“¡Extraño a mis amigos!” Cómo dar apoyo emocional a los niños pequeños durante la pandemia

La pandemia global del COVID-19 ha interrumpido la escuela, el trabajo, las rutinas, los horarios y las amistades. Por muy difíciles que son estos tiempos para los adultos, los niños también están luchando por procesar estos cambios a la vez que echan de menos a sus amigos. Vamos a compartir estrategias para apoyar el bienestar emocional de los niños durante este tiempo.

Reflexionar y conectarse con los sentimientos

Usted tal vez sienta presión para estar trabajando todo el tiempo ya que los linderos físicos en el trabajo y la escuela ya no se ven iguales. Cuando todos están siempre juntos, puede ser difícil encontrar el tiempo para cuidar de uno mismo porque siempre parece que hay algo más importante que hacer.

Haga algo de tiempo para usted mismo cada día, aunque sea solo 10 minutos. Dedique ese tiempo a leer un libro, apuntar en un diario las cosas por las que se siente agradecido, hacer una caminata, darse un baño para relajarse o llamar a un amigo… lo que le dé gozo. Al atender a sus propias necesidades sentimentales, usted será más capaz de apartar un espacio para dar respaldo a las necesidades de sus hijos. A continuación describimos cuatro estrategias que puede utilizar para apoyar a niños que extrañan a sus amigos.

1. Hablar de los sentimientos

Haga que se sienta normal hablar con su hijo sobre cómo se siente usted y cómo se sienten él o ella. Cuando le hace triste tener que trabajar de casa, podría decir, “Echo de menos a mis amistades de la oficina y me siento solo”. Poner nombre a la emoción puede ayudarlo a identificar maneras sanas de procesar los sentimientos intensos que surgen cuando sus rutinas se cambian. Hable sobre todos los sentimientos—felicidad, tristeza, enojo, frustración, entusiasmo—sin ponerles ningún valor positivo o negativo. Cuando sus hijos le expresan sus emociones, no olvide validarlas y agradecerles por compartirlas. Por ejemplo, podría decir, “Yo también me siento muy frustrada por todas las cosas que se nos quitan por esta pandemia. Gracias por tener el valor de decirme que te sientes alterado”.

2. Dar un modelo sano de hacer frente a las dificultades

Después de que hayan comenzado a hablar de cómo se siente cuando extraña a sus amigos, haga una lista de actividades que hacer cuando surgen esos sentimientos. Considere las cosas que le hacían feliz y lo consolaban cuando se siente triste, frustrado o enojado. (Estos son tan solo unos pocos de las emociones que podrían surgir cuando echa de menos estar con sus amigos). Tales actividades podrían incluir escribir en un diario, hablar con un amigo, cocinar, hacer música o pasar un rato al aire libre caminando en la naturaleza o en su comunidad.

Luego, siéntese con su hijo y haga una lista de actividades que él o ella podrían hacer cuando surgen los sentimientos grandes. La lista del niño podría incluir leer un libro, escuchar música, hablar con un ser querido, hacer un dibujo o respirar desde la panza.

Cuando los dos hayan hecho sus listas, exhíbalas en un lugar de su casa donde será fácil verlas. Al normalizar el hablar de extrañar a los amigos, las emociones grandes que surgen cuando los extrañamos y maneras de procesarlas, se crea un ambiente en donde su hijo puede expresar sus sentimientos sin peligro o compartir otras dificultades que está experimentando.

3. Concienciación (Mindfulness)

La práctica de concienciación (mindfulness) ayudará a usted y a su hijo a desarrollar la regulación de los sentimientos para que cuenten con esta habilidad cuando le haga falta. Esto puede ser especialmente útil si se incorpora a su rutina diaria pero también se puede utilizar cuando su hijo echa de menos a sus amigos y  siente emociones intensas. Si la concienciación/mindfulness es algo nuevo para su familia, empiece con dos a cinco minutos, no más, de enfocarse en su respiración; cuente lentamente hasta cuatro mientras inhala y también mientras exhala.

Anime a su hijo a poner la mano en la barriga para sentir cómo expande y se contrae con el aliento. La concienciación de la respiración focaliza su conciencia en el momento presente y reduce sentimientos de estrés y ansiedad. Cuando los dos estén tranquilos, usted puede conversar con su hijo o hija sobre cómo se siente y señalarle maneras de conectarse con los amigos sin peligro. Como con cualquier hábito nuevo, encuentre tiempo para practicar esto a menudo con su hijo para que los dos puedan incorporarlo a su horario de cada día y utilizarlo cuando haga falta.

4. Conectarse sin peligro

Finalmente, busque algunas maneras de que su hijo se pueda conectar con las amistades que tiene virtualmente o a una distancia segura. Haga ideas creativas: video llamadas con juegos, fiestas de ver videos o programas de televisión, mandar cartas con dibujos o fotos, intercambiar libros y jugar al aire libre con mascarillas y distanciamiento social.

Al principio hablar de los sentimientos grandes, como las emociones asociadas a echar de menos a los amigos, puede sentirse un poco incómodo. Tenga en mente que no hay ninguna manera correcta de manejar los sentimientos intensos. Sea paciente consigo mismo y recuerde que está poniendo un ejemplo para su hijo. Tenga en cuenta cómo se está sintiendo cada día. El auto-cuidado es dinámico; algunos días usted necesitará más tiempo o un modo distinto de cuidar de sí mismo. Los niños con frecuencia aprenden mejor observando a otros. Cuando usted pone un modelo de maneras sanas de procesar las emociones, su hijo imitará su ejemplo.

Brandy Locchetta Brandy Locchetta

Brandy Locchetta es estudiante doctoral en educación especial de la primera infancia y análisis conductual aplicado en la Universidad Vanderbilt. Ha trabajado desde el 2001 en el campo de la primera infancia como educadora, administradora de programas de cuidado infantil, defensora, consultora y más recientemente como directora de un programa estatal de servicios de inclusión y apoyo al comportamiento.
(Biografía actualizada en 2021)

Marina Velez Marina Velez

Marina Vélez es estudiante doctoral en educación especial de la primera infancia en la Universidad Vanderbilt. Ha trabajado como maestra preescolar de educación especial y realiza investigaciones para apoyar el desarrollo social y emocional en los estudiantes más jóvenes.
(Biografía actualizada en 2021)

Sobre este recurso

Este recurso va dirigido a:
  • Hogar

Tipo de programa al que el artículo va destinado:
  • Padres, madres y familiares

Edad de los niños sobre los que trata el artículo:
  • Preescolares (de 3 a 5 años de edad)

Revisado: 2021