Las relaciones de colaboración para niños preescolares con discapacidades en el cuidado infantil

Según el informe 2020 Annual Report to Congress on IDEA (siglas en inglés de la Ley de Educación para Individuos con Discapacidades), más del 67% de los niños preescolares con discapacidades (de entre 3 y 5 años de edad) asisten a programas junto con compañeros de desarrollo típico. La inclusión en un ambiente preescolar y el cuidado infantil ocurre cuando los niños con y sin discapacidades aprenden y juegan juntos. Los educadores de niños pequeños que trabajan en programas de cuidado infantil tienen un papel importante que desempeñar en el fomento de la inclusión. (Aprenda más sobre las prácticas inclusivas de calidad en nuestra página de consejos, La inclusión en las clases preescolares).

Los niños con discapacidades y retrasos del desarrollo que asisten al cuidado infantil podrían recibir servicios de diversos profesionales, entre ellos terapeutas del habla y lenguaje (SLP – todas las siglas son en inglés), terapeutas ocupacionales (OT), terapeutas físicos (PT) y otros, para apoyar su crecimiento y sus procesos de aprender. Independientemente de cómo se dan los servicios de educación especial, las relaciones de colaboración entre los profesionales son fundamentales.

Aprender quiénes son sus colaboradores

Los educadores de niños pequeños y los directores pueden empezar a concienciarse sobre los profesionales de educación especial que dan servicios en su área local. Es buena idea comenzar contactando al distrito escolar para enterarse de las oportunidades locales para análisis de las clasificaciones, evaluaciones y servicios de educación especial para niños de edad preescolar.

Las familias también pueden tomar la decisión de colaborar con proveedores particulares; estos podrían incluir los SLP, OT, PT y terapeutas conductuales de su comunidad. En su totalidad, esta lista de recursos puede ser útil para los padres que buscan servicios de educación especial u otras formas de apoyo. (Se ofrece más información sobre las clasificaciones y evaluaciones en nuestra serie de páginas de consejos sobre La evaluación de educación especial).

Dar la acogida a los colaboradores

Los niños con discapacidades y retrasos del desarrollo tienen un Plan de Educación Individualizada (IEP) que detalla el tipo y la cantidad de los servicios (por ej., terapia del habla u ocupacional) que recibirán de su distrito escolar local. Un niño que asiste al cuidado infantil puede recibir dichos servicios de un proveedor itinerante, o sea uno que viaja de un sitio a otro para dar servicios y no está presente en el aula todo el tiempo. Los siguientes consejos ayudarán a los proveedores de cuidado infantil a allanar este proceso:

  • Mantener en su salón de clases un ambiente acogedor hacia los visitantes.
  • Dedicar algún tiempo a observar cómo un terapeuta trabaja con un niño ya que esta persona tiene una capacitación diferente de la de usted. Por ejemplo, un SLP podría trabajar individualmente en el aula con Sophie, niña de 4 años, para practicar una conversación de hablar y escuchar y animarla a pronunciar ciertos sonidos. Más tarde, usted puede seguir trabajando con Sophie en las habilidades de conversación y pronunciación durante la merienda o una actividad de grupos pequeños.
  • Comunicar las reglas de su clase. Puede ser que usted tenga reglas particulares que desea que otros adultos acaten en su aula, como por ejemplo, lavarse las manos al entrar o no sentarse sobre las mesas.
  • Compartir el horario del día o de la semana en su salón de clases; no quisiera que alguien entrara para dar terapia durante el tiempo de la siesta.

Comunicarse eficazmente

Los profesionales pueden y deben de comunicarse sobre los objetivos y las estrategias para que puedan coordinar sus actividades en el aula de cuidado infantil. Esto se realiza cuando, por ejemplo, el PT alienta a Jamie, de 3 años, para que agarre el pasamano para el equilibrio al subir los escalones. Los educadores de la primera infancia entonces pueden animarla a agarrarlo mientras anda por los escalones para ir a la clase de movimiento.

He aquí algunos consejos adicionales sobre la comunicación para los educadores infantiles:

  • Dé al profesional su información de contacto. El email es excelente para comunicarse sobre el progreso de un niño.
  • Recoja información sobre cómo el niño va aprendiendo y creciendo en su aula, ya sea mediante las observaciones, las listas de cotejo o un app. Comparta sus observaciones con el equipo.
  • Si es posible, asista a las reuniones del IEP con el equipo.
  • Si el niño está pasando dificultades en el salón de clases, comuníquese con los terapeutas del niño para apoyo e ideas para poner a prueba.

Celebrar los logros

Los educadores infantiles y proveedores de educación especial pueden celebrar el logro. Si un niño alcanza un hito en su desarrollo después de trabajar mucho, ¡comparta la buena noticia! Por ejemplo, Kateri, niña de 5 años, acaba de tratar de escribir la letra “K” en el registro de entrada con un lápiz grueso, que es una meta de su terapia ocupacional. La educadora de niños pequeños puede mandarle un email a la terapeuta ocupacional para celebrarlo. Una foto del logro también se puede compartir con la familia de Kateri.

Los educadores infantiles del centro de guardería desempeñan un papel importante para apoyar al niño con discapacidades e integran un equipo profesional. El educador de niños pequeños no tiene que hacerlo todo y puede aprender muchísimo de colaborar de cerca con proveedores de servicios relacionados.

Recursos de IEL

Sobre este recurso

Este recurso va dirigido a:
  • Centro de cuidado infantil

Tipo de programa al que el artículo va destinado:
  • Profesores e instructores

Edad de los niños sobre los que trata el artículo:
  • Preescolares (de 3 a 5 años de edad)

Revisado: 2021