Proyectos de jardinería. Las macetas y los niños preescolares

Sobre este recurso
Revisado: 2013
English title: Get Growing: Planters and Preschoolers

¿Se ha preguntado usted si sería demasiado difícil cultivar un jardín al aire libre con niños preescolares? Sembrar en recipientes con tierra de jardinería puede ser más seguro y más fácil para los niños que cultivar al exterior. He aquí algunos consejos para cultivar plantas con las clases preescolares, ofrecidos por maestros experimentados. (Vea los Parámetros del aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois 1.A.ECa, 5.C.ECa, 12.B.ECa, 13.A.ECa, 17.A.ECa y 30.C.ECd).

Obtenga algunos recipientes para usar como macetas.

  • Revise el recurso en Internet del Servicio de Extensión de Illinois, “Jardinería en donde menos crees”. Usted y los niños encontrarán ideas para hacer macetas para un jardín con recipientes usados, como botellas vacías para leche, neumáticos viejos, botas gastadas, ¡y más!
  • Pida que las familias traigan a la clase recipientes limpios para servir de macetas. Invite a los niños a ayudar a hacer huecos al fondo de las macetas para que el agua pueda drenar.
  • Lleve a los niños afuera para explorar y escoger un lugar para colocar sus macetas. Hábleles sobre dónde creen que las plantas recibirán más luz del sol y más lluvia. Pida que piensen en aquellos lugares a los que podrán ir más fácilmente cuando tengan que cuidar las plantas.

Prepare el terreno.

  • Compre bolsas de tierra de jardinería y cargue un poco de tierra en un cubo o una carretilla. Deje que los niños mezclen por cada taza de tierra una taza de arena gruesa y una taza de turba. Ofrezca desplantadores, palas y cucharas grandes para mezclar fácilmente. Nota: no agregue fertilizantes ni abonos que se venden en las tiendas. Es posible que tales productos no sean seguros para los niños.
  • Ofrezca a los niños cubos para que llenen cada maceta con la tierra mezclada.
  • Tenga guantes de jardinería disponibles para el uso de los niños cada vez que trabajen en el jardín, y haga que se laven las manos después de terminar.

¡A sembrar!

  • Averigüe cuándo será la última noche de helada. Después de esa fecha, ¡ya es hora de sembrar!
  • Deje que los niños decidan qué sembrarán en cada maceta. Deje que grupos pequeños de niños se hagan cargo de sembrar y cuidar recipientes específicos.
  • Si la clase tiene plantas que han brotado adentro, ayude a los niños a trasplantar con cuidado las plantas de semillero.
  • Cuando los niños están sembrando, llame su atención sobre lo que dicen las bolsitas de semillas acerca de lo que necesitan para crecer. Por ejemplo, ¿cuáles semillas deberían colocarse encima de la tierra?  ¿Cuáles deberían estar cubiertas de tierra?

Cuiden juntos el nuevo jardín.

  • Pida que los niños hagan letreros para cada tipo de planta y que los ubiquen en las macetas correspondientes.
  • Haga un horario para el riego de las plantas. Los niños pueden turnarse regándolas según sea necesario. Pueden practicar verter cantidades pequeñas de agua al principio, para que no ahoguen las plantas.
  • Haga sugerencias sobre algunas maneras en que los niños pueden investigar el jardín mientras crece.