Al aire libre con niños preescolares. ¡Hagamos música!

Sobre este recurso
Revisado: 2013
English title: Out and About with Preschoolers: Make Some Music

Es un hermoso día para salir al aire libre con los niños. Pero ¿hay alguna manera de ayudarlos a alcanzar los parámetros de música mientras están afuera? ¡Desde luego que sí! No dude en llevar la música al aire libre. Los niños preescolares pueden divertirse investigando la dinámica, el ritmo y otros elementos de la música mientras participan en actividades musicales al aire libre. (Vea los Parámetros del aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois 25.A.ECa, 25.A.ECc y 26.B.ECa).

Se puede jugar muy bien con la dinámica al aire libre.

  • Seleccione un lugar afuera donde los niños puedan cantar en voz alta sin perturbar a nadie. Permita que canten canciones conocidas, tan fuerte como quieran. Luego invíteles a batir las palmas, a golpear el suelo con los pies o a tocar instrumentos rítmicos ruidosamente. Pregúnteles: “¿Qué hicieron para hacer esos sonidos tan fuertes?”
  • Pida a los niños que utilicen sus voces, manos, pies o instrumentos para producir los sonidos más suaves que puedan. Invíteles a hablar sobre lo que hicieron para producir tales sonidos.
  • Pruebe actividades de llamada y respuesta. Los niños podrían ponerse de pie en dos filas enfrentadas, a unos metros una de la otra. Utilizando canciones o cantos monótonos como “Did You Feed My Cow?”, los niños de un lado llamarán y los del otro lado responderán. Pida a los niños que varíen la intensidad de sus voces: “Esta vez los que llaman, susurran y los del otro lado pueden gritar”.

Las actividades rítmicas al aire libre permiten que los niños hagan música juntos.

  • Pida a los niños que se pongan de pie en dos filas, a unos metros una de la otra. Ayude a los niños de cada grupo a turnarse usando las manos y los pies para crear patrones de sonidos que el otro grupo copiará, como por ejemplo: ‘chis-chas, chis-chas’, batiendo las palmas al toque ‘chis’ y dando golpes con los pies al toque ‘chas’. ¡Deje que inventen ritmos complejos también!
  • Agrupe a los niños en bandas rítmicas. Comience con dos grupos. Uno podría llamarse los Batidores de Palmas y el otro, los Chicos del Zapateo. Póngase de pie donde ambos grupos puedan verlo. Dígales: “Cuando indico con el dedo a los Chicos del Zapateo, los niños de ese grupo dan un golpe con un pie. Cuando indico a los Batidores de Palmas, los de aquel grupo baten las palmas una vez”. Al principio, diríjalos lentamente con ritmos muy sencillos. Luego pruebe patrones más complejos, como ‘chis-chis-chas-chas-chis’. Podría formar otro grupo que dé palmadas en las rodillas, o uno que diga palabras como “pum” o “pizza”. Deje que los mismos niños intenten dirigir a la banda.

Canciones activas unen el movimiento y la música.

  • Demuestre a los niños cómo jugar juegos activos con canciones, como el de la víbora del mar o “Bluebird through My Window”.
  • Invite a los niños a inventar movimientos expresivos para canciones activas conocidas, tales como “Row, Row, Row Your Boat” o “Alice the Camel”.