Enseñar a su hijo a resolver problemas

children arguing

Las familias tenemos muchas cosas que atender cada día. A menudo estas incluyen supervisar a niños pequeños mientras juegan y resolver problemas que surgen mientras están jugando sin nosotros, como por ejemplo, “Ella no quiere compartir” o “Él me pegó”. En realidad, cuando intervenimos en sus riñas, esto puede prolongar nuestros otros quehaceres, como lavar la ropa o preparar la cena, o hasta puede hacer que parezcan imposibles.

Si les enseñamos a los niños lo que deben hacer cuando encuentran un problema al jugar juntos, podemos ayudarlos a aumentar su independencia al jugar y apoyar sus relaciones positivas entre sí. Abajo describimos algunos pasos y estrategias que las familias pueden usar para enseñar a sus hijos pequeños a resolver problemas.

Se pueden presentar estas estrategias y dar un modelo de usarlas a niños de cualquier edad. Mientras los niños llegan a conocerlas mejor, normalmente cuando tienen de 3 hasta 5 años, pueden empezar a ponerlas en práctica en forma independiente.

1. Enseñar a los niños a hacer una pausa e identificar el problema

Primero, ayude a su hijo a aprender a hacer una pausa y reconocer que hay un problema. Anime a los niños a hablar sobre cómo podrían sentirse cuando tienen un problema. Usted podría dar un modelo de esto al decir, “Me siento frustrada ya que no tengo ningún carro para jugar”. Luego ayude a los niños a hablar sobre los tipos de problemas que tienen. Algunos podrían incluir:

  • Querer un juguete que su hermano tiene
  • Querer que su hermano deje de hacer algo
  • No estar de acuerdo sobre a qué jugar

Si ayudamos a los niños a hablar sobre los tipos de problemas que experimentan, los ayudamos a reconocerlo cuando están teniendo dificultades. Cuando surgen los problemas, usted podría decir, “Me parece que ustedes tienen un problema. Tú quieres el marcador rojo, pero ahorita tu hermano lo está usando. Me pregunto, ¿qué podrías hacer?”

Un recurso que puede ayudarlo a introducir la resolución de problemas es Problem Solving Steps del National Center for Pyramid Model Innovations (NCPMI). Estos pasos presentan un lenguaje claro acerca de cómo parar para identificar el problema y describen el proceso para poner a prueba soluciones.

2. Darles a sus hijos soluciones potenciales

Puede ser difícil que los niños se ideen soluciones apropiadas a sus problemas por su propia cuenta, así que los adultos podemos darles soluciones para problemas comunes. Las opciones podrían incluir:

  • Cuando quieres un juguete, “pedirlo con cortesía” o “cambiarlo por otro”
  • “Busca otro lugar en donde jugar” cuando quieres que alguien deje de hacer algo

La solución debe de ser adecuada para las necesidades del niño, así que es buena idea tener diversas soluciones. El Kit de soluciones de NCPMI (disponible también en inglés y somalí) ofrece muchas opciones. Usted puede repetirlas exactamente o utilizar el lenguaje para las soluciones que funcione mejor para su familia. Por ejemplo, si ustedes no utilizan la palabra “compartir”, usted podría decir, “Dale un juguete a tu hermana”. Un lenguaje consistente de soluciones ayuda a los niños a aprenderlas y ponerlas en práctica más rápidamente en la vida real.

3. Apoyar a los niños con el uso de la resolución de problemas en el momento necesario

Cuando su hijo ya haya aprendido las soluciones posibles, esté presente para apoyar su uso de ellas cuando surjan problemas. Ayudar a los niños a alcanzar el éxito es esencial para animarlos a utilizar soluciones en el futuro. Cuando hay algún problema, recuerde a su hijo de las soluciones, con palabras o dibujos, u ofrezca una opción entre dos soluciones posibles. Las imágenes de soluciones y opciones pueden ayudar al niño a fijarse en las mejores.

Cuando su hijo escoja una solución, apóyelo para que la ponga en práctica de las siguientes maneras:

  • Dar un modelo de la solución
  • Ayudarlo a llamarse la atención de su hermano
  • Animarlo a probar otra solución si la primera no surte efecto

4. Reconocer la resolución del problema después

Cuando el problema ya se ha resuelto, ¡celebre el trabajo valiente de los niños! Dígales, “Huau, cuando escogiste una solución, tu hermana te hizo caso y te cambió el juguete que querías por otro. ¡Qué buena manera de resolver las cosas!” Dé una atención positiva a los dos niños que identificaron una solución y al niño que aceptó la solución del otro.

Cuando la resolución de problemas no surte efecto, enfatice el esfuerzo de los niños. Diga, “Veo que trataste de usar tres soluciones diferentes y no te sirvieron hoy. Trabajaste mucho por resolver los problemas. Me encantaría ayudarte a encontrar otra cosa que hacer mientras estás esperando a que tu hermano también esté listo para resolver problemas”.

Al principio llevará tiempo apoyar a su hijo mientras aprende y practica estas habilidades. Tenga en cuenta que usted puede dedicar mucho tiempo a esto o muy poco, según lo que sea posible para usted, y la cantidad de tiempo puede cambiar de acuerdo con sus prioridades y su horario. Tan solo cinco minutos al día puede ayudar a consolidar estas habilidades para su hijo.

No sea muy exigente consigo mismo; sin duda usted educa muy bien a sus hijos y cualquier apoyo que les puedas ofrecer, los ayudará mucho. Mientras los niños van aprendiendo a utilizar soluciones, es más probable que jueguen independientemente y formen relaciones positivas con otros niños.

AbbyTaylor Abby Taylor

Abby Taylor es estudiante doctoral que se especializa en educación especial infantil en la Universidad Vanderbilt. Desde 2016 ha trabajado para apoyar a maestros y programas de cuidado infantil en la zona de Nashville para que implementen el Modelo de la Pirámide en varios proyectos patrocinados por IES. Abby siente pasión por ayudar a los maestros a fomentar el desarrollo social-emocional de niños.

(Biografía actualizada en 2021)

Brandy Locchetta Brandy Locchetta

Brandy Locchetta es estudiante doctoral en educación especial de la primera infancia y análisis conductual aplicado en la Universidad Vanderbilt. Ha trabajado desde el 2001 en el campo de la primera infancia como educadora, administradora de programas de cuidado infantil, defensora, consultora y más recientemente como directora de un programa estatal de servicios de inclusión y apoyo al comportamiento.

(Biografía actualizada en 2021)

Marina Velez Marina Velez

Marina Vélez es estudiante doctoral en educación especial de la primera infancia en la Universidad Vanderbilt. Ha trabajado como maestra preescolar de educación especial y realiza investigaciones para apoyar el desarrollo social y emocional en los estudiantes más jóvenes.

(Biografía actualizada en 2021)

Sobre este recurso

Este recurso va dirigido a:
  • Hogar

Tipo de programa al que el artículo va destinado:
  • Padres, madres y familiares

Edad de los niños sobre los que trata el artículo:
Revisado: 2021