El juego de procesos y STEAM. Cómo empezar

Sobre este recursoRevisado: 2019

English title: Process Play and STEAM: Getting Started

En el presente podcast se une a nosotros Michelle Patt, educadora de niños pequeños, consultora y escritora. Su trabajo enfatiza el aprendizaje de las materias STEAM (siglas en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas) mediante la exploración y los experimentos. Escribe acerca de la integración de las artes y las ciencias en las actividades del aula preescolar a fin de animar la resolución de problemas y la innovación en los niños.

Michelle es supervisora del programa preescolar en Howard Area Community Center, un programa entretejido de Preescolar para Todos y Head Start que se ubica en Chicago (Illinois). Ha venido a hablarnos acerca de estrategias para animar la participación de los niños pequeños en el juego con propósito. También es la autora de un blog acerca de su trabajo en Explore Inspire EC (en inglés).

Transcripción

Introducción: Gracias por sintonizar con nosotros para un podcast del Proyecto Illinois Early Learning. Nuestro proyecto integra el Departamento de Educación Especial en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, gracias a fondos proporcionados por el Consejo Estatal de Educación de Illinois. En el presente podcast, les trasmitimos información sobre cómo crecen y aprenden los niños pequeños, además de estrategias que los adultos podemos utilizar para ayudarlos a desarrollarse bien. Me llamo Rebecca Swartz, y soy integrante del personal del proyecto.

Rebecca: Hoy acogemos a Michelle Patt. Michelle Patt es educadora de niños pequeños, consultora y escritora. Su trabajo enfatiza el aprendizaje mediante la exploración y los experimentos. Escribe acerca de la integración de las artes y las ciencias a las actividades del aula preescolar a fin de animar la resolución de problemas y la innovación en los niños. Michelle es supervisora del programa preescolar en Howard Area Community Center, un programa entretejido de Preescolar para Todos y Head Start que se ubica en Chicago (Illinois). Ha venido a hablarnos acerca de estrategias para animar la participación de los niños pequeños en el juego con propósito.

Michelle, es un gran placer darle la bienvenida en el podcast del Proyecto Illinois Early Learning, y para comenzar, esperamos que usted nos cuente un poco acerca de sí misma y su viaje para hacerse maestra de la primera infancia y líder en el ámbito.

Michelle: Sí, me alegra mucho estar hablando con ustedes también. Soy administradora preescolar en Howard Area Community Center, que es el programa de Preescolar para Todos y Head Start de la zona norte de Chicago. Antes de cambiar a la administración, yo daba clases preescolares en aulas para niños de 1 y 2 años y también para los de 3 y 4 años durante un poco más de 15 años. Una de las cosas que descubrí como maestra es que tenía muchas conversaciones ricas con colegas sobre qué hacer en el salón de clases, pero que lo más interesante en estas conversaciones no era cuáles materiales traer al aula. Que es esto en que los maestros siempre queremos focalizar, bueno, ¿cómo es que decides qué vas a hacer realmente con los materiales?

Así que por medio de estas conversaciones con mis colegas en mi centro y en otros centros, se me ocurrió la idea de montar un blog que hablaría menos sobre los materiales específicos que escoger para el salón de clases o cómo arreglar una actividad de artesanía, sino más acerca del proceso que los maestros seguimos al tratar de decidir cómo plantearnos el uso de los materiales, cómo relacionarnos con los niños y cómo enfocarnos en lo que hacen ellos con estos materiales por medio de su juego.

Rebecca: Fascinante. Pues hemos notado que su blog realmente focaliza en explicar cómo los niños juegan y e interactúan con materiales, su ambiente y sus compañeros de manera significante. Díganos cómo se llama este tipo de juego.

Michelle: Yo tiendo a llamarlo el juego con propósito, y creo que muchas veces mientras estamos pensando en el juego infantil, focalizamos en el tipo de lema que los niños aprenden mediante el juego, y que el juego es el trabajo de los niños, y por supuesto que lo es. Pero hay diversas facetas del juego. El juego en sí es una actividad gozosa y alegre, y el juego puede ser valioso solamente por la alegría y la experiencia que tienen los niños. Pero también hay una faceta diferente del juego que está muy relacionada al aprender.

Así que yo pienso en el juego, en términos del juego con propósito que da activamente un andamiaje al aprendizaje de los niños. No es para decir que los otros tipos de juego no sean importantes, pero cuando los niños participan en el juego con propósito, y otra manera de pensar en esto es el juego de procesos, desarrollan habilidades que los conducirán hacia cierta meta. Y tal vez no sea una meta que los maestros les hayan fijado, podría ser que el niño se la ha fijado para sí mismo.

Como, por ejemplo, un niño que se acerca a bloques pensando: “Yo quiero construir algo con estos bloques”. Esto tal vez no sea algo definido y claro que no está siendo definido por el maestro, pero el enfoque del niño en estos materiales con algún aspecto del planeamiento, del manejo del tiempo y de decidir qué va a hacer con esos materiales.

Rebecca: Bueno, entonces, parece que hay muchos beneficios grandes para los niños en estas oportunidades de explorar de maneras abiertas. Usted habló del planeamiento de los niños, y habló de comprender que los niños podrían tener una agenda. ¿Hay algún otro beneficio en ese tipo de juego que usted cree que los maestros deberían considerar?

Michelle: Realmente hay muchísimos beneficios, y en verdad se hallan en varias áreas del desarrollo, ya que tener la oportunidad de, bueno, el que los niños tengan la oportunidad de explorar los materiales por su cuenta les da la oportunidad de desarrollar todo tipo de habilidades relacionadas con la auto-regulación y la función ejecutiva. Porque cuando disponemos, cuando los maestros disponemos materiales o actividades para los niños, siguen nuestra agenda, y hay mucho desarrollo de habilidades cognitivas e interacciones sociales que pueden surgir alrededor de estas cosas, pero el desarrollo realmente enriquecido viene cuando los niños descubren los problemas para sí mismos.

Como por ejemplo, yo puedo arreglar una actividad en la mesa y dar a los niños instrucciones sobre cómo clasificar algo, y podrán hacerlo. Pero si se acercan a los materiales, que digamos que no los conocen muy bien y yo no más les digo: “Me pregunto qué pueden hacer ustedes con eso”. Así se abre todo un conjunto diferente de cognición… acceso a habilidades cognitivas… ya que los niños tienen que hacer los planes, tienen que pensar en lo que hacen. Tienen que realizar un nivel distinto de negociación social unos con otros mientras idean qué deberían hacer juntos con estos materiales. Y así que se agrega otro nivel de oportunidad para las habilidades de resolución de problemas y negociación social y el lenguaje, mientras los niños se idean qué hacen con esos materiales.

Rebecca: Entonces usted realmente anima a los maestros a manejar el ambiente de un modo que permite que los niños tengan acceso a estas habilidades de nivel superior.

Michelle: Sí.

Rebecca: Por eso más o menos, están casi en algún tipo de museo o arreglando una exhibición con que los niños van a interactuar, pero no saben necesariamente adónde el juego va a llegar.

Michelle: Correcto. Ya que los maestros sí conocen a los niños de sus clases, tienen una idea bastante buena de adónde el juego podría llegar y hasta adónde quieren que llegue. Yo creo que una de las cosas desafiantes para maestros cuando tratan con el juego de procesos es el tratar de encontrar ese equilibrio entre la agenda del maestro, ya que hay ciertas habilidades que los niños necesitan aprender, hay pautas que, hay pautas que queremos seguir en el aula, hay cosas que sabemos que los niños necesitan aprender, pero al mismo tiempo queremos valorar las ideas de los niños y encontrar una manera de entretejerlo.

Así que una de las cosas que yo aliento en los maestros es que piensen realmente en no solo qué son los materiales sino también lo que los niños harán con esos materiales. Me gusta llamarlo planear con verbos. Así que muchas veces focalizamos en “¿Cuál cosa voy a traer al aula, cuáles materiales voy a pedir para mi aula?” y focalicemos también en “¿Qué es lo que vemos que hacen los niños?”. Focalicemos en los verbos.

Rebecca: Eso es muy interesante. Entonces, que se focalice en los verbos y que se trate de pensar en “¿Qué podría pasar, que podrían hacer los niños?”. Las acciones que podrían realizar.

Michelle: Correcto, y yo creo que una de las áreas en donde a veces es más fácil para los maestros empezar a pensar en esto son conceptos relacionados con las matemáticas o la ciencia, donde ya hacemos muchas actividades prácticas con los niños. Así que por ejemplo, mencioné antes la construcción con bloques, que al observar a los niños en el área de bloques, ¿están construyendo estructuras altas? ¿Quieren incorporar los carros y hacer experimentos con cosas que van rodando? ¿Hay otros tipos de esquemas que usan, como hacer rodar o deslizar los objetos? Con los niños muy pequeños, la construcción de torres para derribarlas, lo que sabemos que es algo que hacen los niños pequeños mientras exploran conceptos básicos de los objetos físicos.

Y así, comenzando al mirar lo que los niños están haciendo con los materiales y pensando en maneras de enriquecerlo y cuáles otros materiales agregar a lo que están haciendo. Y esto puede ser en otras materias, también, como yo mencioné la matemática, sabe. Muy frecuentemente focalizamos en, oh, ¿pueden los niños hacer patrones? ¿Pueden clasificar? ¿Pueden contar? Así que notar que otros niños a quienes les podría interesar el clasificar objetos, qué tipo de objetos se podría darles para que les demos la oportunidad de practicar esas habilidades de clasificar, categorizar, subdividir… esas habilidades.

Rebecca: Y yo sé que usted mencionó que su programa es un sitio de Preescolar para Todos y de Head Start, y que hay pautas que los maestros deben de alcanzar. Y en nuestro proyecto, dedicamos mucho tiempo a tratar de ayudar a los maestros en los programas a usar esas Pautas de aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois en su planeamiento. De modo que parece que, tal vez el focalizar en los verbos, y en lo que los niños podrían hacer con los materiales, es una manera de que los maestros pueden empezar a darles a niños esas oportunidades de procesos en el salón de clases.

Michelle: Correcto, exactamente, porque las pautas no dicen que el maestro tenga que decidir cómo el niño, por ejemplo, sabe, tomando por ejemplo el clasificar. Las pautas no dicen cómo el, las pautas no dicen que el maestro tenga que decirle al niño cómo clasificar. La pauta es que los niños deben tener experiencias con clasificar objetos. Así pues, el maestro puede seguir al niño y proveerle oportunidades de averiguar qué esquemas usa para clasificar objetos, y los maestros pueden proporcionar diversos objetos para clasificar, en vez de arreglar una actividad de clasificación para los niños o darles instrucciones sobre cómo hacerla.

Rebecca: Claro, así que sabemos que no tenemos que simplemente clasificar los osos de algún color según su color o su tamaño, sino más bien, podemos pedir que los niños luego miren un conjunto de objetos y que se ideen el esquema o el criterio de clasificación que les tenga sentido. Y como usted dijo, esa es una experiencia más rica, es cuando realmente actuamos según esas pautas.

Michelle: Correcto, y entonces el maestro participa en esto también. Sé que hablaba acerca de esto en términos de no más el juego de los niños, pero la interacción entre el maestro y los niños son, es muy importante. Mientras los niños están participando en el juego, el maestro está para proveer el andamiaje del juego y participar en la conversación enriquecida para animar el desarrollo de conceptos. Notando lo que el niño está haciendo, usando preguntas como: “Oh, me pregunto qué va a pasar si dejas caer esta pelota en este lugar” o “Ah, noté que has clasificado estos osos en tres pilas. ¿Puedes contarme cómo decidiste hacerlo?”.

Y así que podemos animar algo del lenguaje de matemáticas y ciencias, pero también usar este lenguaje con los niños para alentar el desarrollo de conceptos. Y yo creo que en eso es en donde este tipo de juego puede alcanzar realmente algunas de las pautas de nivel superior, ya que los niños tienen que hacer mucho más planeamiento por su cuenta. Así que adelantamos desde la habilidad de poder clasificar o contar, hasta la de que los niños puedan explicar su razonamiento y alcanzar algunas de las pautas que tienen que ver con el razonamiento de nivel superior y el pensamiento y el lenguaje.

Rebecca: Eso es muy interesante. Especialmente porque entonces eso les da a los niños la oportunidad de pensar y de hablar sobre su pensamiento, que será importante para ellos mientras sigan progresando por sus estudios escolares, para poder estar consciente de su propio proceso de aprender y que estén activos en ese proceso. Entonces parece que usted ha hablado sobre las matemáticas, ciencias y artes como oportunidades de realizar ese juego de procesos, como una oportunidad para maestros que tal vez no estén muy seguros. ¿Hay otros consejos, o puntos notables, que usted tal vez quiera contar a una maestra que no se siente segura sobre cómo empezar con permitir este tipo de juego de procesos en sus planes?

Michelle: Sí, yo siempre animo a los maestros a que empiecen con las cosas pequeñas. Creo que siempre que se comienza en un planteamiento curricular diferente, puede ser muy abrumador, que hay muchas ideas de que escoger, muchos materiales. Y no más pensar en comenzar con lo pequeño, tal vez con un solo tipo de material en un área del aula. Como por ejemplo, usted mencionó contar osos. Digamos que tiene osos para contar en su aula, podría idear algún otro material que tenga características diferentes que usted podría poner en el estante al lado de los osos para contar.

Así que no es una transformación total de su área de matemáticas, sino un solo material que ha agregado a ver cómo los niños lo usan antes de adelantar a otra cosa. O agregar algo con que se puede jugar de manera más abierta en el área de juego dramático. Por ejemplo, además de tener lo que sea de alimentos de plástico o de madera, algunos maestros podrían traer una canasta de piedritas o de conchas marinas y colocarlas al lado de los alimentos a ver si los niños empiezan a incorporar estas en su juego. Y yo creo que realmente, es importante empezar con lo pequeño, no solo para tratar con cualquier ansiedad que los maestros sientan acerca de este planteamiento nuevo, sino también para darles la oportunidad de observar realmente lo que hacen los niños y seguir la actividad de ellos de una manera distinta que traer al aula muchos materiales diferentes a la vez.

Rebecca: Eso es muy interesante porque entonces también, es posible que los niños tengan más ideas, y fluye naturalmente al próximo tipo de oportunidad de realizar este tipo de juego.

Michelle: Exactamente. Y, cuando es algo donde, al comenzar hay un solo material nuevo en un área o solamente uno o dos materiales nuevos en el aula, eso realmente da la oportunidad de este diálogo enriquecido entre los maestros y los niños acerca de estos conceptos. “Oh, me pregunto qué puedes hacer con esto”.

Rebecca: Bueno. “Me pregunto”, y eso es una cosa muy importante. “Me pregunto”. Y es un verbo muy activo, ya que se trata de preguntarse y de posibilidades. Así que me pregunto si, yo me pregunto también, si usted ha escuchado que los maestros están preocupados de que los niños no más pondrán todo en desorden. ¿Cómo podría ayudar a un maestro a superar esa barrera?

Michelle: Bueno, yo creo que el comenzar con lo pequeño ayuda naturalmente a superar la barrera, creo yo. Muchas veces, los que hemos visto las fotos de salones de clases con materiales de uso totalmente abierto o ‘partes sueltas’ podemos, aun como adultos sencillamente podemos sentirnos muy abrumados por la cantidad de cosas. Por eso yo sugiero cosas como comenzar con lo pequeño, con una cantidad pequeña de materiales. Por ejemplo cuando mencioné disponer una canasta de conchas de mar en el área de juego dramático. Podría ser una canasta que tiene no más de 12 a 15 conchas. Así que es algo que no causará un gran desorden si se vierte o si las piezas se esparcen, es algo que los niños pueden manejar y de que se pueden hacer cargo, para que la maestra no se sienta tan abrumada. O comenzar algunas de estas actividades en un espacio más confinado.

Yo creo que otra área excelente para comenzar este juego abierto es en la mesa sensorial ya que allí es donde los niños harán un juego abierto y auto-dirigido, y una de las cosas lindas de las mesas de arena o de agua es que ya tienen lados. Así que si piensas, “Oh, ¿qué pasaría si yo trajera a mi aula un montón de piedritas o rocas o algo más? Se esparcirán por todas partes”. Si se comienzan a usar en un recipiente que tiene lados, los niños pueden tener la oportunidad de idear cómo usarlas y el maestro tiene la oportunidad de ver qué podría ser el siguiente paso, como moverlas a otra parte del aula. Así que es casi como el andamiaje, no solo para el juego de los niños, sino también el andamiaje del desarrollo por el maestro de este juego, para que sea de manera controlable.

Rebecca: Sí, para que los niños participen en el manejar, ya que están aprendiendo a usar los materiales también, lo que incluye el poder moverlos de acá para allá y usarlos sin peligro, y yo creo que es un buen punto que se comience con lo pequeño, para empezar con una cosa o con unas cuantas y luego seguir extendiendo ese tipo de juego.

Michelle: Correcto, y luego es que los maestros y los niños desarrollan ideas juntos, porque entonces una vez que los niños se acostumbran a usar el material que sea nuevo en un área del aula y el maestro también se siente cómodo con el uso que se le da, entonces el próximo paso es el de pensar: “Bueno, ¿dónde más podríamos usar esto?”. Como una de las cosas, cuando yo pienso en cosas como los osos para contar, los niños siempre quieren sacar los osos del área de matemáticas y usarlos con los bloques. Y mucha actividad matemática enriquecida puede surgir mientras los están usando con bloques. Los niños, no más por su propia cuenta formarán ideas como la de tratar de comparar el tamaño de un hilo de osos formados con un bloque de unidades. Esas son las actividades que, si el maestro las presentara, tal vez no serían tan interesantes, pero cuando el niño se las inventa sin ayuda, son fascinantes. Y así, con tener esas oportunidades de empezar a usar el material en un lugar y luego los maestros les permiten estar en otro lugar, se puede expandir el desarrollo de conceptos.

Rebecca: Eso es muy interesante, ya que los materiales de flujo libre pueden ser muy difíciles para los maestros quienes, sabe, realmente quieren ayudar a mantener el ambiente organizado, y tal vez no hayan considerado cómo el permitir, sabe, algún movimiento de esos materiales, pero también ayudar a los niños a aprender a guardarlos y sacarlos, y dejar que los niños piensen en cómo van a usar los materiales, realmente podría ayudarlos a llegar a participar en el proceso de mantener ese ambiente. Así que es muy interesante escuchar y pensar en eso. Siento curiosidad, usted mencionó las conchas de mar, y las piedritas, ¿hay otros materiales favoritos que usted a menudo invita a los maestros a usar al principio cuando empiezan con este tipo de juego de procesos?

Michelle: A ver, realmente yo animo a que los maestros observen primero lo que hacen los niños en su aula y lo que les interesa más, porque los mismos materiales no necesariamente surten efecto en todas las clases, y no todos los niños participan con ellos. Aparte de pensar en estos objetos pequeños, también pienso en materiales sensoriales por lo general, como arena, agua, pasta para moldear, arcilla. Estos materiales que los niños ya usan de maneras abiertas. Así que por lo general, cuando ponemos agua en la mesa de agua, los maestros raramente tienen una agenda que impongan al agua. Por eso los niños tienden a abordar el juego de agua ya de manera muy abierta y libre, así que yo animo a que los maestros piensen primero sobre: “¿Cuáles son las cosas en aula que los niños ya usan de maneras abiertas?” y lo que pueden agregar a ello.

Rebecca: Sí, eso me encanta, porque otra vez, se trata de focalizar en esos verbos. ¿Qué están haciendo? Y hacerse un observador sintonizado, y luego permitir que el planeamiento fluya a partir de eso.

Michelle: Sí, y una parte de esto es considerar también lo que los niños y el maestro pueden manejar, y yo creo que a veces se nos olvida que en cualquier conversación sobre las ideas curriculares, que es muy importante que los niños participen en lo que el maestro ha traído, pero también que el maestro perciba que esto es manejable y que puede con esto. Y yo creo que en esto es donde… sea como sea cómo llamamos este tipo de juego… el tipo de planteamientos basados en el juego o el juego de procesos, hay muchas maneras de que el maestro pueda sentirse abrumado y eso puede ser una barrera a poder animar este tipo de juego en el aula de uno.

Y, por lo tanto, donde el objetivo eventual debería ser que los niños puedan usar diversos materiales en muchas áreas del aula de maneras abiertas en su juego, pero no se puede empezar allí porque los maestros también necesitan la oportunidad de encontrar, bueno, cuáles son las rutinas que se van a usar en torno a este material. Como usted había dicho, con la limpieza, siempre hay, sea lo que sea el material, si es un poco de algo o mucho de algo y en cualquier área del aula, los maestros y los niños necesitan tiempo para desarrollar un plan para ¿cómo se va a limpiar esto al final?

Y yo diría que eso forma parte del proceso de aprender en sí, también, porque una de las cosas más valiosas de este juego con propósito es que los niños participan en el proceso entero, no solo realizando una actividad, sino también determinando junto con el maestro qué cosas les gustaría tener en el aula, cómo van a usar los materiales.

Sabe, esto es cuando empezamos a ver mucha innovación, y yo creo que otra manera de que yo podría hablar de este tipo de juego es llamándolo juego innovador, ya que si realmente hablamos de animar algunas de las habilidades que llamamos “del siglo veintiuno” o “STEM”, no solo se trata de resolver problemas en cuanto a una actividad que ya te han dado, es que los niños ideen cuáles son los problemas que necesitan resolverse y que luego los resuelvan por su cuenta. Y estos, en situaciones de la vida real, siempre se van evolucionando. Así que determinar cómo todo va a guardarse al final o cuáles materiales se pueden mover de un área del aula a otra es una parte del proceso de aprender, no solo una estrategia de organización, pero eso forma parte de la negociación social y el desarrollo del lenguaje que los niños están realizando por su cuenta.

Rebecca: Bueno, ahora bien, usted nos ha dado mucho en que pensar, y estoy segura que muchos maestros encontrarán todo esto muy útil, y pondremos un enlace a su blog para que los maestros puedan mirar los tipos de juego de procesos que ocurren en su escuela. Deseo hacerle muchas gracias por unirse a nosotros, y esperamos que podamos invitarla otra vez al podcast para que nos hable más sobre los próximos pasos que los maestros pueden usar mientras exploran ese juego de procesos.

Michelle: Bueno. Muchas gracias a usted.

Narradora: El sitio Web del Proyecto Illinois Early Learning en www.IllinoisEarlyLearning.org es la fuente de información basada en evidencia y confiable acerca del cuidado y educación infantil para padres, madres, cuidadores y maestros de niños pequeños. Gracias por escuchar y por ayudar a los niños de su hogar, su aula y su comunidad a tener un comienzo fuerte en su aprendizaje durante la infancia.