Concienciación sobre las alergias alimentarias

Uno de cada 13 niños tiene una alergia alimentaria. Un niño puede tener alergia a cualquier alimento, pero los alérgenos más comunes para los niños pequeños son la leche, cacahuate/maní, frutos secos, soja/soya, trigo, huevos, pescado, mariscos y sésamo/ajonjolí. Para mantener seguros a los niños pequeños, los cuidadores deberán hacer lo siguiente:

Estar preparado al cuidar a un niño que tiene alergias alimentarias.

  • Preguntar si el doctor del niño tiene un Plan de Acción para Emergencias. De ser así, pídalo y léalo.
  • Leer la etiqueta de comidas o alimentos con la lista de ingredientes y evitar los alérgenos. Nunca dar por sentado que conoce los ingredientes.
  • Lavarse las manos antes y después de las meriendas o comidas y lavar mesas, sillas y equipos del patio de recreo.
  • Al preparar o servir alimentos, evitar el contacto entre el alérgeno y los utensilios (por ej., usar una sola cuchara, espátula o pala para servir al niño).
  • Preguntar a los padres sobre las reacciones previas, las precauciones necesarias y cómo utilizar el auto-inyector de epinefrina del niño.
  • Saber dónde se guarda la medicina del niño y llevarla consigo cuando salen afuera o hacen excursiones.

Estar atento a las reacciones ante un alérgeno.

Hay que sospechar que una reacción alérgica está ocurriendo si el niño experimenta síntomas leves o graves (*marcadas con un asterisco) en cualquier de los siguientes sistemas del cuerpo:

  1. Boca: hinchazón de los labios y/o la lengua
  2. Piel: comezón, urticaria/sarpullido, enrojecimiento o inflamación
  3. Estómago: vómitos, nauseas o dolor de la panza
  4. Pulmones: resuello, toser, presión* en el pecho/dificultades con la respiración
  5. Corazón: mareos*, un pulso débil* o desmayarse*

Una reacción leve incluye típicamente solo uno de estos cinco sistemas del cuerpo. Una reacción grave incluye cualquier síntoma grave y/o más de un sistema corporal. Una reacción grave se llama anafilaxia y puede poner en riesgo la vida.

Si un niño tiene dificultad para respirar, tiene latidos débiles del corazón o se desmaya—o si hay síntomas en dos o más de los sistemas del cuerpo de la lista anterior—adminístrele la medicina y llame al 911.

Enseñarles a todos los niños a tener cuidado.

A la hora de comer o merendar, es buena idea que cada niño haga lo siguiente:

  • Hacer una pausa antes de comer.
  • Mirar la comida.
  • Pedir permiso para comer.
  • Comer el alimento solamente si un adulto le dice que está bien.
  • Las opiniones, recursos y referencias ofrecidas en el sitio Web de IEL se ofrecen con la intención única de proveer información y no con ninguna intención de sustituir los consejos médicos o legales, u otros servicios apropiados. Lo animamos a buscar ayuda directa local de un profesional capacitado, si es necesario, antes de tomar acción.

Sobre este recurso

Este recurso va dirigido a:
  • Centro de cuidado infantil
  • Hogar
  • Hogares-de-cuidado; Cuidado de niños en familia
  • Kindergarten
  • Programa preescolar

Tipo de programa al que el artículo va destinado:
  • Maestros y proveedores de servicios
  • Padres, madres y familiares
  • Profesores e instructores

Edad de los niños sobre los que trata el artículo:
  • Kindergarten
  • Menores de 3 años de edad
  • Preescolares (de 3 a 5 años de edad)

Revised: 2020

English title:
Food Allergy Awareness