El camino a la matemática. La clasificación

Sobre este recurso
Revisado: 2013
English title: Path to Math: Classification

La matemática en preescolar, ¡es mucho más que contar! Las habilidades de clasificación representan los pasos iniciales hacia el aprendizaje de conceptos matemáticos importantes. Los niños clasifican objetos, ideas, sonidos, olores o sabores en grupos (categorías) según las características que tienen en común. (Vea los Parámetros de aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois 7.A.ECa, 8.A.ECa, 8.A.ECb, 9.A.ECb y 12.C.ECa).

¿Qué saben los niños preescolares acerca de la clasificación?

De los 3 a los 5 años de edad los niños están aprendiendo a reconocer colores, formas, tamaños y materiales. Están aprendiendo acerca de las partes y las totalidades. Pueden hacer comparaciones: ‘el mayor’ o ‘el menor’, ‘más’ o ‘menos’. Pueden clasificar cosas usando una característica a la vez—por ejemplo, pueden separar los botones azules de los rojos. Pero la clasificación por color y por tamaño podría hacérseles difícil. He aquí algunas maneras de ayudar a los niños a ganar experiencia con la clasificación.

Clasifique como parte de las rutinas diarias.

  • Los niños podrían clasificar cosas mientras limpian (ponga etiquetas en los estantes con dibujos de los objetos que se guardan en ellos).
  • Los niños podrían clasificar objetos para reciclar.
  • Los niños podrían ‘clasificarse a sí mismos’ como una manera de votar sobre asuntos de la clase. “Si quieres jugar afuera, ponte de pie aquí. Si quieres jugar en el gimnasio, ponte de pie allí”.

Juegue juegos que incluyan características que correspondan.

  • Haga que los niños participen en juegos activos como “Mother May I” (requiere categorías de movimiento).
  • Provea juegos de tableros en la mesa: Concentración, Go Fish, Bingo, Dominó.
  • Enseñe juegos de adivinanza: “Oigo algo que hace ruido y retumba. ¿Qué será?”
  • Muestre a los niños el juego de buscar zapatos: los niños se turnan en hallar sus propios zapatos entre un montón de zapatos.
  • Introduzca la onomatopeya (esto es bueno para las excursiones): Haga correspondencias de sonidos con cosas que ven. “Cuando vean una vaca, hagan un mugido”.

Ofrezca otras actividades que incluyan clasificaciones.

  • Colecciones: Los niños podrían recoger, exhibir y examinar objetos relacionados.
  • La clasificación de objetos: los niños podrían utilizar cartones de huevos u hojas de papel con dos o más secciones para agrupar cosas parecidas—monedas, herramientas, llaves, conchas, trozos de tela, figuras de plástico, fotos de catálogos. Explíquelo así: “Para esta actividad se pueden poner juntas cosas que son similares”. Cuando el niño acabe, pregúntele: “¿Cómo son similares las cosas en este grupo?”
  • Partes y totalidades: los niños podrían trozar formas geométricas de barro o plastilina, corresponder tapas con los recipientes o unir pernos con arandelas.

Anime a los niños a observar y comparar cosas.

  • Muestre a los niños un objeto conocido y pida que lo describan. Apunte las características en un caballete o pizarra. Repita el proceso con un objeto parecido. Compare las listas. ¿De qué maneras son similares? ¿De qué maneras son distintas? Introduzca objetos desconocidos. “Malik cree que esta cosa está hecha de madera. ¿Qué te hace pensar así, Malik?”
  • Dé descripciones claras de las cosas. “¿Quieres una almohada lisa o una vellosa?” Utilice el vocabulario de clasificación: una parte, todo, pareja, equipo, categoría, observar, regla, diferente, distinto. También son útiles las palabras que indican materiales, sonidos, olores y sabores.