¡Alivie la ansiedad del primer día de asistencia!

Sobre este recurso
Revisado: 2015
English title: Ease Those First-Day Blues!

Las separaciones, la tristeza, los temores y las lágrimas—¡el primer día de asistencia en su programa para un niño pequeño, puede ser desafiante para el mismo y para los adultos! Las siguientes estrategias pueden ayudar a los maestros y cuidadores a facilitar el manejo de la ansiedad del primer día de asistencia para los niños y sus padres.

Ayude a las familias a prepararse.

  • Haga visitas a los hogares antes del primer día para que el niño y su padre y/o madre reconozcan a alguien conocido cuando lleguen al programa.
  • Envíe notas o emails de bienvenida con fotos del personal. Los niños disfrutan recibiendo cosas por correo y las fotos los ayudarán a reconocer a sus maestros el primer día.
  • Planifique una noche de ‘puertas abiertas’ o recepción, para niños y padres durante las horas en que el programa está cerrado.
  • Ofrezca a las familias una lista de estrategias que podrían ayudar a los niños a hacer frente al desafío de quedarse en un lugar nuevo, separados de sus padres.
  • Planifique una actividad para los niños de hacer un libro sobre su aula para compartirlo con las familias de niños nuevos. Incluya fotos de miembros del personal, varias partes del aula y niños que están participando en actividades cotidianas.

Allane la transición para los niños.

  • Acorte el primer día, de modo que el niño y su padre o madre experimenten el horario de un día completo en solo unas horas.
  • Invite a los padres a quedarse en el aula durante plazos extensos la primera semana y reduzca el plazo un poco cada día.
  • Muestre a cada niño dónde hallar los baños, las cajitas, los ganchos para colgar abrigos, las camitas, el jabón, las toallas de papel y los pañuelitos desechables.
  • Comunique a los niños que entiende que podrían desear que sus padres estuvieran presentes. Asegúreles que están seguros con usted y que cree que dentro de poco hallarán algo que les guste hacer.
  • Enseñe juegos cooperativos para que los niños puedan empezar a gozar de la compañía de los demás.
  • Cante canciones que utilicen los nombres de los niños (por ejemplo, “ Willaby Wallaby” o “Pawpaw Patch ”) para que los compañeros se conozcan.

Acoja al niño que empieza a asistir después del comienzo del año.

  • Pida al grupo que discutan maneras para ayudar a “niños nuevos” a ajustarse a su programa. Aun si el año apenas hubiera comenzado, ¡los demás niños son los experimentados en comparación con el “nuevo”!
  • Designe a un “compañero” amigable para que ayude a un niño nuevo a “hallar su camino” en el programa.