Cómo prevenir la pérdida de habilidades durante el verano

Sobre este recurso
Revisado: 2018
English title: Preventing That Summer Slide

Usted tal vez haya escuchado que los maestros y los padres comentan que los niños se retrasan un tanto durante el verano. Se habla del conocimiento que los niños “pierden” mientras no asisten a la escuela durante las vacaciones del verano. Parece que se les olvida lo que habían aprendido durante el año escolar anterior y, en algunos casos, tienen que volver a aprender la información cuando vuelven a la escuela en el otoño. Algunas escuelas siguen un “calendario equilibrado” en que los niños tienen vacaciones escolares más breves durante todo el año; pero la mayoría de las escuelas todavía se despiden de los niños durante una vacación estival larga, típicamente de entre 6 y 8 semanas. Para algunos niños, 6 a 8 semanas es mucho tiempo para estar alejado de las actividades y rutinas escolares.

¿Cómo pueden las familias y los cuidadores ayudar a los niños que aprenden dos idiomas (DLL por sus siglas en inglés) para que no pierdan conocimientos durante el verano? Una actividad importante y divertida es leer cada día con los niños. La lectura compartida de libros en el idioma de herencia del niño es ideal. Los cuidadores, padres, madres y hermanos mayores pueden adelantar el aprendizaje de un niño relacionándose con él o ella durante la lectura. Ofrezca a los niños un rato para pensar y contestar preguntas acerca del cuento, enséñeles palabras nuevas para aumentar su vocabulario y pida que vuelvan a contar la historia en sus propias palabras.

Es importante aumentar las habilidades del lenguaje y el vocabulario en la lengua materna de pequeños  DLL, para ayudarlos a dominar habilidades académicas en el futuro. Tal vez la biblioteca pública tenga libros infantiles en varios idiomas. También es posible que existan intercambios en que las familias pueden compartir libros entre vecinos, familiares y amigos. Se puede aumentar el entusiasmo por una actividad de lectura diaria en el verano al dejar que los niños escojan libros para que sus familiares y cuidadores se los lean. Cuando un libro les interesa a los niños, es más probable que escuchen y recuerden la historia.

Además de la biblioteca pública, hay varios sitios web que se dedican a ayudar a las familias y los cuidadores a hallar cuentos de diversidad cultural y lingüística para niños pequeños (p. ej., Scholastic, Colorín Colorado, Lee and Low Books). Al leer cada día durante las vacaciones del verano, se ayuda a los niños DLL a volver a la escuela el siguiente otoño equipados con un nuevo vocabulario y preparados para el próximo año escolar.

Bernie Laumann
blaumann@illinois.edu

La Profesora Bernadette M. Laumann es coordinadora del Proyecto de Aprendizaje Infantil de Illinois. Ha sido maestra de guardería, maestra de educación especial infantil, directora de un programa inclusivo de la primera infancia, investigadora e instructora universitaria de maestros. Sus intereses de investigación incluyen los servicios de mentores, las actividades de iniciación para maestros principiantes y el uso de la tecnología para conectar la práctica basada en evidencia.