Haciendo pizza juntos

Duración del vídeo: 1:38

Sobre este recurso
English title: Making Pizza Together

Transcripción

Will: Ese lado es tuyo y este lado es mío.

Marty: Bien. ¿Qué es…?

Will: Tú no puedes comer mi lado.

Marty: Bien.

Luci: Cuéntale a papi los ingredientes que vamos a poner aquí. Espera, espera, déjame ver tu dedo. Espera. Creo que tienes tomate allí. ¡Tienes el dedo de tomate! (Limpia la mano de Will). Antes de meterlo en el queso. Bien.

Luci: Don William, jefe de la cocina, cuente a papi los ingredientes que pusimos en la pizza para ustedes.

Marty: ¿Qué tal está ahí?

Will: Yo hice… algo pero yo, y yo…

Luci: Ah, sí. ¿Tienes suficiente queso en eso, piensas?

Will: Em, no.

Luci: (Se ríe). Yo creo que sí.

Will: Yo creo que no. Pero quiero más.

Luci: Sólo un poquito más, pero tal vez, ponlo allá. (Will agrega queso a la pizza). O tal vez acá, eso… (Quita la bolsa de queso).

Marty: Pues, ¿qué tal está en la pizza, Wills?

Will: Tomates. Aceitunas. Aceitunas para, para mí, y…. (Hace una pausa).

Luci: ¿Cuál es el ingrediente especial de papi? Tu ingrediente especial son los tomates, ¿verdad?

Will: No.

Luci: Digo, las aceitunas.

Will: Y el ingrediente especial de papi son los tomates. ¡Para TI! (Lo indica con el dedo).

Marty: ¿Para mí?

Will: Sí. Y nosotros los tres.

Will: Bárbaro.

Luci: Bien. Pues puedes sacar una aceituna a hurtadillas. Mami va a hacer la otra pizza.

Will saca rápidamente varias rebanadas de aceituna.

Marty: Tomates…

Luci: Bueno, basta de hurtadillas. (Quita el plato de aceitunas). Gracias. Tenemos que ahorrar unas pocas para más tarde. Bueno. Y luego estamos listos.

Will: Pon una encima del queso. (Toma una rebanada de tomate).

Marty: Ah, eso es una buena idea. Pon una encima.

Luci: Ah, bueno, yo no sé. Papi, ¿quieres que una esté encima, así?

Marty: Sí, está bien.

Luci: Suficiente. Vamos a ahorrar el resto para la otra pizza.

Marty: Perfecto. Gracias, Willie.

En este vídeo se ve a Will, de 3 años, y su mamá, Luci, haciendo pizza juntos para la cena familiar. El papá del niño, Marty, les habla mientras preparan la comida.

La preparación de comidas forma parte del ‘trabajo real’ de la vida familiar. Los niños preescolares pueden ayudar a sus padres a preparar comidas simples. Toda la familia puede sacar provecho de la participación de niños preescolares en actividades de cocinar. Haciendo juntos este tipo de ‘trabajo real’, los familiares encuentran temas significativos de conversación. Los niños también tienen la oportunidad de aprender habilidades para la vida observando y escuchando a los verdaderos ‘peritos’ sobre la vida familiar: sus padres. La colaboración también ayuda a los familiares a sentirse conectados unos con otros. (Por ejemplo, en este vídeo Will se refiere a ‘nosotros los tres’ –su padre, su madre y sí mismo– lo que revela que el niño percibe que integra una unidad, su familia).

Se pueden ver varias maneras para padres y madres de crear un momento positivo para la familia cocinando con sus hijos pequeños.

  • Preparación cuidadosa. Un niño puede perder el interés en cocinar si tiene que esperar mucho para hacer lo que le corresponde. Para ayudar a un niño a seguir participando, es buena idea que el padre o la madre haga planes de antemano para que todos los ingredientes, ollas, etc. estén listos y sean fáciles de alcanzar cuando la actividad comience. Puede ser mejor que los padres corten de antemano cualquier cosa que necesite cortarse. Por ejemplo, Luci y Marty hicieron varios preparativos para hacer pizza con Will. (Estos preparativos no se grabaron en el vídeo). Prepararon la corteza y el queso y luego cortaron aceitunas y tomates. Dispusieron todos los ingredientes y materiales en la mesada/encimera donde iban a trabajar. Trajeron un taburete para que Will pudiera mantenerse de pie con seguridad junto a la mesada. Dejaron que Will escogiera ropa limpia para ponerse encima de la ropa regular mientras cocinaba. También le hicieron lavarse las manos antes de tocar la comida: elemento esencial de la preparación para cocinar.
  • Tareas simples al principio. Los preescolares más pequeños probablemente gozarán de tareas que requieren alguna coordinación de los músculos pero no demasiada atención a los detalles: por ejemplo, verter, revolver, rociar, untar, amasar, etc. Los preescolares mayores pueden intentar tareas que requieren acciones más complejas, como cortar, medir o fijar cronómetros. Luci y Marty han dado a Will, de 3 años, algunas tareas muy básicas de las que goza: poner aceitunas y tomates en la corteza de la pizza y poner el queso encima.
  • Conversación con el niño. Al hablar con niños durante actividades de cocinar con la familia, se los ayuda a desarrollar habilidades de lenguaje oral. La conversación incluye más que dar instrucciones o hacer preguntas a un niño. En este vídeo, Luci y Marty invitan a Will a hablar sobre lo que hace. Usan algunas palabras relacionadas a la cocina, como ‘chef’ (jefe de la cocina) e ‘ingredientes’. Responden a los comentarios y acciones del niño (por ejemplo, cuando dice que quiere agregar más queso y cuando pone una rebanada de tomate encima del queso).
  • Informar al niño de lo que está pasando. A los niños les gusta saber lo que pueden esperar, y lo que los adultos esperan de ellos. Antes de los eventos grabados en este vídeo, Luci le había dicho a Will que un lado de la pizza sería de él, con los ingredientes que le gustaban. El otro lado sería de su papá. Will explica esto a Marty de su propia manera durante los primeros momentos del vídeo. Un poco más tarde, Luci nota que Will ha mojado con salsa de tomate la mano que está por meter a la bolsa de queso rallado. Le dice que espere, le toma suavemente la mano, explica por qué la está limpiando y habla con humor sobre el ‘dedo de tomate’ del niño. Más tarde, Luci aparta la pizza completada hacia un lado y le dice a Will que va a hacer la otra pizza. También le recuerda brevemente al niño que ella necesita las demás rebanadas de tomate para la otra pizza, para explicarle por qué no quiere que agregue más rebanadas a su propia pizza.
  • Límites firmes, con decisiones sabias sobre las ‘batallas’. A menudo es importante que los niños sigan las instrucciones de un adulto al cocinar. Al mismo tiempo, los regaños y las luchas por el poder pueden quitar el placer de una experiencia de cocinar con la familia. En este vídeo se ven algunos momentos cuando los padres fijan y refuerzan límites sin regañar a Will ni discutir con él. Luci y su hijo no están de acuerdo sobre si la pizza tiene suficiente queso. Ella cree que han agregado suficiente y el niño dice que quiere agregar más. Luego, al notar algunos lugares sin queso en la pizza, Luci permite que Will pueda agregar “sólo un poquito más” de queso en esos lugares, los cuales le señala. Luego pone la bolsa a un lado. Más tarde Will toma rápidamente varias aceitunas después de que Luci le dice que puede “sacar una aceituna a hurtadillas”. En vez de regañarlo, Luci mueve el plato de aceitunas fuera del alcance del niño y comenta que ‘ahorrarán algunas para más tarde’.
  • Modelos de comportamiento cooperativo. Cuando los familiares colaboran, los padres tienen la oportunidad de decir y hacer cosas para ayudar a los niños a entender maneras básicas de relacionarse bien con otros. Por ejemplo, cuando Will agrega una rebanada de tomate a un lado de la pizza, Marty lo anima diciendo: “Eso es una buena idea”. Al mismo tiempo, Luci ofrece un modelo de cómo preocuparse por los gustos y disgustos ajenos: Will ha agregado la rebanada al lado de la pizza que es de Marty, así que Luci le pregunta a éste: “¿Quieres que una esté encima, así?” Marty dice que sí. Al final del vídeo, Marty expresa su aprecio a Will agradeciéndole el trabajo que ha hecho con la pizza.