Al aire libre con niños preescolares. Bailes en la acera

Sobre este recurso
Revisado: 2013
English title: Out and About with Preschoolers: Dancing on the Sidewalk

Escuchar un podcast en audio sobre un tema relacionado

Es un hermoso día para salir al aire libre con los niños. Pero ¿hay alguna manera de ayudarlos a alcanzar los parámetros de las bellas artes mientras están afuera? ¡Claro que sí! Adelante—a investigar las acciones, el espacio y otros elementos del baile al aire libre. (Vea los Parámetros del aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois 19.B.ECa, 19.B.ECb, 19.B.ECc, 25.A.ECa y 26.B.ECa).

Ayude a los niños a practicar los movimientos coordinados del cuerpo que forman una parte importante del baile.

  • Enseñe a los niños los movimientos de bailes folclóricos, bailes en líneas y en círculos, para que bailen juntos. Utilice juegos conocidos también, como “la víbora del mar”. Señale acciones de seguir, llevar la delantera, pasar al lado de otros niños y conectarse con ellos. Luego ¡bailen para divertirse! (Nota: el terreno herboso puede tener peligros escondidos, y es difícil mover una silla de ruedas o andadora en la hierba. Vaya a un área pavimentada y barrida de cualquier cosa que podría lastimar a los niños).
  • Pida a los niños que piensen cómo sería bailar sobre variadas superficies. Por ejemplo: “¿Cómo piensan que se sentiría bailar en el arenal?” Luego deje que pongan a prueba sus predicciones. Invítelos a comparar sus experiencias. “El marchar en la arena, ¿cómo era diferente de marchar en la acera? ¿En la hierba? ¿En la piscina de vadear?”
  • Ayude a los niños a organizar una rutina de pasos para bailar o marchar. Haga apuntes para ayudarles a recordar la secuencia: “Min-Yung dice que marchemos 8 pasos. Micaela dice que demos 4 saltos y luego meneemos los listones”.

Invite a los niños a hacer experimentos con el espacio.

  • Utilice cuerdas para marcar círculos en el suelo, tan grandes que varios niños pueden ponerse de pie dentro de ellos a la vez. Pida a los niños que bailen dentro de sus círculos sin tocar a nadie. Repita la actividad varias veces, haciendo los círculos cada vez más pequeños. Invite a los niños a hablar sobre lo que hicieron para manejar sus movimientos dentro de los espacios reducidos. Luego haga los círculos más grandes para que al final hagan movimientos grandes.
  • Utilice cuerdas, tiza o huellas en la nieve para marcar senderos largos que los niños pueden seguir. No es necesario que sean sencillos ni derechos. Pueden girar, virar e ir bajo los equipos del patio de recreos. Pida a los niños que sigan los senderos mientras baten las palmas de manera rítmica o mientras usted toca alguna grabación de música. Deje que intenten andar al revés también.
  • Deje que los niños creen nuevos caminos o escojan la música o las acciones. “Adán dice que agitemos los brazos. Lola dice que demos pasos chiquititos. ¡Tal vez puedan hacer ambas cosas a la vez!”
  • Añada accesorios como canastas, sombreros o listones. Los niños podrían bailar a lo largo del camino, moviendo los accesorios según les inspire la música. Los niños con andadoras o sillas de ruedas podrían quedarse en un lugar y mover sus accesorios.

Nota:

algunos niños del grupo tal vez sean de familias en cuyas religiones no se permite el baile. Con tacto, pregunte a sus padres que le expliquen específicamente lo que no se permite. Por ejemplo, ¿podría el niño jugar a “Seguimos el jefe” si no se está tocando ninguna música?