Escuchemos los cuentos

Sobre este recurso
English title: Super Story Time

“¡Cuéntame un cuento!” o “¡Léemelo otra vez!” ¿Le ha dicho estas palabras un niño que conoce? ¡Dígale que sí! Al sentarse juntos con un buen libro, los adultos y los niños pueden gozar de una manera excelente de pasar tiempo juntos.

La lectura compartida es una manera de que las familias, cuidadores y maestros pueden ayudar a niños a desarrollar las habilidades que los ayudarán a alcanzar el éxito en la escuela. De hecho, por la gran importancia de la lectura, la Academia Americana de Pediatría anima a los proveedores de atención médica a fomentar la lectoescritura como componente esencial de la atención médica primaria pediátrica.

El leer junto con un adulto apoya el desarrollo del idioma y las habilidades de comprensión en los niños. La lectura los expone a nuevas ideas e información. Así los niños aprenden cómo funciona el texto escrito. Escuchan los sonidos del lenguaje. Mientras usted lee, los niños aumentan su vocabulario.

Las conversaciones sobre lo leído ofrecen oportunidades de desarrollar las habilidades cognitivas, sociales y emocionales. Usted puede animar a los niños a recordar la secuencia de los eventos de un cuento, adivinar lo que los personajes podrían hacer luego y hablar sobre cómo podrían sentirse éstos.

Los niños también sacan provecho de la oportunidad de repetir los cuentos y representarlos de varias maneras. Por medio de estas actividades, los niños expresan su entendimiento de un cuento. Usan las palabras que han escuchado y tienen la oportunidad de usar creativamente el lenguaje. A continuación se presentan algunas ideas para los cuidadores de expandir la hora de leer.

  • Hacer de cuenta: algunos cuentos describen movimientos o bailes. Trate de imitar los movimientos que se ven en los dibujos. Pónganse disfraces, jueguen de fantasía y cuenten un cuento favorito. Las bufandas, la ropa vieja y sombreros de papel se pueden usar creativamente como disfraces. Hasta se puede usar un celular para hacer un video del cuento y verlo juntos para observar su creatividad.
  • Crear títeres: se pueden elaborar con papel, palitos de madera, popotes y trozos de tela o hilo. Conviertan tubos de cartón, bolsas de papel y calcetines viejos en monitos. Imagínense personajes de cuentos o canciones preferidos. Se pueden usar los títeres para volver a contar un cuento conocido o inventarse uno nuevo. Usen animales de peluche o monitos de juguete como títeres al contar cuentos.
  • Usar un tablón de cuentos: a los niños les gusta mover figuras de un lado a otro mientas cuentan un cuento o cantan una canción. Se puede crear un tablón sencillo fijando con pegamento un trozo de franela a una tabla de cartón. Recorte dibujos de personajes en papel o tela y fíjeles trozos de franela, fieltro o velcro para pegarlos al tablón. ¿Y si no tiene un tablón de cuentos con franela? ¡No hay problema! Se pueden fijar figuras de papel con imanes al refrigerador u otra superficie. Hasta pueden mover figuras de papel en una mesa mientras cuentan el cuento o cantan la canción.
  • Hacer un dibujo: se puede contar un cuento con papel y lápiz. No es necesario que sea un gran artista… ¡los garabatos y monitos de rayas sirven bien! Mientras cuenta un cuento, dibuje personajes y símbolos para representar lo que dice. Comparta el lápiz con su hijo y anímelo a imitarla. Esto también se puede hacer con un pizarrón blanco (lavable), una tabla imantada para dibujar o hasta un palo en el arenero del patio de recreo.
  • Cantar canciones que cuentan cuentos: se cuentan cuentos con la letra de muchas canciones. Al cantar, haga movimientos para representar los versos y anime a su hijo a cantar también. Busque libros que ilustran las letras de canciones. Idee sus propias versiones de canciones preferidas.
  • Contar la historia de la propia vida: ¡usted y su hijo tienen muchas experiencias e historias para contar! Doble una hoja de papel para hacer una libreta. Escriba las palabras de su hijo e ilustren juntos el libro. Si usted tiene acceso a una impresora o puede hacer que se impriman fotos en una tienda local, se pueden incorporar al libro fotos de su familia. ¡Les encanta a los niños verse a sí mismos y a sus seres queridos en un cuento!

Rebecca Swartz
rswartz@illinois.edu

La profesora Rebecca Swartz, especialista en aprendizaje infantil de IEL, terminó el doctorado en desarrollo humano y estudios familiares en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. La investigación y los trabajos de extensión de Rebecca focalizan en el cuidado de bebés y niños menores de 3 años de edad, el cuidado infantil en hogares y el desarrollo social-emocional de niños pequeños. Se propone ayudar a los padres y educadores de niños pequeños al proporcionar recursos basados en evidencia sobre el desarrollo y aprendizaje infantil.