El camino a la matemática. Más problemas de planteo para niños preescolares

Sobre este recurso
Revisado: 2013
English title: Path to Math: More Word Problems for Preschoolers

Los niños pueden gozar de problemas simples de planteo, aun a los 3 años de edad. Usted podría dar a los niños preescolares oportunidades de trabajar con problemas de planteo relacionados con sus investigaciones, actividades diarias y cosas sobre las que sienten curiosidad: el dinero, los juguetes o los objetos que la clase ha recogido durante un proyecto. (Vea los Parámetros de aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois 6.A.ECa, 6.B.ECc, 6.B.ECd y 6.B.ECe).

Los niños preescolares mayores tal vez estén listos para preguntas sobre partes de una totalidad.

  • Tenga presente que usted tal vez necesite explicarles palabras como total, parte y colección antes de presentar tales problemas de planteo.
  • Podría pedir a los niños que empiecen con las partes de un grupo de objetos. Por ejemplo, podría decir: “Hay dos partes en la colección de monedas de Martín: 4 peniques y 2 monedas de diez. ¿Cuántas monedas piensas que tiene en su colección entera?”
  • También podría hacer preguntas que empiecen con un grupo entero. Por ejemplo: “La colección de monedas de Martín tiene un total de 6 monedas. Cuatro son peniques. Las demás son de diez. ¿Cuántas de estas piensas que tiene Martín?”
  • Se podría pedir a los niños que piensen en dividir objetos enteros en partes iguales. Parece que esta actividad les gusta a los niños, especialmente cuando incluye comida. “Esta es la pizza que cocinamos juntos. ¿Cuántos trozos piensan que yo debo cortar para que todos los niños en la mesa tengan uno?”

Ciertos niños preescolares están listos para problemas de planteo que comparen dos grupos de objetos.

  • Antes de pedir a los niños que resuelvan estos problemas, usted tal vez tenga que explicarles palabras como cantidad, comparar, monto, más, mayoría y menos.
  • Se podría pedir a un niño que compare las cantidades. Por ejemplo: “Wendy tiene 6 peniques y Yusuf tiene 4. ¿Quién piensas que tiene más peniques?” “¿Cuántos más peniques piensas que tiene esa persona?”
  • Cuando un niño ya puede resolver fácilmente este tipo de problemas, se podría entonces invertir las cantidades “conocidas” y “desconocidas”. “Wendy tiene 6 peniques. Tiene 2 más peniques que Yusuf. ¿Cuántos peniques piensas que tiene Yusuf?”
  • Se podrían plantear problemas de comparación que tengan más de una respuesta. Por ejemplo: “Yusuf tiene 4 peniques. Wendy tiene menos peniques que él. ¿Cuántos peniques podría tener ella?”

Los niños tal vez gocen más de los problemas de planteo si no les parece que tienen que competir entre ellos para ser el primero en contestar la pregunta.

  • Si usted está trabajando con varios niños, dé a cada uno la oportunidad de contestar. Pregunte a cada niño: “¿Cómo supiste que esa era la respuesta?” o “¿Qué te hace pensar así?” (La manera de que un niño piensa sobre un problema puede ser tan importante como tener la respuesta “correcta”).
  • Deje que los niños usen objetos para llegar a las respuestas.
  • Cuando cada niño haya contestado la pregunta, pida al grupo que converse sobre la respuesta al problema que tiene más sentido.