La perspectiva “abajo arriba” sobre la calidad de un programa para niños pequeños

Sobre este recurso
Revisado: 2015
English title: The “Bottom-up” Perspective on the Quality of an Early Childhood Program

La calidad de los programas para niños pequeños se puede evaluar de muchas maneras. Una manera importante de analizar la calidad de un programa es la de tomar una perspectiva que podemos describir como abajo arriba; es decir, tratar de determinar cómo lo experimentan los niños participantes.

Es razonable suponer que los efectos finales importantes de un programa dependen principalmente de cómo es percibido desde el fondo, o sea, abajo arriba. Si es cierto que la experiencia de un niño en un programa es el verdadero factor determinante de los efectos del mismo, el análisis de su calidad requiere que se conteste la pregunta central: ¿cómo se siente ser un niño y estar presente en estos entornos, día tras día? Por supuesto, no les podemos plantear tales preguntas a los niños pequeños ni depender de las respuestas que nos den. Este método exige que nos basemos en la observación constante de sus actividades para hacer inferencias y adivinanzas sobre cómo cada niño o niña, si es que pudiera, contestaría preguntas como las siguientes:

  • ¿Por lo general me siento bienvenido en vez de capturado en este lugar?
  • ¿Me parece que integro el grupo aquí, o que se me pierde en la multitud?
  • ¿Normalmente me siento aceptado, comprendido y protegido por las personas encargadas aquí, en vez de ser regañado o descuidado por ellas?
  • ¿Por lo general soy aceptado en vez de aislado o rechazado por la mayoría de mis compañeros?
  • ¿Es común que se me trata con respeto y se me toma en serio, en vez de considerarme “preciosito”, “lindo” o simplemente aniñado?
  • ¿Suelo sentirme contento de estar aquí, o en cambio, tengo ansias de irme?
  • ¿Muchas de las actividades me atraen, me interesan, me absorban y me estimulan en vez de simplemente entretenerme o emocionarme?
  • ¿Encuentro la mayoría de mis experiencias aquí como significantes en vez de frívolas o aburridas?
  • ¿La mayoría de las experiencias son gratificantes, o son frustrantes o confusas?

Las primeras preguntas se aplican generalmente a todos los programas para niños pequeños. No obstante, las últimas cuatro tratan especialmente los objetivos principales de la incorporación del trabajo de proyectos en el currículo general. La participación de los niños pequeños en investigaciones serias y profundas de elementos significativos de sus ambientes y experiencias, les despierta la mente, la estimula y por lo general la absorba profundamente. Además, perciben la utilidad y la relevancia de las destrezas académicas de escribir y medir, entre muchas más, ya que les sirven para un propósito.

Los criterios de la calidad que se implican con estas preguntas se basan en una interpretación de lo que sabemos actualmente sobre las influencias significantes en el crecimiento, desarrollo y aprendizaje de los niños a largo plazo. De ahí que cada pregunta presenta un criterio de la calidad, descrito en términos de grados de deseabilidad. Cuando la mayoría de las respuestas a dichas preguntas se halla en el extremo positivo del espectro, podemos suponer que la calidad del programa es digna de los niños y que apoyará su desarrollo en los primeros años de la vida.

Lilian Katz

Lilian G. Katz, profesora jubilada de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, ha sido una líder en el ámbito internacional de la educación infantil. Ha presentado discursos en todos los 50 Estados de los EE. UU. y 43 países. También es la autora de más de 150 publicaciones que tratan temas de la educación de niños pequeños, la formación docente, el desarrollo infantil y la labor de padres y madres.
Biografía actualizada en 10/2019