El que la sigue la consigue

Sobre este recurso
Revisado: 2017
English title: Try and Try Again

Los recién nacidos dependen totalmente de sus cuidadores. Con el paso de las semanas y los meses, pueden hacer cada vez más. Las destrezas “nuevas” se desarrollan rápidamente, como las de sonreír, alcanzar y agarrar un juguete, incorporarse para quedar sentado, arrastrarse y gatear, caminar agarrado de los muebles y, finalmente, dar el primer paso independiente. Las familias y los cuidadores animan con emoción cada adelanto que logra el pequeño.

Las familias, los maestros y los cuidadores deseamos que los niños pequeños sean exitosos. Puede ser difícil ver que un niño está en apuros o se frustra. A veces, con buenas intenciones los adultos creemos que ayudamos a los niños pequeños haciendo cosas por ellos. No obstante, puede ser mejor, y más seguro, alentar a los niños a tratar de hacer cosas por su cuenta o proveerles un apoyo limitado para estimularlos a utilizar sus destrezas a fin de completar parte de una tarea.

Usted tal vez haya notado que algunos niños empiezan a hablar más temprano o más tarde que otros. Los niños alcanzan los hitos del desarrollo en momentos distintos. Algunos niños necesitarán apoyos diferentes o especiales y alcanzarán los hitos a un ritmo muy diferente. Sea la que sea la edad en que un niño adquiere cierta destreza o comprensión, hay muchas maneras de que los padres, cuidadores y maestros pueden ayudarlo a desarrollar ciertas habilidades para que ayude a sí mismo y a otros en las actividades diarias.

Imagínese que un grupo de niños de 4 años trata de treparse por la escalera de un tobogán. Tal vez una niña trate de treparse sin ayuda, mientras que una maestra tal vez tenga que demostrar a otro cómo alternar las manos y los pies dándole toques suaves en la mano o el pie que debería usar luego. Otro niño tal vez tenga demasiado miedo como para treparse y necesite el aliento y apoyo emocional de un adulto.

En el caso de un niño que siente miedo o que lucha por subirse en la escalera, los adultos podríamos sentirnos tentados a ayudarlo demasiado y sencillamente ponerlo en la cima del tobogán o bajar el tobogán junto con él. Después de todo, el niño podría estar enfocado en no más poder usar el equipo tan emocionante. Sin embargo, un niño será mucho más confiado y apto, y experimentará menos peligro, al utilizar el tobogán él solo si los adultos nos resistimos al primer impulso de levantarlo a la cima sin más, y en cambio lo animamos a esforzarse más por subir la escalera.

Describo a continuación algunas maneras de que los adultos podemos alentar a los niños pequeños a seguir y conseguir, a la vez de proporcionarles un poco de apoyo para que puedan hacer las cosas por cuenta propia:

  • Si un niño está alterado por haber perdido algún objeto, ayúdelo a desarrollar las habilidades de resolver problemas haciéndole preguntas o ayudándolo a buscarlo en vez de hallarlo usted mismo. Pregúntele: “¿Dónde crees que fue el último lugar en que diste un abrazo al osito?”, o diga: “Vamos a empezar a buscarlo en tu cajita, y luego en el estante de bloques”.
  • Si un niño se siente abrumado con una tarea de limpieza después de la hora de juego, en vez de limpiar por él, divida la tarea y dele un plan específico para completarla juntos. Diga: “Yo voy a guardar los libros en el estante, y tú hazte cargo de meter los animales en la canasta”.
  • Si una niña se frustra al tratar de cerrar la cremallera de su abrigo, no la cierre por ella. Más bien, póngase detrás de la niña y enséñele a juntar los dos lados. Luego anímela a tirar la cremallera hacia arriba. Así le posibilitará que sienta el éxito y la ayudará a aprender paso a paso cómo cerrar la cremallera por sí misma.

Hay muchos momentos cada día en que los niños pequeños pueden dominar las habilidades para hacerse independientes. Para encontrar el nivel adecuado de apoyo para niños pequeños, los adultos que los cuidamos hemos de encontrar un equilibrio fino. Podemos hallar este equilibrio a través del tiempo, los experimentos y la auto-reflexión. Con el apoyo adecuado, los niños pueden desarrollar la persistencia para seguir y conseguir, lo que les resultará provechoso mientras abordan desafíos futuros.

Autora: Rebecca Swartz

La profesora Rebecca Swartz, especialista en aprendizaje infantil de IEL, terminó el doctorado en desarrollo humano y estudios familiares en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. La investigación y los trabajos de extensión de Rebecca focalizan en el cuidado de bebés y niños menores de 3 años de edad, el cuidado infantil en hogares y el desarrollo social-emocional de niños pequeños. Se propone ayudar a los padres y educadores de niños pequeños al proporcionar recursos basados en evidencia sobre el desarrollo y aprendizaje infantil.

Recursos relacionados de IEL