Leyendo cuentos, se puede estimular la imaginación y el desarrollo del cerebro

Sobre este recurso
Revisado: 2015
English title: Reading Stories Can Feed the Imagination and Spur Brain Development

El 18 de agosto del 2015, el periódico New York Times publicó un reportaje titulado “Turn the Page, Spur the Brain” (Al dar vuelta la página, se impulsa el cerebro). Informó de hallazgos recientes que han motivado a la Academia Americana de Pediatría a recomendar que los padres y madres empiecen a leerles a sus hijos desde el nacimiento. Los autores citaron un estudio de la revista profesional Pediatrics en que se analizaban imágenes de los cerebros de niños. Hallaron más actividad en la zona cerebral que integra sonidos y estímulos visuales en niños cuyos padres les leían con frecuencia, en comparación con niños que no tenían la misma experiencia.

Los autores sugieren que cuando los niños escuchan cuentos que se les leen en voz alta y visualizan lo que oyen, esto constituye el uso de la imaginación. Se valen de ella para “ver” el cuento que se les está narrando. Cuando los padres y madres leen con frecuencia a sus hijos pequeños, estos desarrollan conexiones cerebrales entre el oír y el visualizar. Más tarde, cuando empiecen a leer palabras, esto podrá ayudarlos a imaginarse el significado de las mismas.

La lectura de cuentos también les presenta a niños nuevas palabras que no son ordinarias en sus conversaciones cotidianas. Los libros pueden tener palabras interesantes que describen acciones, como desvanecer o evaporar o desintegrarse. En nuestras conversaciones es mucho más común que se oigan esconderse, derretirse o deshacerse. Los libros también presentan palabras descriptivas que tal vez no utilicemos comúnmente, como gigantesco, fenomenal o incorregible. Al escuchar en cuentos palabras que verán en libros escolares, los niños tienen una oportunidad temprana de imaginarse lo que dichas palabras significan y formarse imágenes visuales. Y los padres tienen la oportunidad de corresponder palabras de todos los días con otras “singulares”.

¿Qué pasa cuando les damos a nuestros niños vídeos de un cuento? El Dr. Hutton, investigador principal del estudio informado en Pediatrics, pregunta: “¿Aminoramos el proceso un poco al ponerles el vídeo del cuento? ¿Les quitamos ese trabajo mental? No tienen que imaginarse el cuento; simplemente se lo alimenta”. Agrega: “Yo creo que hemos aprendido que la lectura a niños pequeños es más que una actividad agradable. Realmente tiene un impacto muy importante en la construcción de redes cerebrales que les servirán de largo plazo a los niños mientras avanzan desde el lenguaje verbal hasta la lectura”.

Entonces, ¿por qué comenzar temprano en la infancia? Sabemos que cuando madres y padres les leen en voz alta a los niños desde muy pequeños y a menudo, estos tienden a entender y usar más palabras y a estar mejor preparados para entrar a la escuela. Ahora, por medio de la investigación de cerebros infantiles, sabemos además que los niños a quienes se les ha leído con frecuencia tienen diferencias en su actividad neural en comparación con otros niños. La lectura en voz alta de cuentos es una actividad maravillosa que los padres pueden compartir con sus hijos; pueden pasar un rato juntos para vincularse física, cognitiva y socialmente. Así que los animamos a establecer una costumbre de cada día—o cada noche—de leer a su hijo, para formar memorias de libros queridos además de estimular el cerebro.

Autora: Susan Fowler

La Profesora Susan Fowler, quien imparte cursos de educación especial en la Universidad de Illinois, considerará una de nuestras Páginas de consejos populares y dará sugerencias concretas para beneficiar a los niños con retrasos o discapacidades del desarrollo. La mayoría de nuestras Páginas de consejos son provechosas para todas las familias, pero algunas se podrían adaptar o expandir con consejos para apoyar a niños con discapacidades.