Recién nacidos. Perspectiva sobre el desarrollo durante los primeros cuatro meses

Los primeros meses de la vida de un bebé pueden ser muy emocionantes y muy abrumadores para los cuidadores. Una criatura recién nacida depende exclusivamente de sus padres y/o cuidadores para la supervivencia.

Los reflejos

Los niños no llegan totalmente indefensos al mundo. Nacen con varias acciones reflejas instintivas que están diseñadas para la supervivencia.8 Abajo se presenta una lista de los reflejos más comunes:

  • Reflejo mano-a-boca: el bebé trae el puño a la boca; importante para tranquilizarse y comer
  • Reflejo palmar: cierra la mano y “agarra” el dedo de un cuidador cuando siente un toque ligero en la palma
  • Reflejo protector: vuelve la cabeza de un lado a otro y se retuerce si se le acerca un objeto directamente en frente del cuerpo; por ej., aparta la vista para dejar de mirar a un cuidador a los ojos cuando se siente abrumado
  • Reflejo de búsqueda: vuelve la cabeza hacia el sentido de una mejilla cuando se la toca, busca una fuente de alimento
  • Reflejo de succión: empieza a chupar cuando un pezón, un biberón o un dedo se le coloca en la boca y toca el paladar

El periodo de recién nacido, del nacimiento a los cuatro meses, es una etapa en que los padres y cuidadores se esfuerzan mucho por aprender a conocer las señales de su bebé y tratar apropiadamente sus necesidades. Para crecer y desarrollarse bien, los bebés dependen exclusivamente de que sus cuidadores los tranquilicen y les respondan apropiadamente. En realidad, no existe ninguna manera posible de mimar a un bebé.1 Por lo contrario, cuando los adultos responden a los recién nacidos y satisfacen sus necesidades de manera oportuna y con constancia, los niños aprenden a confiar en sus cuidadores y se dan cuenta de tener un impacto positivo en el mundo. Los niños se aprovechan de dicha confianza y de tales experiencias positivas como cimiento para el desarrollo y el aprendizaje futuros.

La transición desde la matriz hasta el mundo puede ser una experiencia bastante dura para una criatura. Por lo tanto, es necesario que los cuidadores sean sensibles y pacientes al tranquilizar y cuidar a sus bebés. Los primeros cuatro meses de vida a veces se llaman “el cuarto trimestre”.2 Durante estos meses, los bebés trabajan principalmente en la maduración del cerebro y sistema nervioso. Duermen durante ratos breves, sin notar mucho si es de noche o de día. No pueden ponerse tranquilos y volver a dormirse por sí solos.3 Durante este periodo los niños necesitan comer con mucha frecuencia, por lo menos cada dos o tres horas. Los bebés no pueden tranquilizarse a sí mismos y dependen de sus cuidadores para sosegarlos. Si un bebé nace prematuramente, dicha transición del cuatro trimestre dura aún más mientras hace un esfuerzo extremado por alcanzar una condición de buena salud en la que puede mantener su temperatura corporal, comer exitosamente y subir de peso.

Durante los primeros cuatro meses, los bebés dependen de que sus cuidadores los mantengan organizados, tranquilos y contentos. Esto se describe como el logro de la homeostasis, la condición en que el bebé se siente más cómodo. No es fácil lograr la homeostasis, y los cuidadores se encuentran poniendo a prueba muchos métodos de tranquilizar a sus bebés.4 Estos pueden incluir mecer a un bebé que tiene sueño, o darle de comer cuando tiene hambre. Los bebés también usan todos sus sentidos para captar estímulos de su ambiente. Sin embargo, como con los adultos, siempre existe la posibilidad de la estimulación excesiva cuando los bebés se sienten incómodos con los estímulos de su ambiente. Los bebés expresan la estimulación excesiva cuando apartan la vista, lloran, vomitan o tienen hipo. Es necesario que los cuidadores estén muy atentos a tales señales y que cambien el ambiente cuando sea necesario. Esto se puede lograr reduciendo ruidos como la televisión o la radio, apagando las luces o envolviendo a un bebé que tiene frío en una cobija más gruesa.

Los bebés nacen con características singulares de la personalidad, que se llaman el temperamento. El temperamento del bebé influirá en las interacciones que sus cuidadores tienen con él o ella. Durante los primeros meses, esas características se pueden ver en la manera de dormir de los bebés, lo fácil o difícil de tranquilizarlos, la intensidad de sus movimientos y lo alerta que se ponen. La meta principal es la de entender y reconocer las características únicas de un bebé y responderle de manera constante y bien pensada. Esto puede requerir ponerse de pie y mecer un bebé que tiene problemas con seguir dormido; o simplemente poner boca arriba a un bebé que está contento observando sus entornos. Entre más apropiada es la respuesta, más tranquilo estará el bebé.

Las nueve características del temperamento: 5

  • El nivel de actividad se refiere al nivel de la energía física de un niño
  • La regularidad se refiere a lo predecible en las funciones biológicas de los niños (dormir, despertarse, comer, ensuciar el pañal)
  • El acercamiento o el retiro se refiere a la reacción de un niño ante personas y/o ambientes desconocidos
  • La adaptabilidad se refiere a la cantidad de tiempo que necesitan los niños para ajustarse a situaciones diferentes
  • El nivel de sensibilidad se refiere a lo fácil en que un niño puede ser perturbado o distraído por cambios sensoriales en el ambiente.
  • La intensidad de reacción se refiere a la intensidad de una reacción positiva o negativa.
  • El estado de ánimo se refiere a la disposición general de un niño, sea feliz o infeliz.
  • La facilidad de distracción se refiere a la tendencia de un niño a seguir enfocándose o a perder el enfoque cuando ocurren interrupciones en el ambiente.
  • La duración de la atención y la persistencia se refieren a la cantidad de tiempo en que los niños pueden mantenerse enfocados y seguir con una tarea hasta terminarla.

A medida que los cuidadores se van acostumbrando a las señales, los hábitos y el temperamento de su bebé, notarán que hay momentos del día cuando el bebé tiene sueño, está alerta o se queja. Tales comportamientos se describen como estados de conciencia.6 Hay seis estados en total que los niños experimentan en un ciclo durante el día. Aunque dichos estados pueden parecer algo constantes, ciertamente cambiarán durante el primer mes de vida y durante varios meses después. Los seis estados de conciencia son los siguientes:7

  • Sueño profundo – el bebé puede ignorar estímulos perturbadores del ambiente; respira de manera profunda y regular
  • Sueño ligero – el sueño es menos profundo; el bebé se mueve; la respiración es menos profunda y más irregular; se sobresalta por los ruidos
  • Somnolencia – los ojos están entre cerrados; el niño puede dormirse
  • Alerta tranquilo – tiene la cara brillante; los movimientos son controlados; la respiración, la cara y la postura del cuerpo indican interés y atención
  • Alerta activo – el niño mueve activamente el cuerpo y la cara
  • Llanto – el bebé llora, se desorganiza; necesita la atención e intervención de su padre o madre.

Es importante que los cuidadores lean atentamente los indicios que manifiestan los bebés durante esos estados para responder de manera sensible. Por ejemplo, al agitar un sonajero ante un bebé que está en un estado somnoliento, se puede hacer que se queje más. Los dos estados de alerta tranquilo y alerta activo son los mejores momentos para el juego y las interacciones que apoyan el aprendizaje y el desarrollo.

Entre los dos meses y los cuatro meses, los bebés experimentan muchos cambios. Se hacen más sociables y se relacionan más con otros. Esto se nota primero con la emergencia de la sonrisa social, entre las seis y ocho semanas de edad. Además de sonreír, los bebés empiezan a arrullar y usar el gorjeo para comunicarse con sus cuidadores. Los reflejos van perdiendo fuerza y los movimientos voluntarios son más comunes.

Para los cuatro meses de edad, los bebés podrán:

  • Levantar la cabeza y el pecho cuando están boca abajo
  • Abrir y cerrar las manos
  • Batir las manos hacia objetos que están suspendidos
  • Agarrar y agitar objetos
  • Seguir manifestando un interés creciente en las caras humanas
  • Empezar a participar en interacciones sociales
  • Reconocer objetos y personas conocidas desde cierta distancia

Los primeros cuatro meses son muy especiales. Los bebés nacen listos para ser sociables; quiéralos, ríase con ellos y relaciónese con ellos lo más posible. Aproveche los momentos cuando están alertas y listos para relacionarse. Los cambios de pañales y la hora de bañarse son buenos ejemplos de momentos en que usted puede relacionarse con ellos. Cántele, abrácelo, mézalo, arrúllele, sonríele; todas tales interacciones cariñosas ayudan a los bebés a sentirse lo suficientemente seguros como para aprender. Esas experiencias de la más tierna infancia son muy importantes y significativas; animan la formación del apego y son el principio de las relaciones importantes que los niños necesitan para formar fuertes relaciones de apego y desarrollarse bien.

Notas

  1. Brazelton, T. B. (1992). Touchpoints: Your child’s emotional and behavioral development. New York: Perseus.
  2. Karp, Harvey (2002). The happiest baby on the block. New York: Random House.
  3. Shonkoff, J. & Phillips, D. (Eds.). (2000). From neurons to neighborhoods: The science of early childhood development. Washington, D.C.: National Academy Press. Online version
  4. Gillespie, L.G. & Seibel, N. (2006). Self-Regulation: A cornerstone of early childhood development. Beyond the Journal.
  5. Brazelton, T. Berry (1992). Touchpoints: Your child’s emotional and behavioral development. New York: Perseus. *Adapted from Thomas, A. & Chess, S. (1977). Temperament and development. New York: Brunner/Mazel.
  6. Brazelton, T. B. (1992). Touchpoints: Your child’s emotional and behavioral development. New York: Perseus.
  7. Brazelton, T. B. (1992). Touchpoints: Your child’s emotional and behavioral development. New York: Perseus.
  8. Brazelton, T. B. (1992). Touchpoints: Your child’s emotional and behavioral development. New York: Perseus.

Normas de guía: recursos relacionados