Área 4. Relaciones espaciales

Norma: Los niños demuestran una conciencia de cómo los objetos y las personas ocupan y se mueven en el espacio.

Las exploraciones de todos los días

Los niños hacen experimentos con las propiedades de objetos desde muy temprano. Al principio usan la observación para captar información de sus ambientes. Notan contrastes en colores y patrones. Pueden discernir caras humanas y empiezan a distinguirlas. Mientras los niños crecen, usan la exploración física para enterarse de las propiedades de objetos. Progresan desde sencillamente dar toques suaves a un objeto o meterlo a la boca hasta rotarlo, retorcerlo o agitarlo para aprender y explorar. Aprenden a identificar cuáles objetos producen resultados específicos. Por ejemplo, pueden subir o bajar un interruptor de luces, o apretar botones en diversos objetos para producir música o luces de diversos colores. Los niños siguen conociendo cada vez más propiedades de objetos a medida que se desarrolla la cognición. Al poco tiempo podrán decir los nombres de colores y formas y distinguirlos. Los niños también podrán identificar diferencias en el peso y la cantidad. Las experiencias sensoriales, como el juego con agua y arena, también apoyan la capacidad de los niños de distinguir varias texturas.

Las relaciones espaciales se refieren a la comprensión de un niño de cómo los objetos y las personas se mueven unos en relación con otros. Durante la tierna infancia, los niños usan los sentidos para observar y recibir información sobre objetos y personas en su ambiente. Pueden ver y seguir a personas y objetos con los ojos. Se enfocan en agarrar objetos y meterlos a la boca para enterarse de sus características físicas.

A medida que crecen, los niños usan el método de ensayo y error para hacer experimentos con el movimiento. Intentan hacer que objetos quepan en espacios, como por ejemplo, al dejarlos caer en recipientes. Con su nueva movilidad, los niños se informan del propio cuerpo y su relación con el ambiente físico. Puede ser que gatean alrededor de obstáculos y encima de personas, o apartan objetos de su camino, para alcanzar la meta que tienen en mente.

Con sus crecientes capacidades lingüísticas y cognitivas, los niños entienden palabras que caracterizan y describen objetos de su ambiente. Saben qué es un objeto grande en contraste con otro pequeño, y pueden entender preposiciones simples. Sus habilidades cada vez mejores de la coordinación de ojos y manos y la motricidad fina les permiten usar el ensayo y error para superar desafíos más complejos, como el de armar las piezas de un rompecabezas en su lugar correspondiente o meter formas geométricas con éxito en un clasificador de formas. Los niños son capaces de mover el cuerpo de diversas maneras para alcanzar metas, como meter el cuerpo en un lugar estrecho o agacharse para sacar un objeto que se ha ido rodando debajo de la mesa. Para los 36 meses, los niños usan palabras para describir las propiedades de personas y objetos y pueden reconocer dónde están sus cuerpos en relación con otros sin tener que usar el ensayo y error de manera física.

Nacimiento a 9 meses

Los niños usan la observación y la exploración sensorial para empezar a formar un entendimiento de cómo se mueven los objetos y las personas unos en relación con otros.

Indicios para niños incluyen:

  • El niño observa a personas y objetos en su entorno inmediato, por ej., mira las propias manos y los propios pies, sigue al cuidador con los ojos, vuelve la cabeza hacia sonidos
  • Extiende la mano hacia objetos y los agarra
  • Explora usando diferentes sentidos, por ej., empieza a dar toques suaves a objetos o meterlos a la boca
  • Se enfoca en un objeto en moción y lo sigue, por ej., mira un juguete que se va rodando después de caerse

Estrategias de interacción:

  • Proveer juguetes y objetos interesantes y apropiados a la edad para la exploración
  • Interactuar y relacionarse con el niño frecuentemente durante el día; seguir adonde el niño quiere ir al jugar

7 meses a 18 meses

Los niños empiezan a usar el ensayo y error para descubrir cómo los objetos y las personas se mueven y ocupan el espacio unos en relación con otros.

Indicios para niños incluyen:

  • Mete objetos en un cubo y luego los vierte; repite esta acción
  • Empieza a identificar obstáculos físicos y soluciones posibles al desplazarse, por ej., gatea alrededor de una silla en vez de ir por debajo de ella
  • Deja caer objetos como juguetes y mira sus movimientos
  • Discrimina entre objetos pequeños y grandes, por ej., usa una mano o dos manos de diversas maneras

Estrategias de interacción:

  • Proveer diversos tipos de objetos que el niño puede mover de acá para allá, por ej., coches de juguete, pelotas, tazas que se anidan
  • Crear lugares seguros para jugar en que el niño puede gatear, trepar y desplazarse
  • Apartar algún tiempo en que el niño puede estar al aire libre para explorar e interactuarse

16 meses a 24 meses

Los niños tienen una comprensión más clara del tamaño y del sentido de movimientos y usan ese conocimiento para expandir su entendimiento de cómo se mueven los objetos y ocupan el espacio unos en relación con otros.

Indicios para niños incluyen:

  • Entiende palabras que caracterizan el tamaño, por ej., grande, pequeño
  • Usa un método sencillo de ensayo y error para armar rompecabezas simples, por ej., halla una pieza correspondiente, la orienta e intenta volverla para meterla
  • Reconoce la orientación apropiada de objetos, por ej., vuelve boca arriba una taza que está boca abajo
  • Empieza a entender preposiciones simples, por ej., debajo, dentro, detrás

Estrategias de interacción:

  • Narrar al ayudar al niño a idear una solución, por ej., “Vamos a intentar volver la pieza del rompecabezas así”.
  • Proveerle al niño oportunidades de resolver problemas con y sin ayuda; minimizar la posibilidad de que se frustre
  • Empezar a pedir que el niño lleve a cabo acciones sencillas incluyendo una preposición, por ej., “Pon el libro en la mesa por favor”.

21 meses a 36 meses

Los niños pueden pronosticar mejor cómo los objetos y las personas ocuparán el espacio y se moverán unos en relación con otros. Los niños tienen conocimiento de las propiedades de objetos y lo usan sin tener que depender del método físico de ensayo y error.

Indicios para niños incluyen:

  • Usa palabras y gestos para describir el tamaño de objetos
  • Reconoce dónde está el cuerpo en relación con objetos, por ej., se mete a presión detrás de una silla
  • Arma rompecabezas sencillas con menos uso del ensayo y error, por ej., puede corresponder la pieza de un rompecabezas a su lugar correcto identificando el tamaño y la forma, nada más al mirarla
  • Usa activamente el cuerpo para cambiar su posición relativa a objetos, por ej., trepa para sentarse en el sofá

Estrategias de interacción:

  • Proveer rompecabezas y otras actividades de motricidad fina que el niño puede realizar
  • Participar en actividades de movimiento que fomentan la destreza de mantener el equilibrio
  • Describir objetos comunes según su tamaño, forma y otras características
  • Crear un curso seguro de obstáculos donde el niño puede correr, trepar, gatear, arrastrarse y manipular el cuerpo

Descubra cómo las relaciones espaciales están relacionadas a:

Normas de guía: recursos relacionados