¿Está bien mi hijo?

Sobre este recurso
English title: Is My Child OK?

Muchas veces los padres comparan a sus hijos con otros niños respecto a la altura, la personalidad, el habla y el ritmo del aprendizaje, aunque saben que cada niño es diferente de los demás. ¿Cuándo deberían preocuparse por estas diferencias? He aquí cuatro aspectos del desarrollo que usted puede vigilar.

El desarrollo físico

Algunos niños crecen más rápido y llegan a ser más grandes que otros, pero el crecimiento debe seguir un ritmo regular. La mayoría de los bebés de un año de edad tienen un peso aproximadamente tres veces más que el que tenían al nacer, y a los dos años, un peso de como cuatro veces más. Un examen de su bebé o niño pequeño que tiene buena salud por un médico o un enfermero puede identificar oportunamente muchos problemas.

El desarrollo de la personalidad

Su hijo tal vez sea uno que se relaciona con entusiasmo con las personas y experiencias nuevas, o quizá prefiera observarlas primero. El desarrollo de la personalidad es afectado por la cantidad de confianza que tiene el niño pequeño en quienes lo cuiden. Para los dos años de edad, su hijo probablemente disfrutará jugar al lado de otro niño. Para cuando los niños están por empezar a ir a la escuela, típicamente saben jugar en grupo y tal vez tienen ya un mejor amigo.

El desarrollo del habla

Escuchando a las personas que le hablan, su bebé aprenderá a hablar y a entender las palabras. Los bebés suelen decir las primeras palabras entre los 9 y los 12 meses de edad, en conformidad con estos factores:

  • El oído. Los bebés con problemas de oído pueden tardar más tiempo que los que gozan de una buena audición.
  • La comunicación con los padres. Si usted habla con su bebé, puede ayudarlo a aprender a hablar. También puede ayudarlo respondiendo a su bebé cuando intenta hablar.
  • Otras áreas del desarrollo. Mientras está ocupado aprendiendo otras cosas (como a caminar), quizás el desarrollo del habla vaya más despacio por un tiempo breve.

El desarrollo cerebral

Los genes, la nutrición y el ambiente cooperan para fomentar el desarrollo del cerebro. Para estar al día con los hitos del aprendizaje de su hijo, utilice una tabla de desarrollo, la cual su proveedor de atención médica puede proporcionarle. Algunas de las buenas maneras de ayudar son las de hablar a sus hijos, leerles, escucharles—aun cuando son muy pequeños—y dejar que exploren sin peligro su mundo.

Contacte al médico o proveedor de atención médica de su hijo, o llame al 1-800-323-GROW (4769), si su hijo crece a un ritmo bien distinto del de otros niños de la misma edad, si frecuentemente evita mirar a la gente a los ojos, si se resiste a que se lo sostenga en brazos, si parece estar “desconectado” de lo que pasa a sus alrededores, si pierde habilidades que había manifestado anteriormente o si no responde como bebé a los sonidos o la voz de un conocido.