Ayudemos a los niños tímidos

Sobre este recurso
Revisado: 2017
English title: Helping the Shy Ones

Cualquiera que ha trabajado con niños pequeños, sin duda tiene experiencia con tratar de ayudar a unos niños tímidos. El fenómeno de la timidez se observa en muchos niños de corta edad en toda cultura y a todo nivel de ingresos. La mayoría de los niños pequeños se sienten tímidos en ciertas situaciones, sobre todo en nuevos ambientes donde abundan los adultos y niños desconocidos. Por ejemplo, el entrar por primera vez a un grupo preescolar o el tratar de unirse al juego de compañeros de la vecindad que ya han entablado amistad, con frecuencia provoca en un niño el retraimiento y algo de ansiedad sobre cómo lo tratarán estas nuevas personas.

La timidez frecuente deberá de tratarse cuando le ocasiona al niño bastante angustia o infelicidad, o cuando le impide participar en oportunidades de interactuarse con otros niños.

En algunos casos, una tendencia hacia la timidez puede ser genética (Coplan y Rudasill, 2016). No obstante, los padres y maestros deberán tratar de ayudar al niño que experimenta timidez a sentirse más cómodo en nuevas situaciones sociales. Puede ser aconsejable llevar en mente que si un niño se muestra introvertido en la presencia de personas que no conoce, esto indica que sí se siente a gusto entre sus familiares y que comprende la distinción entre los compañeros íntimos y los desconocidos.

Los padres y madres pueden ayudar a sus hijos tímidos de muchas maneras:

  • Apoye a su hijo en una situación novedosa. Quédese con él o ella y deje que observe a un grupo de niños antes de esperar que se una a ellos.
  • Indique que usted comprende y que sabe cómo se siente cuando no se conoce a los demás, etc. Exprese su entendimiento de los sentimientos de su hijo.
  • Haga sugerencias sencillas de lo que su hijo podría intentar al acercarse a los demás. Por ejemplo, dígale algo como: “Dile a Juan que te gustaría jugar con él cuando esté listo”.
  • Haga arreglos para que su hijo pueda jugar con un niño amistoso de la misma edad.
  • Busque oportunidades para su hijo de jugar con otros niños haciendo algo que él puede hacer con confianza.
  • Hágale saber que usted está segura de que su hijo puede manejar él solo la situación pero que usted está presente si la necesita.
  • Nótelo y coméntelo cuando su hijo tiene éxito en una situación social que al principio le era incómoda.

Los maestros también pueden ayudar de muchas maneras:

  • Evite calificar como tímido a un niño o niña a oídos de él o sus compañeros.
  • Tranquilice al niño diciéndole que usted comprende el sentirse incómodo en una situación nueva. Usted está para ayudarlo y a veces lleva tiempo acostumbrarse a la situación o al grupo.
  • Deje que el niño observe al grupo durante un rato antes de alentarlo a acercarse a otro niño.
  • Sugiera una tarea específica que el niño podría hacer con otro niño, o una que aproveche sus intereses o sus talentos.
  • Tenga en cuenta que la atención pública, aun cuando sea positiva, puede abochornar a un niño.
  • Haga una cita (cuando el niño no esté presente) para conversar con la familia sobre sus preocupaciones por un niño que siga siento muy tímido o retraído.

Considere consultarlo con un asistente social o consejero infantil si la timidez extremada parece estorbar el aprender de un niño o su capacidad de entablar amistad.

Referencias

  • Coplan, R. J., & Rudasill, K. M. (2016). Quiet at school: An educator’s guide to shy children. New York, NY: Teachers College Press.

Lilian Katz

Lilian G. Katz, profesora jubilada de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, ha sido una líder en el ámbito internacional de la educación infantil. Ha presentado discursos en todos los 50 Estados de los EE. UU. y 43 países. También es la autora de más de 150 publicaciones que tratan temas de la educación de niños pequeños, la formación docente, el desarrollo infantil y la labor de padres y madres.