Cómo aprender a llevarse bien con los amigos

Sobre este recurso
Revisado: 2017
English title: Learning to Get Along with Friends

Los niños de edad preescolar a menudo quieren jugar con un amigo, sea otro niño que los visita en casa o un compañero de su guardería o programa preescolar.

¿Cómo podría usted, como padre o madre, ayudar a su hijo a entablar y gozar de amistades? Si su pequeño tiene un retraso en el desarrollo, puede ser que tarda más en hablar, correr o jugar de fantasía que otros niños de su edad. ¿Eso va a interferir con las amistades? Con suerte, no, ya que la mayoría de los niños pequeños aceptan de buena gana una amplia gama de diferencias. Pero usted puede ayudar planeando momentos de juego positivos y pensando en maneras de apoyar el juego.

Si usted arregla una visita de otro niño a su casa, es buena idea concertar una hora firme de comenzar y terminar para que al final de la visita los dos niños todavía gocen de estar juntos. Escoja varias actividades para mantener el interés y la participación de los niños. La mayoría de los programas preescolares limitan el juego libre a una hora y disponen diversas actividades a que los niños pueden unirse. Este plazo es apto para el juego en casa también.

Usted conoce mejor a su hijo y sabe si jugaría bien con un solo amigo o si le gustaría invitar a dos o tres compañeros de juego. Cuando usted haya decidido a quién invitar, considere el juego tanto al aire libre como bajo techo, tomando en cuenta qué tiempo hace. A los niños les encanta trepar, deslizarse y correr, y con frecuencia tienen mucha energía para gastar cuando visitan el hogar de un amigo. Usted podría planear primero el juego muy activo para ofrecer después unas actividades más tranquilas.

Las meriendas sencillas les encantan a los niños, y también se pueden usar para separar el juego al aire libre de las actividades bajo techo. Los niños podrían ayudarse uno al otro a poner una mesa de meriendas como galletas saladas y queso o verduras y salsa. Como madre o padre, usted tiene el papel de observar y guiar las interacciones para que sean seguras, positivas y recíprocas. Con algunos niños, puede ser necesario que participe activamente para apoyar las habilidades de juego de los niños. En tal caso, ofrézcales opciones y ayúdelos a planear lo que quieren hacer luego.

Por ejemplo, ¿quieren jugar con los bloques Lego y Duplo o con carros y camiones? Proporcione materiales suficientes para la participación de cada niño, y hasta demuéstreles cómo compartir y construir con los juguetes. Mantenga positivo el tono y la experiencia dando cumplidos a su hijo y sus amigos cuando comparten cosas, son bondadosos y juegan bien juntos. Comuníqueles que usted espera que le pidan ayuda si la necesitan, o que hagan algo diferente si una actividad empieza a aburrirlos.

Está bien fijar algunas reglas básicas para apoyar el “ser buen amigo”, como compartir, usar palabras para pedir cosas y jugar juntos. Estas reglas también implican que no se debe pelear ni pegar. Si ocurren riñas o burlas, interrúmpelas y trate de identificar la causa o el propósito del comportamiento. ¿Es que uno de los niños quiere llamarse la atención adulta para evitar una actividad? ¿O usa el juego duro para llamar la atención de un amigo? ¿O agarra el juguete de otro sin pedírselo? Usted puede ayudarlos a identificar y solucionar el problema si está presente y observando.

Por ejemplo, parece que tanto Chris como Tyler quieren el camión de bomberos y sólo hay uno. Pregúnteles: “¿Qué pueden hacer para que los dos estén felices?” Ayúdelos a llegar a una solución dándoles opciones: “Chris puede jugar con el camión por cinco minutos y luego Tyler puede jugar con él”, o “Vamos a poner el camión de bomberos a un lado por un rato, y escojan cuáles de los otros camiones con que les gustaría jugar”. Puede ser buena idea que usted haga que participen ambos niños en decidir qué hacer o simular con los camiones, como por ejemplo: “¿Hagamos de cuenta que estamos cavando tierra?”

Los niños aprenden durante los ratos de juego a negociar para resolver problemas; por esto decimos que los niños aprenden jugando. Usted puede ayudar a su hijo al proveerle el apoyo que necesite. A medida que su hijo se haga más independiente, usted podrá tener un papel menos activo y observar más que ayudar con sus actividades de juego.

Susan Fowler

La Profesora Susan Fowler, quien imparte cursos de educación especial en la Universidad de Illinois, considerará una de nuestras Páginas de consejos populares y dará sugerencias concretas para beneficiar a los niños con retrasos o discapacidades del desarrollo. La mayoría de nuestras Páginas de consejos son provechosas para todas las familias, pero algunas se podrían adaptar o expandir con consejos para apoyar a niños con discapacidades.
Biografía actualizada en 2/2017