Proyectos de jardinería. Cómo aprender sobre las semillas

Sobre este recurso
English title: Get Growing: Learning about Seeds
Las semillas son fundamentales para todo proyecto de jardinería. Los niños preescolares pueden averiguar muchas cosas sobre las semillas antes de plantarlas. He aquí algunas actividades, probadas por maestros, que ayudan a los niños a investigar las semillas. (Vea los Parámetros del aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois 1.A.ECb, 5.C.ECa, 10.A.ECb, 10.B.ECa, 11.A.ECc, 12.A.ECa y 12.A.ECb).

Recoja una gran variedad de semillas para compartirlas.

  • Traiga a la clase semillas de plantas que los niños probablemente ven en su entorno, incluyendo semillas de árboles locales, hierbas y flores de la pradera, y plantas cultivadas como maíz, calabazas y caléndulas (botón de oro o corona de rey). (Siempre utilice semillas aptas para uso alimentario, o semillas extraídas directamente de las plantas. Las semillas comerciales empaquetadas pueden estar tratadas con químicos a los que los niños no deben estar expuestos. Tenga presente que algunos niños tienen alergias a frutos secos, cacahuetes (maní) o frijoles de soja).
  • Invite a los niños y sus familias a traer a la clase semillas que hallen en su entorno. Ayude a los niños a mantener el registro de dónde las encontraron.
  • Durante el otoño, dé un paseo con la clase para recolectar semillas. Dé a cada niño medias grandes para ponerse encima de los zapatos, luego caminen por un área segura con mucha hierba. Entonces saquen las semillas de las medias y agréguenlas a la colección de semillas de la clase.

¡Ofrezca a los niños una mirada al interior!

  • Disponga partes de plantas que los niños pueden romper o cortar para hallar semillas. Por ejemplo, piñas, vainas de acacia negra o acacia de flor blanca, cabezas de girasoles y frutas comestibles como manzanas y melones. (Use utensilios seguros para cortar, y supervise de cerca a los niños mientras cortan; o tal vez usted mismo podría cortar).
  • Abra algunas semillas grandes, como pepitas de calabaza, habas o granos grandes para que los niños las examinen. Disponga lupas para que las miren más de cerca, y pida que los niños describan lo que observan con ellas.
  • Sugiera que los niños bosquejen los objetos que usted haya partido.

Aprenda y utilice vocablos relacionados con las semillas.

  • Pida que un bibliotecario lo ayude a encontrar libros ilustrados que incluyan términos como vaina, espiga, cubierta protectora, cotiledones, embrión y pepita. Ayude a los niños a utilizar estas palabras para etiquetar partes de las semillas que bosquejan.
  • Facilite discusiones de la clase sobre lo que constituye una semilla. Por ejemplo: “¿Son los chícharos semillas?  ¿Cómo puedo saberlo?”

Invite a que los niños averigüen más sobre las semillas.

  • Anime a los niños a hallar respuestas a sus preguntas sobre semillas. “¿Qué encierra más semillas: una vaina de acacia, un durazno o una calabaza?”  “¿Cómo cambian las semillas después de ser cocinadas?”
  • Deje que los niños pesen y midan semillas o las clasifiquen según el tamaño, el color, la forma, la textura, etc.
  • Invite a botanistas o jardineros a que hablen con los niños sobre las semillas.
  • Mantenga un registro de los comentarios y las preguntas de los niños mientras estudian las semillas. Haga una tabla con sus preguntas, predicciones y hallazgos.