Argumentos desde todas partes del mundo a favor del juego

Argumentos desde todas partes del mundo a favor del juego

En mayo de 2014 mi colega Lilian Katz y yo participamos en el Foro Mundial de Educación Infantil en San Juan (Puerto Rico). Fue una reunión extraordinaria, con más de 800 delegados de 81 naciones.

En cierta sesión Amrita Jain, delegada de la India, habló de su trabajo con un programa de “guarderías móviles” que provee cuidado e instrucción a niños que residen en áreas pobres. (La entidad Stars Foundation otorgó su galardón 2013 Health Impact Award a este programa, Mobile Creches ). Los padres y madres de aquellas comunidades creen por lo general que la única salida de la pobreza extremada es la educación; es decir, el aprenderse de memoria destrezas relacionadas a la lectura y cosas por el estilo. Con ansias de que sus hijos entraran a la escuela, muchos padres no acogían el énfasis en el juego del modelo de las guarderías móviles.

La Srta. Jain describió dos estrategias de ayudar a los padres a pensar en el juego de una manera diferente. Una implicaba arreglar sitios de juego afuera e invitar a los adultos a jugar juegos de tablero. La gente gozaba de participar. Después, el personal le preguntaba qué podría aprender un niño de los juegos. Muchos podían ver que los juegos podrían ayudar a los niños en la escuela.

La segunda estrategia era una de ir a las comunidades con una “caja de cuentos”: un tablero de exhibiciones con múltiples paneles que ilustraba la historia de una madre que ansiaba desesperadamente que su amado hijito fuera instruido. La mamá lo envía a la escuela local, pero el niño vuelve a casa porque el maestro se niega a aceptarlo. La madre habla con el maestro, quien le explica que el niño es muy pequeño y necesita tiempo para jugar. La madre protesta, pero en vano. Esa noche sueña con un ave hermosa que la lleva de viaje y le demuestra cómo el juego puede preparar a los niños para la escuela y para la vida. Este estilo de contar cuentos, armonizado con las tradiciones orales de la India, se considera más eficaz que simplemente decir a la gente por qué los niños necesitan oportunidades para jugar (como solemos hacer aquí en los Estados Unidos).

La Srta. Jain nos contó que muchos adultos que escucharon el cuento o jugaron los juegos, hablaron de desear que pudieran haber jugado más en su infancia; una percepción que los llevó a una comprensión más profunda de lo que se lograba con las guarderías móviles. (La caja de cuentos fue re-creado como un vídeo muy atrayente para la distribución más amplia).

Más tarde conocimos a un delegado de Kenia, quien nos habló de lo difícil que le ha resultado convencer a los padres y madres allí de que los niños deberían jugar. Como los padres de la India que encontró la Srta. Jain, creían que el juego distraía a los niños de lo que debían hacer para escaparse de la pobreza y alcanzar una vida mejor.

Todo esto me hizo pensar en las actitudes de los adultos hacia el juego aquí en los Estados Unidos. Nuestra cultura no se opone totalmente al juego. Los niños pequeños no tienen que ganar dinero para ayudar a mantener a sus familias, y la mayoría de los padres aceptan la idea de que sus hijos tengan tiempo para jugar cuando no están en la escuela. Sin embargo, algunos padres (y también unos formuladores de políticas) cuestionan dejar que los niños preescolares “nada más jueguen” en vez de sentarlos para “A-B-C y 1-2-3”.

También me preguntaba: ¿qué más podríamos hacer para difundir la idea que el juego y el aprender no se excluyen el uno al otro? Tal vez una caja de cuentos no sea necesaria (aunque la idea tiene posibilidades). Pero tal vez algo de cuentos, algunos testimoniales, pueden resultar tan persuasivos como una lista de las razones por las que los niños necesitan jugar. Y un evento comunitario de juegos podría ser un modo de ayudar a los padres a volver a darse cuenta del valor del juego en sus vidas.

¿Qué les ha ayudado a ustedes a abogar exitosamente por el juego? ¡Nos gustaría recibir sus ideas!

Jean Mendoza Jean Mendoza

Jean Mendoza tiene un doctorado en currículo e instrucción y una maestría en educación infantil de de la Universidad de Illinois, y una maestría de artes en psicología de consejería de la Universidad Adler de Chicago. Fue profesora de formación docente de educación infantil en la Universidad Millikin, y trabajó por más de 25 años como maestra, trabajadora social y consejera. Colaboró recientemente con la Profesora Debbie Reese en una adaptación para lectores jóvenes de An Indigenous Peoples’ History of the United States, escrito por Roxanne Dunbar-Ortiz. Desde hace mucho tiempo la Profesora Mendoza se interesa en la literatura infantil, lo que se ve reflejado en sus repasos de libros para niños como los que aparecen en el libro A Broken Flute y en el blog American Indians in Children’s Literature. Jean y su difunto esposo Durango tienen cuatro hijos, ya adultos, y seis nietos. Ella vive en Urbana (Illinois).

(Biografía actualizada en 2021)

Sobre este recurso

Este recurso va dirigido a:
  • Centro de cuidado infantil
  • Hogar
  • Hogares-de-cuidado; Cuidado de niños en familia
  • Programa preescolar

Tipo de programa al que el artículo va destinado:
  • Padres, madres y familiares
  • Profesores e instructores

Edad de los niños sobre los que trata el artículo:
Normas de guía relacionado:
Pautas de aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois relacionado:
Revisado: 2014