Home icon

Dawn Johnson, Kelly Monson y Terri Johnson
Kids World Daycare and Preschool
Centerville (Iowa)
noviembre de 2021 a mayo de 2022

El Proyecto de bebés se realizó en la clase de la Sra. Johnson, ubicada en Kids World Daycare and Preschool (Guardería y centro preescolar El mundo de los niños), ubicado en Centerville (Iowa). Kids World es un centro de cuidado y educación infantil que sirve a los niños de entre 6 semanas hasta los 12 años de edad. Veinte niños preescolares de 4 años asistían a la clase de día completo de la Sra. Johnson. El salón de clases preescolares integra el Statewide Voluntary Preschool Program (Programa preescolar estatal de participación voluntaria) de Iowa y es un socio comunitario de Centerville Community School District. El Proyecto de bebés empezó en noviembre de 2021 y concluyó en mayo de 2022.

Fase 1. El comienzo del proyecto

El Proyecto de bebés se inició cuando se despertó el interés de los niños sobre el tema ya que la Sra. Monson anunció que iba a tener un bebé. Los niños se pusieron muy entusiasmados e hicieron muchas preguntas. Los niños querían saber si el bebé sería hombre o mujer. Sus preguntas incluían las siguientes: ¿Vas a dar a luz en el preescolar? ¿El doctor te abrirá la barriga? ¿Puede el bebé oírnos? Después del anuncio, notamos un aumento en el juego que ocurría en el centro de juego dramático. Les encantaba a los niños jugar con las muñecas bebas. A nosotras nos gustaba observar mientras los niños demostraban lo que sabían sobre los bebés al jugar (vea la Figura 1). Sabían que los bebés usan pañales que había que cambiar. También entendían que los bebés se alimentan de biberones. Los niños también eran muy cautelosos al llevar las muñecas en brazos y las manejaban con cuidado. Nos parecía que un proyecto sobre los bebés les daría a los niños una oportunidad increíble de explorar su interés en el tema.

Figura 1. En su juego, los niños manifestaban lo que sabían acerca de los bebés.

La Sra. Monson les explicó a los niños que su bebé era del tamaño de un limón pequeño. También les mostró sus primeras imágenes de ultrasonido. Para empezar, hicimos una red de temas con los niños para ilustrar su conocimiento sobre los bebés en aquel momento. La red manifestaba que tenían un entendimiento básico de los bebés. También nos reunimos como un equipo de maestros preescolares e hicimos la red anticipativa (vea la Figura 13 al final del proyecto). Sentíamos curiosidad sobre el rumbo que el proyecto iba a tomar.

Me reuní con una de las maestras asociadas para hacer una red anticipatoria. Colaboramos para pronosticar el curso que el Proyecto de bebés podría tomar. También conectamos nuestras ideas con las Iowa Early Learning Standards (Pautas del aprendizaje infantil de Iowa). Este proceso nos permitió evaluar la potencialidad del proyecto para suministrarles a los niños experiencias de aprender que les permitirían aumentar las habilidades y comprensiones.

Los niños tenían muchas preguntas acerca de los bebés. Apuntamos sus interrogantes en una hoja grande y los exhibimos en el aula. Esto nos permitió mencionarlos a menudo y agregar preguntas a medida que surgían.

  • ¿Por qué beben leche los bebés?
  • ¿Por qué los bebés se ruedan y andan a gatas?
  • ¿Poe qué los bebés usan chupetes?
  • ¿Cómo juegan los bebés?
  • ¿Por qué se sientan los bebés en asientos de seguridad para el carro?
  • ¿Por qué los bebés hacen caca en sus pañales?
  • ¿Por qué lloran los bebés?
  • ¿Por qué duermen los bebés en cunas?
  • ¿Cómo aprenden los bebés a hablar?
  • ¿Por qué se bañan los bebés?
  • ¿Por qué los bebés beben de biberones?
  • ¿Por qué se les perfora las orejas a algunos bebés?
  • ¿Por qué los bebés grandes usan vasitos para sorber?
  • ¿Por qué les gustan los sonajeros a los bebés?
  • ¿Por qué algunos bebés tienen los ojos castaños?
  • ¿Todos los bebés duermen en cunas?

Fase 2. El desarrollo del proyecto

Las preguntas de los niños verdaderamente impulsaban las investigaciones del Proyecto de bebés. Nos fijamos en proporcionarles a los niños las experiencias y actividades que les permitirán descubrir por su propia cuenta las respuestas a sus preguntas.

Tenemos la buena fortuna de contar con una guardería para bebés en nuestro centro. Había bebés de entre 2 hasta 18 meses que estaban inscritos en la guardería durante el tiempo de las investigaciones del Proyecto de bebés. Así que teníamos en sitio un lugar para investigaciones con expertos invitados. Los niños hicieron visitas a la guardería en grupos pequeños (vea la Figura 2). Hicieron dibujos de observación de los diversos muebles como sillas altas, cunas, etc. También utilizaron iPads para tomar fotografías.

Además, los niños que tenían preguntas se las hacían a las cuidadoras de la guardería. Las preguntas de los niños se apuntaban en fichas con dibujos pequeños para ayudarlos a recordarse de lo que querían preguntar. Cada grupo informó a la clase de sus hallazgos y presentó sus dibujos y fotos de observación a los compañeros durante nuestras conversaciones sobre el proyecto en la reunión del círculo. Fue un modo fantástico para los niños de aprender los unos de los otros.

Figura 2. Unos niños preescolares visitan la guardería del centro.

Antes de visitar la guardería, los niños conversaron sobre las cosas que pensaban que podrían ver ahí. Yo apuntaba sus pensamientos en una hoja grande. Un niño luego dibujó cada objeto. Yo hice una tabla de tres columnas y el niño dibujó un ojo y escribió “Sí” y “No” como rótulos de las columnas. Los niños podían hacer marcas para indicar que Sí si veían cada cosa o No si no la veían (vea la Figura 3). Cuando cada grupo regresó de la guardería, conversamos sobre los resultados.

Figura 3. Los niños utilizaban una copia de esta tabla para registrar lo que veían en la guardería.

Se les planteó a los niños un desafío de STEM (siglas en inglés de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) para que crearan un sonajero de bebé con materiales reciclables. El sonajero debía de tener un asa, hacer ruidos y contener algún material para sonar (vea la Figura 4). ¡Los niños se concentraron mucho en su trabajo! Notaron que podían producir sonidos diferentes metiendo materiales distintos en sus sonajeros. También dibujaron biberones e hicieron otros dibujos durante sus visitas a la guardería (vea la Figura 4). Las cunas y las sillas altas eran los objetos del salón de bebés que se dibujaron más a menudo.

Figura 4. A la izquierda, un niño trabaja para crear un sonajero. A la derecha, una niña dibuja un biberón.

Durante el almuerzo un niño dijo: “Esta compota de manzanas es como la comida de bebés”. Esto llevó a una conversación sobre cómo la comida de bebé es semejante y diferente de lo que se come en el preescolar. Los niños también platicaron sobre el que no se acordaban de comer papilla. Tenían curiosidad sobre a qué sabía. Por lo tanto, hicimos una prueba de sabor con comida de bebé (vea la Figura 5). Los niños y las maestras probamos batata, pollo con caldo de pollo, y banana-mora-arándano azul. Los niños completaron una tabla para indicar si les gustaba el sabor de cada tipo de papilla.

A todos los niños les gustaba la mezcla de frutas. La comida de pollo les gustaba a la mayoría de los niños pero la de batata no les gustaba. Los niños decidieron que estaban contentos de no comer la papilla ya más. La Sra. Monson también participó en la prueba de sabor. Nos parecía importante que ella diera un modelo de cómo participar en la investigación. Además, la experiencia permitió que los niños exploraran el tema de proyecto utilizando los cinco sentidos.

Figura 5. Los niños y la Sra. Monson reaccionan ante la prueba de sabor de comidas de bebé.

En noviembre Kids World hospedó la visita de algunas legisladoras. Se recibió a muchas visitas en el salón de clases y los niños expresaron lo que habían aprendido en el Proyecto de bebés. Algunos niños les hicieron preguntas de encuestas a sus compañeros de clase y maestras y a las legisladoras. Sra. Holly Brink, anteriormente una Representante estatal, y la Representante federal Dra. Mariannette Miller-Meeks analizaron la documentación del Proyecto de bebés que estaba exhibida en el pasillo. Las representantes quedaron impresionadas con lo que los niños habían aprendido. Les interesaban especialmente las preguntas que los niños habían formulado. La Representante Miller-Meeks, como es doctora, dijo que se alegraba al ver que niños pequeños exploraran un tema científico en el preescolar.

Durante el mes de noviembre la Sra. Monson también comenzó a contarles a los niños que ella y su esposo consideraban nombres para el bebé. Leímos el libro Alma and How She Got Her Name (Alma y cómo obtuvo su nombre) en la reunión del círculo. Después de la lectura del libro, les invitamos a las familias a compartir cómo habían escogido los nombres de sus hijos. Descubrimos que muchos de los niños llevaban los nombres de familiares, algunos llevaban nombres de personajes en programas de televisión y algunos nombres eran los preferidos de los padres. No obstante, también aprendimos que cada nombre es especial al igual que cada niño.

Los niños ya empezaban a hacer más preguntas acerca de la criatura que crecía dentro de la Sra. Monson mientras observaban que su panza se expandía. Sus preguntas eran las siguientes:

  • ¿Los bebés tienen sangre en sus cuerpos?
  • ¿Puede el bebé en la panza de Sra. Monson sentir cosquillas?
  • ¿Duerme el bebé de Sra. Monson?
  • ¿Su bebé llora dentro de su barriga?
  • ¿Cómo ve el doctor al bebé de Sra. Monson?
  • ¿De qué modo come el bebé dentro de su panza?
  • ¿El bebé toma líquidos dentro de su vientre?
  • ¿Por qué fajamos o envolvemos a los bebés?

Decidimos invitar a Nichole Jones a nuestra aula para ser una experta invitada. Nichole es enfermera de labor y parto y estaba matriculada en cursos para hacerse partera. Le enviamos las preguntas a Nichole antes de su visita para que preparara respuestas.

Nichole fue una experta increíble. Contestó todas las preguntas de los niños de maneras apropiadas a su nivel de desarrollo. También trajo al aula varios artefactos que los niños podían observar además de algunos que podíamos guardar en nuestra aula (vea la Figura 6). Los niños quedaron asombrados al aprender por qué tienen ombligos.

Figura 6. Una enfermera de labor y parto visitó la clase para contestar preguntas. Los niños aprendieron por qué tenían ombligos.

Durante la visita de Nichole, un niño preguntó: “¿Por qué envolvemos a los bebés?” Ella explicó que al envolverse, el bebé siente que está dentro de la matriz de nuevo o que se lo está abrazando de cerca. Se ha demostrado que les ayuda a muchos bebés a dormirse mejor. El interés que los niños sentían en la práctica de envolver a los bebés nos motivó a ver un video sobre cómo fajar a un bebé. Algunos de los niños decidieron practicar el proceso durante la hora de centros (vea la Figura 7). La actividad era tan popular que los niños se formaron en cola y aclamaban los esfuerzos de sus compañeros.

Figura 7. Los niños practican el envolvimiento de un bebé.

En enero la Sra. Monson anunció a la clase que ella y su esposo iban a averiguar el sexo de su bebé. Los niños hicieron pronósticos para anunciar si pensaban que el bebé sería hombre o mujer. Después hicimos una fiesta para la revelación del sexo del bebé en el preescolar. Encargamos unos pastelitos para el evento especial. Durante la merienda los niños mordieron sus pastelitos y vieron adentro que el relleno era rosado. ¡La Sra. Monson tendría una beba!

Los niños también tenían preguntas sobre los bebés y los asientos de seguridad para el auto. Hicimos arreglos que un policía, el Oficial Gray, visitara la clase como experto invitado. Él contestó las preguntas de los niños y demostró la manera apropiada de colocar a un bebé en un asiento de seguridad.

Los niños disfrutaron mucho de hacer encuestas durante todas partes del proyecto (vea la Figura 8). A todas las personas que entraban al aula les hacían preguntas de sus encuestas, ¡inclusiva a Santa Claus! Durante la fiesta de Navidad de la clase, uno de los niños le preguntó a Santa, “¿Te gusta la comida de bebés?” a lo que él dijo, “Me gustan algunos sabores, pero quiero a todos los bebés”.

Figura 8. Una de las muchas encuestas que hicieron los niños.

Creíamos que era importante que los niños pudieran observar a un bebé real. Hicimos arreglos para que una beba de la guardería del centro visitara el aula preescolar (vea la Figura 9). Los niños se encariñaron inmediatamente con la niñita. Comentaron sobre los sonidos de arrullar que hacía, su ropa y lo chiquita que era. Un niño comentó que la piel de la pequeña era muy suave.

Figura 9. Una beba de la guardería visita el aula.

Analizamos las preguntas de los niños y descubrimos que ya se las había contestado todas. Por lo tanto, había llegado el momento de entrar a la Fase 3.

Fase 3. La conclusión del proyecto

Mientras el proyecto iba llegando a su fin, conversábamos sobre cómo los niños querían celebrar y compartir lo que habían aprendido. Los niños declararon que querían hacer una fiesta. Aprendieron que una fiesta para celebrar el nacimiento de un bebé se llama un “baby shower” (té de canastillas o fiesta de nacimiento). Los niños también querían demostrarles a los invitados cómo envolver a un bebé.

Los niños se formaron en tres equipos para planear la fiesta: un equipo se hacía cargo del decorado, otro de las invitaciones y otro de los refrigerios. Los niños planearon toda faceta de la fiesta.

El equipo del decorado elaboró una banderola que llevaba el mensaje “Welcome, Baby” (Bienvenida, beba). También escogieron el rosado, morado y rojo como los colores de la fiesta. Decidieron poner manteles y globos en las mesas como adornos. El equipo de los refrigerios escogió un menú de ensalada de frutas y pastelitos rositas. También eligieron servir leche con sabor de fresa y agua para beber.

El equipo de las invitaciones escogió papel rosado y morado para hacer las tarjetas de invitación. Las diseñaron para llevar las palabras “You are invited” (Estás invitado) seguidas de los detalles de la fiesta. Firmaron cada invitación con la palabra “Love” (cariño), y decidieron invitar a la mamá y la madrastra de la Sra. Monson, y la abuela de su esposo (vea la Figura 10).

Figura 10. La abuela y los preescolares en la fiesta de nacimiento.

Además de la fiesta, los niños querían compartir la documentación del Proyecto de bebés y demostrar cómo envolver a un bebé.

Los niños se prepararon con entusiasmo para la fiesta (vea la Figura 11). Hicieron la banderola y las invitaciones. Después hicieron todos los preparativos, desde poner las mesas y arreglar los adornos hasta preparar los refrigerios, y más.

Figura 11. Los niños escribieron invitaciones y pusieron la mesa para la fiesta de nacimiento.

La Sra. Monson les enseñó la documentación del Proyecto de bebés a los invitados a la fiesta de nacimiento (vea la Figura 12). Quedaron muy impresionados con los niños y su manera de pensar.

Figura 12. Las visitantes tuvieron la oportunidad de ver la documentación del proyecto.

¡La fiesta “baby shower” fue todo un éxito! Les ofreció a los niños la oportunidad de compartir lo que habían aprendido. También les permitió ver lo hábiles que eran en realidad. Además, los niños pudieron compartir su emoción sobre la llegada del bebé de la Sra. Monson.

La red final

La red final de los niños ilustra claramente lo mucho que aprendieron durante el curso del Proyecto de bebés (vea la Figura 13).

Figura 13. La red anticipatoria y la red final del proyecto.

Reflexión de la maestra

El Proyecto de bebés se cuenta entre los proyectos con más significado en los que yo (Dawn Johnson) he tenido el placer de participar. Creo que es así porque el tema les importaba tanto a los niños. La Sra. Monson es una figura importante en la vida de los niños. Les encantaba poder aprender acerca de los bebés, y de la beba suya, durante todo el proyecto. Yo agradecía que ella estuviera tan dispuesta a compartir su experiencia con los niños.

Yo no creo que cambiaría nada de lo que ocurrió en conexión con el proyecto. Fue impulsado totalmente por los niños y sus preguntas. Nuestro equipo docente preescolar se reunió cada semana para reflexionar sobre las preguntas de los niños. Queríamos asegurarnos de que se contestara cada pregunta. Además, tuvimos la oportunidad de alcanzar muchas de las Pautas de aprendizaje infantil de Iowa durante el transcurso del proyecto. El Proyecto de bebés es un ejemplo excelente del aprendizaje auténtico. Lo más difícil para los niños era esperar que la beba naciera.

La beba Juniper nació el 21 de mayo a las 8:37 p.m. Tenía un peso de 8 libras y 7 onzas y un largo de 21 pulgadas (vea la Figura 14). ¡Ella fue el final perfecto del Proyecto de bebés!

Figura 14. La Sra. Monson y su beba, Juniper.

Sobre este recurso

Este recurso va dirigido a:
  • Programa preescolar

Tipo de programa al que el artículo va destinado:
  • Profesores e instructores

Edad de los niños sobre los que trata el artículo:
Revisado: 2023

English: The Baby Project