Al compartir libros, se puede abrir nuevos mundos

Sobre este recurso
Revisado: 2014
English title: Sharing Books Can Open New Worlds

Entre los gozos de ser padre o madre es el de compartir cuentos y libros con su hijo. ¿Cuáles libros son los más adecuados para el niño? Depende de su edad y su nivel de desarrollo. Si su hijo tiene retrasos del desarrollo, usted podría escoger libros creados para niños más pequeños. Muchos niños de 1 y 2 años tratan los libros como juguetes, así que es mejor buscar libros de construcción fuerte, elaborados de tela, plástico o cartón grueso. A estos niños les gusta manejar los libros, y tales libros son más fáciles de agarrar para los pequeños; y más fáciles de limpiar para usted. Con frecuencia los niños pequeños miran solamente una o dos páginas a la vez, así que busque libros coloridos con muchas imágenes que su hijo puede reconocer y usted puede nombrar. Según el grado de habilidad de su hijo, usted podría agregar juegos de decir nombres, pronunciar letras y hacer rimas mientras leen el libro. Por ejemplo, en “El gran oso pardo” los cuidadores pueden jugar con las palabras al enfatizar sonidos de letras repetidos, el tamaño o el color del oso y los sonidos que hace. También pueden rimar palabras reales (gran, van, pan, dan) o palabras tontillas (oso, doso, ploso, froso).

Los libros ofrecen un modo fácil de entretener a su hijo cuando están fuera de casa, por ejemplo en la sala de espera para una cita. Los libros tanto nuevos como bien conocidos pueden captar la atención del niño cuando están sentados en el consultorio del médico. Para mantener la atención del niño, piense en palabras para usar. Usted podría encomendar a su hijo por quedarse sentado y mirando; pídale indicar imágenes con el dedo. Si el niño tiene palabras, hágale preguntas sobre el cuento y dele tiempo para contestar. Alternen en hablar sobre el libro y pasar las páginas. Deje que su hijo le narre el cuento con sus palabras.

Los libros también pueden incorporarse a sus rutinas diarias: cosas que hacen a la misma hora cada día, como después de una comida o antes de acostarse. Su hijo llegará a esperar con entusiasmo esta rutina y tal vez hasta tener un libro preferido que quiera que usted le lea una y otra y otra vez. Mientras su hijo va creciendo y desarrollando más habilidades, sus elecciones de libros cambiarán. A los niños mayores les gustan libros con imágenes que pueden explorar. Su hijo tal vez pueda quedarse sentado con usted durante más tiempo mientras leen o hablan sobre el libro, y tal vez hasta decida sentarse solo unos minutos y gozar un libro preferido.

Los cuentos y los libros pueden adaptarse al nivel de desarrollo de un niño. Se puede simplificar un cuento, o se puede expandirlo e inventar más eventos. Usted podría variar la voz para llamar la atención de su hijo o para señalar cambios en el cuento. Lea o cuente cuentos siempre que le interesen a su hijo. También deje que el niño narre cuentos o que los actúe de fantasía mientras aprende nuevas palabras. Los libros les pueden abrir otros mundos a usted y su hijo además de aportarles más palabras.

Susan Fowler

La Profesora Susan Fowler, quien imparte cursos de educación especial en la Universidad de Illinois, considerará una de nuestras Páginas de consejos populares y dará sugerencias concretas para beneficiar a los niños con retrasos o discapacidades del desarrollo. La mayoría de nuestras Páginas de consejos son provechosas para todas las familias, pero algunas se podrían adaptar o expandir con consejos para apoyar a niños con discapacidades.
Biografía actualizada en 2/2017