Curiosidad e iniciativa

Sobre este recursoRevisado: 2017

English title: Curiosity and Initiative

Primero, vea este video breve que describe cómo se utilizará el segundo para demostrar la manera de que los cuidadores apoyaron el desarrollo de la curiosidad y la iniciativa en los niños pequeños que cuidan. (Para ver el texto en español, marque CC).

Explicación de la curiosidad y la iniciativa

Mientras los niños van creciendo, aprenden acerca de su mundo. Los niños nacen con un interés natural en su ambiente, que incluye a las personas y los objetos que los rodean. Este impulso instintivo por aprender acerca del mundo se denomina curiosidad.

Por ejemplo, a medida que los niños adquieren más control físico de sus cuerpos, aprenden que puede acercarse a objetos rodándose o gateando. Mientras maduran, los niños podrían hacer experimentos con diversas maneras de utilizar materiales y objetos.

Las Normas de guía del aprendizaje infantil en Illinois para niños entre el nacimiento y los 3 años presentan los siguientes indicadores para niños en el área de la curiosidad y la iniciativa, la cual integra la sección Planteamientos hacia el aprendizaje de las Normas de guía. Estos indicadores describen los comportamientos, habilidades y conocimientos que los niños exhiben en relación con la curiosidad y la iniciativa durante los periodos de vida señalados.

Indicios para niños

Nacimiento a 9 meses

  • El niño observa a personas y el ambiente; sigue con los ojos un juguete que se mueve de un lado a otro
  • Muestra un interés en sí mismo, por ej., mira fijamente la mano, mete los pies a la boca
  • Explora activamente objetos nuevos en el ambiente, por ej., los toca, pega o mete a la boca
  • Intenta iniciar la interacción con otros, por ej., sonríe, extiende las manos hacia un cuidador
  • Participa en la atención compartida con el (los) cuidador(es), por ej., se enfoca en el mismo objeto

7 meses a 18 meses

  • Demuestra un interés en objetos nuevos al manipularlos y darles vuelta
  • Usa objetos conocidos de nuevas maneras, por ej., coloca una canasta de juguete en la cabeza
  • Se mueve hacia una nueva actividad gateando o caminando
  • Empieza a demostrar preferencias por objetos y/o materiales, por ej., escoge un libro para leerlo cuando se le da opciones
  • Inicia interacciones significativas con adultos conocidos, por ej., señala con el dedo un juguete favorito o trae un libro para leer

16 a 24 meses

  • Demuestra un interés en nuevas actividades y que está dispuesto a poner a prueba nuevas experiencias
  • Explora activamente ambientes nuevos, por ej., camina al estante de juguetes en un hogar o salón de clases que no conoce bien
  • Inicia el juego con otros, por ej., un abuelo, hermano o maestro
  • Hace experimentos con maneras diferentes de usar materiales y objetos

21 a 36 meses

  • Observa el juego de otros niños
  • Goza logrando metas sencillas, por ej., armar un rompecabezas, soplar para hacer una burbuja
  • Hace preguntas al relacionarse con otros, por ej., “Por qué”, “qué”, “cómo”
  • Participa en una amplia gama de experiencias, por ej., equipos de trepar en patios de recreo, proyectos de arte

Arreglar el ambiente para el éxito

Hay muchas maneras de las que los cuidadores pueden arreglar el ambiente para que un niño pueda tener éxito. Los cuidadores también pueden relacionarse con los niños de maneras que apoyen su desarrollo.

Los cuidadores pueden poner el escenario para la interacción

  • sentándose cerca del niño para posibilitar la interacción
  • disponiendo objetos apropiados para la edad y el nivel de desarrollo del niño
  • apoyando físicamente al niño para permitir la interacción

Los cuidadores pueden mantener el interés y la atención del niño

  • expresando interés en el niño
  • animando al niño
  • respondiendo y siendo conscientes de los sentimientos del niño
  • presentando nuevas actividades cuando sea necesario

Los cuidadores pueden alternarse en actividades

  • reaccionando ante las acciones que el niño inicie
  • estableciendo rutinas
  • expresándole al niño que se espera que responda, y quedando atentos a la respuesta
  • imitando al niño y esperando una reacción

Los cuidadores pueden corresponder y seguir las señales del niño

  • observando al pequeño y participando con él o ella en la actividad o interacción
  • siguiendo el ejemplo del niño
  • comentando las actividades del niño

Los cuidadores pueden apoyar el aprendizaje

  • extendiendo los intentos de comunicación del niño
  • agregando nuevos elementos o acciones a rutinas conocidas
  • equilibrando el apoyo con las expectativas
  • presentando “dilemas” que el niño puede resolver

Ahora, vamos a conocer a Yana, Mario y Aaron. (Para ver el texto en español, marque CC).

Auto-evaluación y reflexión

Hemos observado el juego de Yana, Mario y Aaron. Hemos considerado las maneras de que sus cuidadores animaron la curiosidad acerca del mundo inmediato y luego apoyaron la iniciativa de explorar independientemente. Ahora, considere sus propias interacciones con niños.

En su espacio, ¿se encuentran

  • materiales que los niños pueden escoger y alcanzar independientemente?
  • suficientes materiales como para que los niños los compartan?
  • dibujos para ayudar a los niños a hallar y guardar cosas?
  • espacios cómodos para el juego tranquilo y acceso a espacios que permiten el movimiento energético, como un espacio al aire libre o un gimnasio?
  • espacios en que los niños pueden estar juntos, y otros en que pueden estar solos?

¿Está usted listo/a a

  • observar y considerar los motivos de los comportamientos de niños?
  • contemplar y esperar, pero proporcionar ayuda y ánimo si es necesario?
  • turnarse al jugar y conversar con niños?
  • seguir las ideas de niños en el juego?