Cantar, tocar y escuchar. Hay música en el aire

Sobre este recurso
English title: Sing, Play, and Hear: Music’s in the Air

Tanto la diversión como el aprendizaje se intensifican con la música en clases para niños pequeños. Los niños gozan escuchando música, haciéndola y moviéndose al ritmo de la misma. Con la música uno puede comunicarse, expresar los sentimientos y compartir las ricas herencias de nuestro mundo multicultural. Vea los Parámetros del aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois 25.A.ECc25.B.ECa.

Deje que los niños escuchen música juntos y a solas.

  • Use grabaciones de varios tipos de música con la clase entera, y luego ofrezca la opción de escuchar grabaciones en uno de los centros del salón.
  • Invite a los niños a conversar sobre las ideas y los sentimientos que la música les provoca. Disponga materiales de arte para que los niños puedan dibujar o pintar lo que escuchan en la música.
  • Ofrezca muchos tipos de música. Escoja entre canciones infantiles tradicionales y nuevas, canciones folclóricas, y música clásica y popular. Incluya música de varias culturas, idiomas y épocas de la historia.
  • Cuente información de fondo acerca de la música para que los niños empiecen a conocer artistas, estilos e instrumentos. Por ejemplo: “Esta es otra canción de Tish Hinojosa”.

Canten varias canciones juntos.

  • Comparta canciones que Ud. gozó cantando durante la infancia. Apunte el título y la letra en una hoja grande de papel para ayudar a los niños a conectar la letra con las palabras escritas.
  • Lea y cante de libros infantiles coloridos, como Going to the Zoo por Tom Paxton.
  • Pida que un bibliotecario sugiera libros o CDs de canciones con los que los niños pueden cantar en voz alta, para enseñar las canciones a la clase.

Proporcione instrumentos sencillos para que los niños preescolares toquen su propia música.

  • Encuentre juguetes musicales de uso seguro y fácil para los niños, como xilófonos, campanas, tambores, ‘kazoos’ o teclados pequeños, en jugueterías o ventas particulares.
  • Evite los juguetes que tocan una cantidad limitada de tonos cuando se aprieta un botón o se tira una palanca.

Haga sus propios instrumentos musicales.

  • Casi todas las cajas y recipientes se pueden convertir en tambores.
  • Haga una maraca colocando cuentas pequeñas, botones, grava o habas secas dentro de un recipiente con tapa y fije la tapa firmemente con cinta adhesiva.
  • Haga una ‘guitarra’ con bandas de goma. Estire varias bandas alrededor de una caja abierta para zapatos. Varíe el tamaño y la tensión de las bandas para producir notas diferentes.

Muévanse al compás de la música para hacer el ejercicio más divertido.

  • Enseñe canciones de marchas o de acción, como “Hokey Pokey”.
  • Anime a los niños a batir las palmas o dar golpecitos con los pies al compás de un ritmo fuerte.
  • Provea accesorios, como bufandas o disfraces, y deje que los niños creen sus propios movimientos de baile.