La educación infantil transformadora. Entrevista con la Profesora Kathleen Gallagher

Sobre este recursoRevisado: 2017

English title: Transformative Early Childhood Education: An Interview with Dr. Kathleen Gallagher

El siguiente podcast presenta una entrevista con la Profesora Kathleen Gallagher (en inglés). Esta entrevista se grabó durante la visita de la profesora al campus de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, en la que dio un discurso para el 75º aniversario del Child Development Laboratorio (Laboratorio de Desarrollo Infantil) en noviembre de 2017. En la entrevista, ella cuenta su historia de hacerse educadora de niños pequeños y describe sus perspectivas sobre cómo la educación infantil de alta calidad puede transformar las vidas de niños pequeños.

Se presenta a continuación la traducción al español de la transcripción de la entrevista.

Transcripción

Gracias por sintonizar con nosotros para un podcast del Proyecto Illinois Early Learning. Nuestro proyecto integra el Departamento de Educación Especial en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, gracias a fondos proporcionados por la Junta Educativa del Estado de Illinois. En el presente podcast, les trasmitimos información sobre cómo crecen y aprenden los niños pequeños, además de estrategias que los adultos podemos utilizar para ayudarlos a desarrollarse bien. Me llamo Rebecca Swartz, y soy integrante del personal del proyecto.

Hoy es el 9 de noviembre de 2017 y voy a hablar con la Profesora Kathleen Gallagher. La Profesora Gallagher es la Catedrática Comunitaria Cille y Ron Williams en Educación Infantil en la Universidad de Nebraska en Kearney y el Instituto Buffett de la Primera Infancia. La Profesora Gallagher es psicóloga pedagógica y profesional en la primera infancia, y cuenta con más de 30 años de experiencia impartiendo cursos, visitando hogares y liderando programas para niños pequeños, que incluyen programas de intervención temprana y preescolares inclusivos.

La investigación y el desarrollo profesional de la profesora focalizan en identificar, implementar y evaluar prácticas, programas y principios que apoyan el desarrollo y bienestar de niños pequeños, sus familias y profesionales de la primera infancia, especialmente en contextos de la pobreza, la discapacidad y la diversidad cultural.

Prof. Swartz: Por favor, cuénteme un poco acerca de sí misma y cómo llegó a trabajar en el ámbito de la primera infancia, y sus proyectos actuales.

Prof. Gallagher: Bueno, estudié en una universidad de Milwaukee que se llama Cardinal Stretch University, y era el lugar más espectacular para realizar los estudios de docencia. Estudié la primera infancia y la educación especial, y las dos eran ámbitos relativamente nuevos a principios de la década de 1980. Comencé la carrera profesional como maestra de intervención temprana en un programa de Easter Seals de Milwaukee (Wisconsin)…

Prof. Swartz: Bien.

Prof. Gallagher: …y daba clases a niños de 1 y 2 años en un programa de intervención temprana de medio día. Esto era antes de que se hiciera la ley Parte C…

Prof. Swartz: Bien.

Prof. Gallagher: …así que los niños o tenían una discapacidad o tenían el riesgo de un retraso o una discapacidad.

Prof. Swartz: Bueno, así que eran muy pequeños.

Prof. Gallagher: Tenían hasta casi 36 meses de edad, a los 36 meses se los evaluaba y se los colocaba o no en clases de las escuelas públicas, ¿ve?

Prof. Swartz: Bien.

Prof. Gallagher: Pues, así es como entré al ámbito, y algo que aprendí entonces y que yo creo que ha influido en mi carrera hasta ahora, es que me encantaba trabajar con los niños que no hablaban. En aquel entonces, si los niños no hablaban, el terapeuta del habla realmente no quería trabajar con ellos antes de que hablaran. Y por eso yo decía: “Dame, dame los que no hablan. Dame los que no hablan”. Y me asignaban a trabajar con los niños no verbales y yo lograba que hablaran. Esto era mi, era algo así como mi trabajo particular. Y me decían: “¿Cómo logras que hablen en tan poco tiempo?” Y yo estaba bien capacitada para trabajar con niños uno a uno y realizar interacciones verbales con grupos pequeños, sabe, en que usábamos muchas, realmente muchas técnicas conductuales en combinación con mucho juego. Pero yo decía, sabe, consigo que se sientan a gusto conmigo y luego quieren hacer lo que les pido que hagan. [risa] Así que en otras palabras, yo entablaba relaciones. ¿No?

Prof. Swartz: Sí.

Prof. Gallagher: Y entonces, yo no lo hacía por ningún tipo de verdadera sofisticación, sino que simplemente me encantaba, ¿ve? Era lo que me encantaba hacer. Y bueno, eso era algo que realmente me resultaba exitoso. Yo no era la mejor maestra que hubieran visto nunca, no era la maestra perfecta. Aprendí mucho. Pero la segunda cosa que aprendí de aquella experiencia es que realizaba visitas a hogares cada viernes con nuestras familias. Y yo no tenía mucha capacitación en las visitas a hogares. No más tenía 22 años. Y siempre me sorprendía un poco que no me echaran de sus casas, porque yo entraba con una bolsa de juguetes, y me sentaba y hablaba con ellos sobre cómo apoyar el desarrollo de sus hijos. Pero en este caso también, no más trataba de desarrollar relaciones, y eran ellos quienes me enseñaban a mí.

Yo no creo que les haya enseñado mucho. A mí me enseñaban acerca de cómo era ser familiares de un niño que experimentaba el riesgo de tener una discapacidad o un retraso. Y la mayoría de nuestras familias vivían en la pobreza, y luchaban con factores de estrés mayores que cualquier cosa que yo había experimentado en la vida hasta entonces. Así pues, las familias me instruían acerca de lo que significa criar a un niño pequeño, y cómo lidiar con el estrés, y siempre me siento agradecida a aquellas familias porque las traigo en el corazón.

Prof. Swartz: Esa es una historia excelente, sobre todo para maestros y cuidadores novatos en el ámbito. La mayoría de nosotros empezamos porque nos encanta desarrollar relaciones, y a través de estas relaciones llegamos a entender la importancia de formar conexiones con niños y sus familias. Entonces, usted ha venido aquí hoy en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign para celebrar el 75º aniversario del Laboratorio de Desarrollo Infantil, que es un gran hito.

El Laboratorio de Desarrollo Infantil lleva mucho tiempo contribuyendo a la investigación, la docencia y la extensión comunitaria en relación con el cuidado y educación de niños pequeños. Además, el título de su discurso es “La educación infantil transformadora. Lo que significa y lo que requiere”. ¡Es un título bien intrigante! Pues, espero que hoy en el podcast usted pueda contarnos un poco más sobre lo que significa que la educación de niños pequeños sea transformadora.

Usted nos ha contado un poco sobre cómo las experiencias de educación infantil transformaron a usted como maestra. Tal vez hay más cosas que pueda contarnos sobre la educación infantil transformadora.

Prof. Gallagher: Sí, claro. Bueno, ante todo, es muy emocionante estar aquí en el 75º aniversario. Este es sin duda uno de los programas más antiguos de desarrollo infantil en el país, y ciertamente uno de los que han realizado los mayores logros. Por eso, para mí es un privilegio estar aquí para este evento. Pero cuando hablo de la educación infantil transformadora, pienso en la capacidad que las interacciones de alta calidad y de tipo saque-y-volea tienen para cambiar el curso de la vida de un niño. Especialmente para los niños de familias que luchan por proporcionarles acceso a tales recursos en los primeros años de vida. Así que me refiero a la desigualdad al comienzo de los años escolares. Y hasta qué punto las experiencias que los niños necesitan en la primera infancia pueden transformar sus vidas; no meramente transformar su calificación de lectura en el cuarto grado, ¿ve? Sino transformar el trayecto de sus vidas. Y ahora contamos con datos que demuestran esto. Tenemos estudios que muestran que las vidas se mejoran cuando las experiencias de la primera infancia son enriquecidas e interactivas, cuando las interacciones son intensivas, cariñosas y continuas con adultos y otros niños. Y por esto yo creo que es importante recordar que no solo se trata de lo que es bueno para los niños. Esto es necesario para sus vidas.

Prof. Swartz: La universidad ha dedicado mucho tiempo a los esfuerzos por promulgar ese mensaje. Y usted también ha realizado los mismos esfuerzos en varias funciones, sabe, especialmente en las universidades del tipo land grant, como la Universidad de Illinois, que tienen una misión triple de investigar, instruir y llevar a cabo la extensión comunitaria. Entonces, tal vez usted pueda contarnos una anécdota sobre cómo ha sido transformadora la investigación y luego cómo puede ser transformador instruir a los maestros. Y luego trasmitiremos este podcast a fin de promover sus ideas en la comunidad.

Prof. Gallagher: Está bien.

Prof. Swartz: Sería un modo excelente de alcanzar este fin.

Prof. Gallagher: Bueno, pues la investigación. Como usted sabe, esta noche voy a hablar un poco sobre la investigación del Abecedarian Project. Esto es, un modelo de investigación financiado con concesiones que ha demostrado cómo la educación y cuidado infantil en la primera infancia, intensivo y de buena calidad, tiene la capacidad de crear un contexto para una vida más sana.

Prof. Swartz: Y el Abecedarian Project figuraba entre sus primeras experiencias como maestra.

Prof. Gallagher: Así fue, y ¡gracias por recordar eso! Bueno, pues cuando yo trabajaba en aquel salón de clases de intervención temprano, antes de graduarme—era maestra auxiliar allí—y la maestra principal me dio el libro Learning Games (Aprendamos jugando) y me dijo: “Ten, lleva este libro y busca algo que pueda hacer mañana Marcus”. Y este libro se convirtió en mi pequeña biblia curricular. Ya que en aquellos años no teníamos currículos para niños menores de 3 años.

Prof. Swartz: Y más tarde usted se hallaba en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, el lugar de origen del Abecedarian Project.

Prof. Gallagher: Exactamente.

Prof. Swartz: En el Instituto Frank Porter Graham.

Prof. Gallagher: Esto ha desempeñado un papel muy importante en mi vida, aunque yo no integraba el grupo de investigadores que realizaron el trabajo.

Prof. Swartz: Claro.

Prof. Gallagher: Pero es un ejemplo excelente de cómo aprendíamos que cuando los niños reciben un cuidado y educación infantil de alta calidad, los hombres tienen mayores índices de salud del corazón, las mujeres tienen menores índices de depresión, las madres de los niños tenían más probabilidad de terminar los estudios o mantener un empleo, y tenían menos hijos. Todo eso tenía un gran impacto en las vidas. Y no era una investigación perfecta, ni se manejaban perfectamente todos los detalles. Los niños del grupo de control, y los niños del grupo de tratamiento jugaban juntos en sus barrios. Bueno, pero el cuidado que recibían durante el día era intensivo, rico en lenguaje y focalizado en las interacciones saque-y-volea con adultos y niños. Esto es lo que se requiere.

Prof. Swartz: Entonces, así como las universidades land grant nos han enseñado un poco—nos han enseñado mucho—sobre cómo alimentar a los niños pequeños y mantener sanos sus cuerpos, los programas de extensión y la investigación a nivel universitario nos han instruido a ayudar a los niños a desarrollarse holísticamente a través de las oportunidades de educación infantil.

Prof. Gallagher: Así es.

Prof. Swartz: Ahora bien, ¿ha pensado un poco usted en los tipos de formación docente y formación para cuidadores? Ya que muchas personas que trabajan con niños estudian en universidades, ¿cree que las universidades podrían tener un rol especial?

Prof. Gallagher: Yo creo que hay algunas cosas que realizamos bien en las universidades para transformar la formación de maestros futuros y actuales para que sean líderes. Pero también creo que hay algunas oportunidades que todavía no hemos aprovechado. Bueno, las cosas que hemos hecho bien. Yo creo que en los últimos años, realmente hemos crecido mucho en nuestra comprensión y capacidad en cuanto a la importancia de la instrucción con reflexión e intención. Creo que durante mucho tiempo hemos focalizado en currículos y en capacitar a las personas para que entrenen a niños en diversas áreas, sabe, para apoyar el lenguaje cognitivo o el desarrollo físico. Creo que hemos cambiado de enfoque y nos adelantamos poco a poco pero exitosamente hacia apoyar el desarrollo de profesionales que observan, reflexionan y apoyan con propósito a los niños en los próximos pasos de su aprendizaje. Yo creo que es en esto donde hemos progresado mucho.

Prof. Swartz: Entonces, ya no nos enfocamos en solamente lo que el niño necesita, sino en cómo lograr que el adulto haga lo que el niño necesita.

Prof. Gallagher: Correcto.

Prof. Swartz: En ese contexto.

Prof. Gallagher: Claro. Y estamos alejándonos de un modelo de impartir… ¿sí me entiende?… no les enseñamos la materia a los niños, no estamos impartiendo. Lo que hacemos—y este es un espacio especial para la primera infancia—estamos en un modelo interactivo. Donde los adultos se relacionan constantemente con el niño para apoyar su desarrollo y su aprendizaje. Entonces, yo creo que esta es una gran fortaleza. Me parece que un desafío es que no hemos preparado bien a los profesionales de la primera infancia para que aboguen por sí mismos, por nuestra profesión, ni para que estén sanos y bien en sus propias vidas.

Prof. Swartz: Eso es muy interesante.

Prof. Gallagher: Así que es una profesión en que hemos, bueno, ya contamos con unos datos significativos que muestran que los profesionales de la primera infancia experimentan mucho estrés en su trabajo. Es una labor muy exigente, y con frecuencia se realiza con muy poca autoestima y casi siempre con sueldos muy bajos.

Prof. Swartz: Claro.

Prof. Gallagher: Y, aunque los profesionales de la primera infancia no somos la causa de esto, no vamos a alcanzar todo nuestro potencial hasta que aprendamos a abogar por nosotros mismos y mejorar nuestras habilidades a fin de aumentar nuestro valor para la comunidad, y nuestro valor para niños y familias y ser defensores de ello, y mantenernos bien a nosotros mismos. Y va a impactar nuestra capacidad de trabajar eficazmente con niños y familias. Pues, esto es algo en que las universidades no han realizado un papel; no más han empezado, solo hay unos pequeños vistazos de ello en algunas universidades que, por ejemplo, imparten cursos de resiliencia docente. Sí, pues la Universidad de Washington presenta un curso bonito sobre la resiliencia para educadores de niños pequeños. Yo creo que esta es una meta tras la que debemos seguir.

Prof. Swartz: Ahora bien, mientras pensamos en eso—como usted está aquí para celebrar el 75º aniversario—parece que mucho trabajo queda por realizarse para institutos como el Laboratorio de Desarrollo Infantil y otros en cuanto a desarrollar prácticas nuevas y capacitar a los maestros para que las utilicen eficazmente para que podamos mejorar las vidas de niños y familias. Es eso a que usted se refiere con “transformador”, ya que por medio de estas prácticas alcanzamos, por medio de las relaciones, a niños y familias y los ayudamos a cambiar esto, cambiar sus resultados.

Prof. Gallagher: No es por error que el Instituto de Medicina, el Instituto de Ciencias, lo llame transformar a la fuerza laboral de la primera infancia.

Prof. Swartz: Claro.

Prof. Gallagher: Pues, para que nuestra fuerza laboral, nuestros profesionales, digo, realmente necesitan apoyo y necesitan las habilidades y los conocimientos, y es necesario que sean diversos, pero también necesitan los apoyos indicados… necesitan estar bien.

Prof. Swartz: Y la evidencia valida la importancia de las inversiones en esta fuerza laboral para la salud y el bienestar futuros de los adultos.

Prof. Gallagher: Claro que sí.

Prof. Swartz: Comenzar temprano y conducir a mejores resultados para todos. Esta es una manera emocionante de que las universidades puedan invertir y participar en la transformación de la educación infantil para niños y familias. En realidad, yo sentí curiosidad, mientras estábamos hablando, para saber si usted tiene algunos pensamientos sobre el papel de las familias en la educación infantil. Se ve a los maestros como el centro de la educación infantil, pero en realidad usted está aquí hoy de visita al Departamento de Estudios Familiares y Desarrollo Humano, en donde se ubica el Laboratorio de Desarrollo Infantil. [La Facultad de] Ciencias Agrícolas, de Consumidores y Medioambientales es un lugar en que estudiamos las familias. Pues, cuéntenos un poco acerca de las familias.

Prof. Gallagher: Algo importante para considerar es que colaboramos para educar a los niños, ¿no? Y cuando yo dé el discurso esta noche hablaré de que entre las razones por las que los niños pasan a veces por dificultades, se hallan las dificultades de las familias. Yo en realidad comencé mi trabajo estudiando, en la escuela de postgrado, a niños y sus relaciones con sus padres.

Prof. Swartz: ¡Oh!

Prof. Gallagher: Y también hice un estudio post-doctoral sobre la depresión posparto.

Prof. Swartz: Interesante.

Prof. Gallagher: Entonces abordé mi trabajo pensando en el bienestar social-emocional de los profesionales a partir de una comprensión del bienestar social-emocional de cuidadores parentales y familiares.

Prof. Swartz: Claro.

Prof. Gallagher: Así que realizamos el mismo trabajo, a veces a horas distintas del día.

Prof. Swartz: Es cierto. Y la mayoría de los niños pasan una porción considerable de su día en un contexto del cuidado infantil, sea un hogar de cuidado o un centro.

Prof. Gallagher: ¡Exactamente! Y pues, el grado en que podamos vernos como colaboradores, será un espacio en que nos veamos como exitosos. Yo creo que Head Start y Early Head Start han logrado realizar un progreso muy bueno en nuestra manera de pensar en los programas para niños pequeños y las relaciones de colaboración con familias en este país. Creo que han hecho mucho trabajo muy bueno en cuanto a eso.

Pero, hacemos nuestro peor trabajo en la primera infancia cuando percibimos a las familias como ‘el malo’. Cuando decimos: “Ah, las familias simplemente no entienden esto”, o decimos: “Ah, es que no escuchan nunca”. O cuando las familias dicen: “Ah, esas maestras, siempre es que, sabes, no me comprenden”. Entonces, en alguna parte… pero piense en un día típico en una guardería. Piense en lo rápido de las interacciones entre los cuidadores profesionales y los cuidadores paternales. Traen a los niños y llegan a recogerlos, y no logramos tener esas conversaciones profundas para desarrollar las relaciones.

Y así pues, yo realmente no he realizado mucho trabajo de investigaciones y proyectos en torno a las relaciones entre profesionales de la primera infancia, padres y familiares, pero realmente son necesarias estas investigaciones. En realidad tenemos la necesidad de identificar espacios en que colaboramos, en que se encuentra la confianza.

Aun en nuestra formación de maestros futuros, muchos programas lo conciben como la participación de los padres y madres. ¿Cómo apoyan los padres la misión de la escuela? ¿Cómo se ofrecen de voluntarios en el aula? No. No se trata de cómo nos sirven los padres y madres a nosotros. Y es más que cómo servimos a los padres. Se trata de cómo colaboramos para apoyar a estas personas pequeñas y su desarrollo. Y cuando lo hacemos bien, es muy hermoso. Y cuando tenemos dificultades, eso es cuando las cosas no van bien para los niños.

Prof. Swartz: Pero cuando encontramos dificultades, entonces es cuando pueden colaborar las universidades y las comunidades, y pensar en maneras nuevas de transformar la educación infantil.

Prof. Gallagher: Sí.

Prof. Swartz: Ahora bien, espero con placer su discurso de esta tarde, y muchas gracias por apartar un rato para grabar este podcast conmigo. ¡Espero que goce mucho de su visita a la Universidad de Illinois!

Prof. Gallagher: Muchísimas gracias, Rebecca, el placer ha sido mío.

Prof. Swartz [como narradora]: El sitio web del Proyecto Illinois Early Learning en www.IllinoisEarlyLearning.org es una fuente de información basada en evidencia y confiable acerca del cuidado y educación infantil para padres, madres, cuidadores y maestros de niños pequeños. Gracias por escuchar y por ayudar a los niños de su hogar, aula y comunidad a tener un comienzo fuerte de su aprendizaje durante la infancia.