritos, e-mail, llamadas por teléfono y/o visitas al hogar). Una fuerte colaboración entre el hogar y la escuela incluye a maestros y padres que mantienen una estrecha comunicación cuando niños DLL entran al pre-kínder. La Srta. Jenny y la Srta. Marta reconocen que los padres y la abuela de Marina son socios importantes para apoyar el desarrollo continuo de Marina y su uso del español, su lengua materna.
  3. Proveer ayudas visuales o fotos: la Srta. Marta y la Srta. Jenny crearon un libro de imágenes usando fotografías digitales de las actividades de la clase con leyendas sencillas en español y en inglés para explicar el horario diario. Las fotos servirían para mostrar a Marina y a sus padres las rutinas y experiencias de aprendizaje que le esperaban en el pre-kínder. El libro le fue entregado a la familia antes del primer día de clases para que se refirieran al mismo y para que Marina conociera lo que vería y tendría que hacer en su clase pre-kindergarten. Marina trajo ese libro a la escuela durante las primeras semanas y, cuando era necesario, usaba las fotografías para comunicarse con la Srta. Jenny durante el día. (Por ej., Marina señalaba la foto de la merienda para indicar que quería ir al centro de meriendas con una amiga).
  4. Aprender sobre las tradiciones de cada familia: durante la primera visita al hogar, la Srta. Jenny trajo materiales como cartón, barritas de pegamento y marcadores para que Marina, sus padres y su abuela crearan un afiche de la familia para llevarlo al aula el primer día de clases. El afiche que crearon incluía fotos de la familia cuando celebraba el cumpleaños de Marina, fotos de la niña con sus primos, fotos de las comidas preferidas de Marina y algunas actividades que disfrutan como familia. Marina y su abuela trajeron el afiche de la familia el primer día, y la Srta. Jenny y la Srta. Marta se esforzaron en saludarlas y pasar tiempo señalando las fotos y otros objetos del afiche con Marina y su abuela. La Srta. Jenny y la Srta. Marta pidieron que Marina las ayudara a encontrar un lugar para exhibir el afiche de su familia en el salón de clases. Al apartar un rato para reconocer y exhibir el afiche de la familia que Marina y su abuela trajeron a la clase, les demostró que la Srta. Jenny valora su familia y su cultura y que son bienvenidas como miembros de la comunidad de la clase pre-kindergarten.
  5. Incorporar la lengua materna del niño a la clase preescolar: la madre y la abuela de Marina acordaron dejar que la Srta. Marta las grabara cantando algunas de las canciones y rimas preferidas de Marina en español. Antes del primer día de clases, la Srta. Jenny subió el vídeo al sitio Web de la clase donde se lo puede ver y cantar durante el tiempo de música, junto con Marina y sus compañeros de clase. El vídeo de su madre y su abuela cantando, además de varios cuentos para niños que la Srta. Marta grabó en español y subió al sitio Web de la clase, proveen a Marina canciones, rimas y cuentos reconfortantes en su lengua materna que puede escuchar mientras está en el preescolar. A medida que se sienta más cómoda, Marina hasta podría enseñar a la Srta. Jenny y a los demás niños más canciones y rimas en español.

Para los niños pequeños que son DLL, el ajuste puede ser estresante durante las primeras semanas del pre-kindergarten. Los maestros pueden aliviar algo del estrés durante este período de transición al entablar una relación cooperativa con las familias antes del inicio de las clases. Las prácticas ventajosas pueden incluir la de invitar a un mediador cultural a las visitas iniciales al hogar para interpretar para el niño y la familia, dar la bienvenida con intención al niño y a la familia en el salón de clases mediante actividades que afirmen sus tradiciones y su cultura, establecer un plan para la comunicación entre el hogar y la escuela que sirva satisfactoriamente a los padres y a los maestros, y cuando sea posible, incorporar la lengua materna del niño a las actividades de la clase.

Ya que la Srta. Jenny, la Srta. Marta y la familia de Marina colaboraron como socios, el ajuste de Marina a la clase pre-kindergarten fue muy exitoso. ¡A Marina le gusta contar a todo el mundo que le encanta ir al preescolar!

Bernie Laumann

La Profesora Bernadette M. Laumann es coordinadora del Proyecto de Aprendizaje Infantil de Illinois. Ha sido maestra de guardería, maestra de educación especial infantil, directora de un programa inclusivo de la primera infancia, investigadora e instructora universitaria de maestros. Sus intereses de investigación incluyen los servicios de mentores, las actividades de iniciación para maestros principiantes y el uso de la tecnología para conectar la práctica basada en evidencia.