Libros previsibles para niños pequeños

Sobre este recurso
English title: Using Predictable Books with Young Children

Al hacer predicciones, nos formamos ideas sobre el futuro a partir de lo que ya sabemos o creemos. Un libro previsible hace resaltar los patrones, las secuencias y las conexiones en las láminas o las palabras, de una manera que permite que los niños adivinen “qué sigue” en el cuento. Los libros previsibles pueden utilizarse para ayudar a niños de 2, 3 ó 4 años a aprender lo que puede esperarse del lenguaje oral y escrito. (Vea los Parámetros del aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois 1.B.ECb, 2.A.ECa, 2.B.ECa, 2.C.ECa y 10.C.ECa).

Escoja una buena variedad de libros previsibles para leer a niños muy pequeños (entre 2 y 4 años de edad).

  • Libros ilustrados con un vocabulario básico y patrones simples de rima permiten que los niños pronostiquen qué palabra sigue, como por ejemplo: Un pez, dos peces, pez rojo, pez azul por Dr. Seuss; Rap a Tap Tap por Leo y Diane Dillon.
  • Con frecuencia, los niños disfrutan al repetir frases sencillas o estribillos con el lector.
  • A muchos niños de edad preescolar les gustan cuentos que desarrollan patrones. Por ejemplo, Drummer Hoff por Barbara Emberley; Bringing the Rain to Kapiti Plain por Verna Aardema.

Lea los libros preferidos de los niños una y otra vez.

  • Los niños pequeños pueden querer escuchar una poesía o un libro muchas veces. Al poco tiempo, reconocen los patrones de las palabras. Puede que disfruten al decir las palabras con usted.
  • A muchos niños les gusta completar la frase cuando usted omite una o dos palabras al final de la misma. Haga una pausa mientras lee: “Érase una…” Mire hacia los niños. Espere hasta que digan: “¡Viejecita!”
  • A algunos niños les gustará descubrir los “errores” que usted hace al cambiar, en tono juguetón, algunas palabras de un libro conocido: “Érase una hormiguita…”.

Expanda sobre las predicciones de los niños.

  • Los niños pueden imaginar diálogos entre los personajes de libros que tienen muy poco o ningún texto. Por ejemplo, usted podría decir: “No hay palabras que nos digan lo que pasa en este dibujo. ¿Qué piensan que este niño le podría decir al perro?”
  • Los niños que conocen bien un libro, pueden discutir varias versiones de un cuento. Por ejemplo, usted podría leer en voz alta del libro There Was an Old Lady Who Swallowed a Fly por Simms Taback. Luego muestre a los niños I Know an Old Lady Who Swallowed a Pie por Alison Jackson. Ayúdelos a hacer predicciones sobre algunas posibles semejanzas y diferencias entre los dos. “La señora que se tragó una mosca, también se tragó una araña y otros animales. ¿Qué piensan que podría comer esta señora que se tragó un pastel?” Como seguimiento, pregúnteles: “¿Qué los hace pensar así?”