La ayuda que los maestros pueden dar cuando un niño dice: “¡Mami, no quiero ir al preescolar!”

Sobre este recurso
Revisado: 2018
English title: How Teachers Can Help When a Child Says, “Mommy, I Don’t Want to Go to Preschool!”

Entre todas las cosas que para los maestros son difíciles de escuchar, una de las más difíciles es que un niño no quiere ir a la escuela. Sería poco realista suponer que a todo niño le encantará ir a la escuela, o que cada uno formará al instante un vínculo afectivo con el maestro o entablará la amistad a las mil maravillas con sus compañeros de clase. En los salones de clase inclusivos, los maestros tal vez tengan que hacer esfuerzos adicionales para crear una percepción de integrar el grupo, dar oportunidades de aprender las habilidades sociales y ayudar a los niños a formar amistades.

Aunque hay muchos motivos por los que un niño tal vez no quiera ir a la escuela, hay algunas cosas que los maestros podemos hacer para apoyar a los niños durante los momentos difíciles. Si se aumenta la percepción de integrar el grupo, el niño puede sentirse más dispuesto a ir a la escuela. Esto se puede lograr proporcionando interacciones positivas, creando oportunidades iguales de participar en eventos y manteniendo actitudes de aceptación.

A continuación describo tres preguntas que los maestros pueden hacerse si encuentran a un niño que no quiere ir a la escuela:

¿Tienen todos los niños de mi aula oportunidades de interacciones positivas en varios momentos del día?

Aproveche las oportunidades de crear interacciones positivas durante el día. Esas interacciones pueden aumentar una percepción de integrar el grupo dentro del aula.

  • Cree intencionadamente interacciones positivas con cada niño.
  • Cree momentos personales y positivos con cada niño mirándole a los ojos, poniéndose al nivel del niño y sonriendo.
  • Arregle oportunidades para los niños de relacionarse unos con otros durante el juego al disponer actividades para dos o más niños, o ayudando a dos o más niños con un juego.

¿Pueden todos los niños y las familias de mi aula participar en forma igual en las actividades de la clase? ¿Se excluye a alguien?

Arregle oportunidades iguales para la participación en eventos de la clase. Las siguientes actividades pueden ayudar a fomentar el sentido de integrar el grupo del salón de clases:

  • Proporcione rutinas individualizadas, por ejemplo, saludos o despedidas particulares.
  • Permita que los niños sean ayudantes con tareas de la clase, como las de mantener la puerta abierta o llevar la delantera cuando se hace cola, y dé a cada niño la oportunidad de hacerse cargo de cada tarea.
  • Permita que los niños lideren eventos como un juego espontáneo de pillar a la maestra. Hágalo de modo que todos los niños puedan participar.

¿Se sienten aceptados los niños en mi aula?

  • Busque evidencia de un ambiente acogedor. Incluya cosas como fotos en las cajitas, un espacio adecuado para el movimiento de los niños por el salón y acceso a los materiales.
  • Planee atentamente actividades que permiten la participación de todos los niños.
  • Manifieste respeto y comprensión para con cada individuo. Como maestro, usted tiene la responsabilidad de dar un modelo de aceptación para todos los niños.

Por lo general, los maestros pueden proporcionar interacciones positivas, la oportunidad igual de participar en eventos y la actitud de aceptación, con la esperanza de reducir la frecuencia de escuchar que un niño no quiere ir a la escuela. El apoyo para esta percepción de integrar la clase tendrá un impacto en la inclusión exitosa.

Loretta Hayslip