Cómo ayudar a los niños a manejar los sentimientos grandes

mother holding child

Los sentimientos intensos, como los de sentirse frustrado o alterado, pueden llevar a reacciones grandes en adultos y niños. A los niños que tienen muy poco control sobre sus entornos, tales emociones pueden ocurrir por motivos que nos parecen a los adultos como insignificantes o tontillos. Pero cause lo que cause los berrinches, podemos ayudar a los niños a aprender unas habilidades valiosas en la vida al darles instrucción, modelos y apoyo para que se tranquilicen en los momentos que experimentan sentimientos grandes. Muchas veces en la vida de un niño le harán frente cosas que lo alteran o enojan. Al enseñarle estos sentimientos en los primeros años de vida, fomentamos su capacidad de recuperación ante situaciones difíciles.

“Joey agarró mi oso”, “Quiero una galleta” o “No quiero ir a la cama” son cosas que podríamos escuchar justo antes de un berrinche. Si un niño da patadas, grita, llora o rehúsa moverse, eso puede indicar que necesita apoyo para ponerse tranquilo y que no es buen momento para que aprenda una nueva habilidad. Pero ¿cómo sabemos si es buen momento de enseñar las estrategias para calmarse o, en cambio, darle apoyo para manejar sus emociones grandes? A continuación describimos algunos pasos para ayudar a su hijo a aprender y practicar las maneras de tranquilizarse para que en el caso de los berrinches, tanto usted como su niño sepan qué hacer.

Estrategias para apoyar a su hijo para que se tranquilice

  1. Enseñar y practicar estas habilidades mientras el niño está tranquilo. Hay que practicar las maneras de calmarse antes  de que el niño se altere, no mientras está alterado. Usted podría escoger tres o cuatro estrategias que le parezcan aptas para su familia y  practicarlas con su hijo. Algunos ejemplos de maneras de ponerse tranquilo incluyen respirar profundamente, tomar un descanso, abrazar un animalito de peluche y escuchar música. Si no está seguro sobre cuáles estrategias quiere enseñarle a su hijo, recomendamos que vaya al sitio de National Center for Pyramid Model Innovations y lea con su hijo el libro Tucker Turtle Takes Time to Tuck and Think at Home (en inglés). Por ejemplo, la rutina de ir a la cama puede presentar dificultades. Antes de la hora de ir a la cama, hable con el niño sobre la rutina de ponerse a dormir y las opciones para tranquilizarse del cuento de Tucker Turtle. Haga que su hijo practique la respiración profunda a la hora de cenar o al bañarse.
  2. Presentar un modelo de cómo quiere que sus hijos se comporten si están enojados o alterados, cuando usted se siente enojado. Al poner un ejemplo de estrategias de calmarse, se ayuda a los niños a entender lo que quiere que hagan cuando experimentan sentimientos intensos. Por ejemplo, si los niños lo están poniendo loco a la hora de ir a la cama, diga, “Me voy a tomar un descanso” y váyase a otro lugar. Vuelva cuando esté tranquilo y diga, “Ya me siento mejor que me he tranquilizado. Vamos a volver a comenzar a ir a la cama”. También hay un recurso (en inglés) para calmarse durante los momentos difíciles.
  3. Ayudar a sus hijos cuando se sienten alterados. Estas son cosas que se pueden intentar cuando el niño está experimentando un berrinche.
    • Respirar profundamente algunas veces para mantenerse tranquilo. Esto lo ayudará a seguir respondiendo apropiadamente a las necesidades de su hijo en un momento difícil.
    • Dar un modelo a su hijo sobre lo que puede hacer, sin decirle qué haga. Por ejemplo, podría decir, “Respira profundamente así” e inhalar para demostrarle a su hijo lo que puede hacer en aquel momento. En cambio, podría abrazar un animalito de peluche y decir, “Puedes abrazar un animalito como este para ponerte tranquilo”.
    • Ofrecer opciones visuales sin decir nada. Muestre al niño imágenes de personas que respiran profundamente, abrazan animales de juguete o toman descansos. El niño puede señalar con el dedo lo que quiere hacer. Si no escoge uno, seleccione uno para modelar o dele espacio y vuelva a intentar en tres minutos.
  4. Apoyar a su hijo en el uso futuro de las estrategias de tranquilizarse. Las siguientes son cosas que se pueden hacer cuando el niño ya esté tranquilo. Reflexionar sobre sus sentimientos puede ayudarlos a estar más preparados para manejar los sentimientos fuertes en el futuro.
    • Describir lo que el niño hizo para ponerse tranquilo. Usted podría decir, “Te sentías triste ya que fue hora de ir a la cama, entonces abrazaste tu animalito y escuchaste música. Ahora tu cuerpo está tranquilo y estás descansando muy bien.”
    • Ayudar al niño a reflexionar en lo que siente ahora que está tranquilo. Podría preguntarle, “¿Cómo te sientes ahora?”
    • Ofrecerle ayuda para resolver el problema. Podría decir algo como, “Ahora que estás tranquilo, ¿quieres leer un libro o escuchar música mientras descansas?”
    • Crear un espacio en que su hijo puede calmarse. Un espacio específico adonde tu hijo puede ir cuando se siente abrumado puede apoyar su capacidad de aprender a regularse sin ayuda.

Es natural que los niños y adultos tengamos emociones fuertes. Ponga a prueba estos pasos para apoyar a su hijo a fin de que desarrolle estrategias sanas de tranquilizarse y para reducir el estrés cuando se halle con un niño alterado. Si no está seguro sobre las estrategias de calmarse que debería enseñar, vaya a www.challengingbehavior.org para encontrar recursos que se pueden imprimir gratuitamente (escoja Spanish en la caja Language) para utilizar en su hogar.

Abby Taylor Abby Taylor

Abby Taylor es estudiante doctoral que se especializa en educación especial infantil en la Universidad Vanderbilt. Desde 2016 ha trabajado para apoyar a maestros y programas de cuidado infantil en la zona de Nashville para que implementen el Modelo de la Pirámide en varios proyectos patrocinados por IES. Abby siente pasión por ayudar a los maestros a fomentar el desarrollo social-emocional de niños.
(Biografía actualizada en 2021)

Kate Nuhring Kate Nuhring

Kate Nuhring es estudiante doctoral que se especializa en educación especial infantil en la Universidad Vanderbilt. Obtuvo la maestría en educación especial infantil de la Universidad Vanderbilt en 2020 después de ser maestra y administradora en Head Start durante casi 10 años. Le apasiona colaborar con maestros para guiarlos en el apoyo de niños pequeños que manifiestan comportamientos difíciles.
(Biografía actualizada en 2021)

Sobre este recurso

Este recurso va dirigido a:
  • Hogar

Tipo de programa al que el artículo va destinado:
  • Padres, madres y familiares

Edad de los niños sobre los que trata el artículo:
  • Preescolares (de 3 a 5 años de edad)

Revisado: 2021