La cooperación en el aula preescolar. Juntas de la clase

En las juntas de toda la clase, los niños pueden aprender el respeto por los demás, habilidades de comunicación, maneras de relacionarse con los compañeros y adultos y cómo dar votos. El aprender estas habilidades de cooperación es una meta de las Pautas de aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois (vea las Pautas del desarrollo social y emocional).

¿Qué son las juntas de la clase?

Una junta de la clase es diferente de las actividades normales en círculo. Es una conversación que reúne a los niños para hablar sobre ideas, resolver problemas, organizar el día, planear actividades o celebrar lo que va bien.

¿Qué aprenden los niños de las juntas de la clase?

Aprenden a:

  • escuchar y responder a otros. “Daniel está de acuerdo con la idea de Karina. ¿Alguien tiene otra cosa para añadir?”
  • hacer preguntas y compartir información. “Jamal quiere contarnos lo que ha aprendido sobre la nieve. Luego pueden preguntarle sobre ello”.
  • establecer expectativas en grupo. “Todos votaron por esta regla de la clase: ‘¡No pegar a los demás!’”.
  • pensar sobre el paso del tiempo. “Después de la reunión, normalmente salimos afuera”.
  • resolver problemas y tomar decisiones juntos. “Jaida, querías que tuviéramos la merienda más temprano”. Jaida tal vez contesta entonces, “Sí, quiero que votemos”.
  • planear qué estudiar y cómo compartir el conocimiento. “¿Cuáles serían algunas de las maneras que podrían demostrar lo que aprendieron sobre los huevos?”
  • entablar relaciones y formar un sentido de comunidad. “¡Tuvieron una conversación muy larga e hicieron un plan que funciona!”

¿Cuál es el papel del adulto?

El adulto facilita las juntas de la clase al:

  • incluirlas en el horario de cada día.
  • declarar el propósito de la junta. “Ya es hora de escoger las canciones para cantar en nuestra Noche para los Padres”. (Nota: Si las conversaciones sólo son para manejar problemas, éstas tal vez empiecen a ser un disgusto para los niños.)
  • ayudar a los niños a acordarse de “hablar en voz alta”, turnarse, mantener el enfoque en el tema y escuchar a los demás.
  • animar a los niños a dar sugerencias los unos a los otros.
  • llevar la cuenta de las ideas o preguntas de los niños en una pizarra.

¿Cuál es un buen horario para las juntas de la clase?

  • Se puede comenzar el primer día que los niños asisten juntos a la clase. Se podría tener una para empezar el día y otra para terminarlo.
  • A principios del año, una junta de la clase de 5 minutos tal vez baste. Varias conversaciones breves quizás sean mejores que una larga que ponga ansiosos a los niños. A medida que los niños se acostumbran a ellas y perciben el provecho que brindan, estas conversaciones podrían durar 15 minutos o más.

¿Cómo puedo averiguar más?

Se puede averiguar más con los siguientes dos libros: Ways We Want Our Class to Be: Class Meetings That Build Commitment to Kindness and Learning por Developmental Studies Center (1996 – Cómo queremos que sea nuestra clase. Reuniones de clase que construyen un compromiso hacia la bondad y el aprendizaje); y Class Meetings: Young Children Solving Problems Together por Emily Vance y Patricia Jimenez Weaver (2002 – Reuniones de clase. Niños pequeños resolviendo problemas juntos).