Trabajo “en serio”: Los niños preescolares pueden ayudar

Sobre este recurso
English title: Real Work: Preschoolers Can Help

El hacer tareas sencillas ayuda a los niños de edad preescolar a sentirse responsables y capaces de ayudar en casa y en la guardería.

Cuando los niños hacen tareas “en serio”, obtienen…

  • Conocimiento práctico. El poner las cosas en su lugar y limpiar cosas son “habilidades de vida” básicas.
  • Un sentido de competencia. Los niños de edad preescolar se alegran de sentir que sus contribuciones son importantes.
  • Un sentido de cooperación. El hacer tareas juntos permite a los niños experimentar las recompensas de trabajar en equipo.

Tome el tiempo para capacitarlos.

Los niños preescolares necesitan instrucciones paso a paso para las tareas nuevas y oportunidades de practicarlas. Tal vez también necesiten recordatorios amistosos acerca de las tareas conocidas. Recuerde que tal guía representa una inversión en el futuro. También podrían ser útiles imágenes de niños que hacen tareas.

Asigne tareas con sabiduría.

  • Deje que los niños escojan de una lista de tareas. Tablas o listas de tareas pueden ayudarles a recordar sus tareas.
  • Mantenga sencillas las instrucciones y las tareas. “Pon todo en su lugar”. puede ser un mandato intimidante. En vez de esto, podría decírsele, “Pon estos libros en el estante por favor. Luego ven y dime cuando has acabado”. También es útil fijar una hora límite para acabar con las tareas.
  • Lo mejor es posponer las tareas de una niña si tiene hambre o sed, está cansada o enferma.
  • ¡Las tareas para niños de edad preescolar no deben involucrar agua caliente, herramientas pesadas, excremento animal o humano ni químicos tóxicos!

Comience con lo sencillo.

Las tareas para niños preescolares pueden incluir el cuidado de sí mismo (lavarse los dientes, vestirse, etc.), tareas del cuidado de una mascota o del jardín, separar en grupos la ropa o el correo y ayudar a hacer listas para ir de compras. Los niños preescolares también pueden ayudar a limpiar la mesa, hallar cosas en la tienda y ayudar a devolver libros a la biblioteca.

Ofrezca las herramientas adecuadas.

Una botella para rociar agua y pequeños trapos o esponjas pueden ayudar a los niños a limpiar superficies. Se pueden usar calcetines gastados pero limpios, para quitar el polvo. Las escobas y útiles del jardín deben ser de tamaño apropiado para el niño.

Anime con palabras y diversión.

  • Diviértanse mientras trabajan juntos: “Hagamos de cuenta que somos unos robots que ayudan”.
  • Enfóquese en los esfuerzos: “¿Cómo lograste hacer que la bebé siguiera riéndose mientras yo cocinaba?”
  • Enfóquese en acabar con la tarea: “¿Quieres relajarte con un libro después que pongamos la comida en el refrigerador?”
  • Dé respuestas positivas al examinar el trabajo de un niño. Si algo pudiera haberse hecho mejor, espere hasta la próxima vez para dar instrucciones más detalladas: “Si usas un cucharón, el alimento del hámster no se caerá en la mesa”.

Su ejemplo es importante.

Si usted se queja de las tareas, los niños tal vez empiecen a quejarse también. Ayúdeles a experimentar la satisfacción de un trabajo bien hecho. “¡El pelo del perro se verá muy sedoso después que lo cepilles!” Exprese los sentimientos buenos: “¡Me gusta trabajar contigo!”