¡Échalo! ¡Revuélvelo! ¡Mmm!

Sobre este recurso
English title: Pour It! Stir It! Yum!

La cocina es una actividad maravillosa para realizar con niños, y provee una oportunidad rica de aprender. Al cocinar, se estimulan los cinco sentidos y los niños pueden explorar con las manos los ingredientes. Los niños gozan en descubrir los olores, las texturas y los sabores de diversos alimentos. Las experiencias de cocinar ofrecen una oportunidad maravillosa de desarrollar los músculos pequeños de las manos al utilizar herramientas sencillas de cocina y mejorar la coordinación de ojos y manos mientras espolvorean, pellizcan, aprietan y organizan los ingredientes.

El hornear galletas es lo que comúnmente se les ocurre a muchos educadores y padres de niños pequeños cuando piensan en experiencias de la cocina para los mismos. A los niños les encanta echar ingredientes, revolverlos en un tazón, sacar bolas de pasta en bandejas de horno y ver cómo los ingredientes crudos se transforman en galletas terminadas después de pasar por el horno.

Al hornear, se encuentra la oportunidad maravillosa de medir, mezclar, observar y pronosticar lo que pasará a los ingredientes. Los pequeños estudiantes, llenos de curiosidad, querrán aprender sobre el origen de ingredientes como la harina. Se puede describir cómo el trigo se cultiva en el campo, es cosechado por una cosechadora y se procesa en un molino. Lea cuentos como “La gallinita roja” y busque libros informativos con fotografías de la producción de harina para extender sus conversaciones sobre la cocina.

Por otro lado, una actividad de hornear con niños pequeños tal vez parezca una tarea abrumadora que puede crear mucho desorden. El arreglo de su salón de clases o su hogar tal vez no sea muy apto para la participación de niños pequeños en el hornear. Muchas actividades de la cocina requieren menos preparación previa sin dejar de ofrecer la oportunidad significante de aprender. Tales experiencias sencillas de la cocina pueden ayudarlo a aumentar la confianza respecto a cocinar con niños pequeños. También le permiten tener estas experiencias ricas de aprender, aun cuando el espacio o los recursos son algo limitados.

He aquí algunas ideas de cocinar que pueden ofrecer a niños pequeños unas experiencias que los ayuden a desarrollar las habilidades y los conocimientos descritos en las Pautas de aprendizaje y desarrollo infantil en Illinois (IELDS, siglas en inglés). Al cocinar con niños pequeños se puede proveer muchas maneras de tratar varios parámetros de IELDS.

  • Hacer un sándwich juntos. Mientras usted recoja los ingredientes, anime a los niños a mirar la etiqueta de cada uno. Podría animar a su hijo a buscar letras y palabras que conoce. Hable de la secuencia que hay que seguir al juntarlos ingredientes del sándwich. ¿Cuál hay que poner primero al sándwich, y cuál es el último?
  • Trozar frutas o vegetales suaves para una ensalada utilizando un cuchillo para mantequilla. Cuente los trozos de la fruta que ha cortado y hable de sus formas geométricas. Compare las cantidades de cada ingrediente de su ensalada. Por ejemplo, pregunte a los niños: “¿La ensalada tiene más trozos de tomate o de pepino?”
  • Exprimir limones para hacer limonada o naranjas para preparar un jugo fresco. Mientras prepara su bebida, podría hablar de los árboles en que crecieron las frutas, quiénes las cosechan y las transportan a la tienda, y las partes de la fruta como la cáscara, la piel blanca y la pulpa.
  • Untar queso crema, mantequilla de frutos secos o hummus en pan tostado o galletas saladas. Presente nuevas palabras como aguado o espeso mientras los niños usan un cuchillo sin filo para untar un ingrediente en las galletas o el pan. Para animar el pensamiento matemático, podría preguntar a los niños cuántas galletas se necesitan para hacer tres sándwiches o pedir que adivinen el número de galletas en sus platos.
  • Cascar y batir huevos al preparar huevos revueltos. Hable de cómo una gallina pone huevos. Nombre las diversas partes del huevo (cascarón, yema, clara). Supervise atentamente a los niños cuando están cerca de la estufa para que puedan mirar el cocinar, y hable del cambio de color en los huevos mientras se calientan en el sartén.

Tal vez su próxima comida o merienda pueda convertirse en una aventura de aprendizaje para los niños que cuida.

Rebecca Swartz
rswartz@illinois.edu

La profesora Rebecca Swartz, especialista en aprendizaje infantil de IEL, terminó el doctorado en desarrollo humano y estudios familiares en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. La investigación y los trabajos de extensión de Rebecca focalizan en el cuidado de bebés y niños menores de 3 años de edad, el cuidado infantil en hogares y el desarrollo social-emocional de niños pequeños. Se propone ayudar a los padres y educadores de niños pequeños al proporcionar recursos basados en evidencia sobre el desarrollo y aprendizaje infantil.