La convivencia con la familia durante el verano puede mejorar la habilidad con el lenguaje de herencia

Sobre este recurso
English title: Summer Family Time Can Help Build Heritage Language Skills

Estos días tengo en mente nuestros familiares y amigos que pasan mucho tiempo con sus nietos este mes. A diferencia de lo ocupado del otoño y del invierno, las visitas con parientes durante el verano con frecuencia permiten un tiempo tranquilo en que los adultos y los niños pueden simplemente estar juntos.

Por ejemplo, durante el verano algunas familias con niños pequeños viajan a las ciudades o los pueblos donde crecieron para visitar a los parientes. En el verano puede ser cuando los padres de algunos niños pequeños piden a abuelos, tíos, primos u otros parientes que cuiden a sus hijos tanto preescolares como de edad escolar. A los niños que aprenden dos idiomas (DLL por sus siglas en inglés), estos ratos largos que pasan con familiares y parientes les pueden ofrecer una gran oportunidad de conversar en la lengua de su herencia.

Durante el verano las familias pueden asistir a fiestas del barrio, ir a la piscina o visitar a los vecinos en festivales comunitarios. Al participar en estos eventos especiales junto con niños DLL, sus parientes tienen muchas oportunidades de conversar y enseñarles nuevas palabras en el idioma familiar. Los viajes largos en carro o las esperas en filas largas para comprar un helado son momentos naturales en que los abuelos pueden contarles cuentos familiares a los niños pequeños. Al escuchar historias de su herencia en la lengua materna de los parientes, los niños DLL pueden aprender la historia de su familia. (Algunas familias han grabado a los abuelos contando cuentos específicos de la familia en su lengua materna para que los niños los escuchen en casa). Cuando los abuelos, tíos y primos enseñan a niños pequeños juegos sencillos y canciones en el idioma de su herencia, les ayudan a desarrollar un sentido de orgullo e integración en la lengua y la cultura de su familia.

Al cocinar juntos, hacer compras en un mercado al aire libre o almorzar de picnic en un parque junto con parientes, los niños DLL pueden gozar de aprender nuevas palabras en su idioma de herencia. Con las preguntas como “¿Cuántos elotes deberíamos comprar para la cena?” o “¿Cuánto tiempo crees que tardaremos en caminar del parque a la casa?” se puede hacer que los niños DLL practiquen palabras que tal vez acaben de oír por primera vez. Las conversaciones en que practiquen el uso de nuevas palabras con parientes ayudarán a los niños pequeños a formar un cimiento fuerte en el idioma familiar.

Los niños DLL que pasan los días de verano con sus abuelos, tíos y primos tendrán la oportunidad de expandir su conocimiento y habilidad de hablar la lengua de herencia de su familia a la vez que gozan del tiempo de simplemente estar juntos.

Bernie Laumann
blaumann@illinois.edu

La Profesora Bernadette M. Laumann es coordinadora del Proyecto de Aprendizaje Infantil de Illinois. Ha sido maestra de guardería, maestra de educación especial infantil, directora de un programa inclusivo de la primera infancia, investigadora e instructora universitaria de maestros. Sus intereses de investigación incluyen los servicios de mentores, las actividades de iniciación para maestros principiantes y el uso de la tecnología para conectar la práctica basada en evidencia.