Cómo compartir libros con su niño de 1 ó 2 años de edad

Sobre este recurso
Revisado: 2015
English title: Sharing Books with Your Toddler

¿Es realmente posible compartir libros con un niño menor de 3 años que es activo, independiente y movedizo? ¡Sí! Los padres, cuidadores, abuelos, tíos—hasta los hermanos mayores—pueden ayudar a los pequeños a amar la lectura. Estos consejos han surtido efecto para muchas familias y proveedores de cuidado infantil.

¿Cómo empiezo?

  • Escoja un libro o deje que lo haga su niño.
  • Encuentre un lugar cómodo en donde los dos puedan mirar las páginas. Si al niño le gusta pasar las páginas, asegúrese de que él pueda alcanzar el libro. No importa si el pequeño esté acostado, sentado sobre las piernas o al lado de usted, o hasta en su asiento de seguridad del carro—cualquiera de estas situaciones puede servir para una lectura en voz alta.
  • Señale un dibujo y léale claramente las palabras. Anímelo a fijarse en los detalles de la ilustración.
  • Hable con su pequeño de lo que pasa en el cuento. Deje que él diga las palabras de sus cuentos favoritos con Ud., si lo quiere hacer.

¿Cuáles libros le gustarán a mi niña?

  • A los niños de esta edad les gustan los libros con ilustraciones de gente, animales, objetos conocidos y personajes favoritos, con rimas y cuentos sencillos. Su niña podría pedir el mismo libro una y otra vez, o podría pedir libros de algún tema en particular.
  • Los libros de cartón grueso son buenos para los niños que todavía están aprendiendo a cuidarlos.

¿Cuándo debo leer con mi niño?

  • Intente leer después de la siesta, después de la comida o antes de acostarlo. Haga la lectura una parte de la rutina familiar.
  • Lleve libros cuando sale con su niño. El compartir libros puede formar parte de la espera en el consultorio médico o en la parada del camión. Lea un cuento en vez de ver un video.

¿Por cuánto tiempo debo leerle a mi niño?

  • Lea solamente mientras el niño siga interesado. Algunos niños escucharán por unos 10 minutos o más un libro favorito. ¡Algunos insistirán en terminar un montón de libros! Otros podrían ser demasiado activos como para quedarse quietos por mucho tiempo.
  • Varíe la voz o utilice un títere u otro artículo de apoyo para ayudarle a mantener la atención de su hija.

¿Qué hago si a mi niña no le interesan los libros?

  • Siga intentando, pero no a la fuerza. Los niños pequeños se mantienen ocupados descubriendo su mundo.
  • Hable con su hija, cuéntele cuentos, cántele o recite versos. Deje que lo vea a Ud. leyendo. Llévela con Ud. a la biblioteca y a la librería. Tales experiencias ayudan a muchos niños a desarrollar un interés en la lectura.