La tabla de preguntas

Sobre este recurso
Revisado: 2010
English title: The Question Table

Una característica importante de la primera fase de un proyecto es el desarrollo de las preguntas que la investigación irá destinada a contestar. Muchos maestros han encontrado útil hacer una tabla de preguntas durante una conversación con la clase sobre lo que los niños quieren averiguar.

Una vez acordado el tema de la investigación, el maestro puede empezar a crear una tabla de preguntas con tres columnas, como la siguiente:

PreguntasPrediccionesHallazgos
 
 
 

El maestro entonces puede preguntar al grupo: “¿Qué quieren averiguar sobre (el tema)?” Por ejemplo, si la clase está empezando un estudio de los árboles que están cerca de la escuela, el maestro podría preguntar: “¿Qué quieren averiguar sobre los árboles que están fuera de la escuela?” Entonces podría apuntar las preguntas en la primera columna.

PreguntasPrediccionesHallazgos
¿Llevan flores?
 
 

A medida que los niños empiezan a participar en investigaciones prácticas, el maestro puede invitarlos a formular preguntas adicionales en relación con sus experiencias de investigación:

  • Cuando la especialista en el cuidado de árboles venga a hablarnos, ¿sobre qué quieren que hable?
  • Cuando vayamos al vivero, ¿qué quieren que nos muestren?
  • Cuando demos una caminata por el recinto de la escuela (o el parque, etc.), ¿cuáles son algunas cosas que quieren medir?

Después de apuntar en la tabla una pregunta de un niño, el maestro puede preguntar: “¿Qué piensan que será la respuesta?” De vez en cuando, cuando un niño hace un pronóstico razonablemente claro, el maestro puede preguntar, usando un tono de voz positivo que expresa curiosidad: “¿Qué te hace pensar así?” Se debe incorporar a la ‘cultura’ de la clase el provocar a niños a examinar y describir los fundamentos de los pronósticos, ya que esto puede fomentar una disposición que dure toda la vida. Sin embargo, como casi todo lo demás, ¡esta pregunta puede molestar a los pequeños investigadores si se les plantea muy a menudo! (Nota: Está bien que un niño diga: “No sé”).

Mientras el maestro anima al grupo a hacer pronósticos, los niños hasta podrían discutir entre sí al explicar y justificar sus propias ideas. Su conversación puede representar la gama de experiencia y conocimiento representado dentro del grupo.

Las predicciones pueden apuntarse en la columna central, como sigue.

PreguntasPrediccionesHallazgos
¿Llevan flores?
No
Algunos sí, etc.
 
 

A medida que los niños vuelven a la clase después de varias visitas a sitios y conversaciones con peritos visitantes, el maestro puede ayudarlos a completar la tercera columna de los hallazgos.

PreguntasPrediccionesHallazgos
¿Llevan flores?
No
Algunos sí, etc.
Algunos sí, otros no
 
 

Cuando los niños estén familiarizados con el uso de tales tablas de preguntas, el maestro podría agregar otra columna y darle un título como “Fuente”, para notar dónde obtuvieron respuestas a sus preguntas. Con niños mayores, también se podría agregar una columna titulada “¿Cómo pueden hallar las respuestas a esta pregunta?” o “¿Qué hicieron para averiguar las respuestas a esta pregunta?”.

Una tabla para niños mayores y más experimentados con el trabajo en proyectos puede verse como la siguiente:

PreguntasPrediccionesBase del pronósticoEstrategiaHallazgosFuente de información
¿Llevan flores?
No
Algunos sí, etc.
Sí, Juana vio algunas.
No, las flores no crecen en árboles.
Preguntar al maestro jardineroAlgunos sí, otros noEl maestro jardinero y la especialista en el cuidado de árboles
 
 

Mucho depende de las edades y la experiencia de los niños participantes del proyecto.

Yo recomiendo hacer experimentos con la gama de posibilidades de la tabla de preguntas. Por lo general es buena idea exhibir la tabla donde los niños pueden verla fácilmente, y revisitarla cuando parezca apropiado para apoyar el progreso del proyecto.

Lilian Katz

Lilian G. Katz, profesora jubilada de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, ha sido una líder en el ámbito internacional de la educación infantil. Ha presentado discursos en todos los 50 Estados de los EE. UU. y 43 países. También es la autora de más de 150 publicaciones que tratan temas de la educación de niños pequeños, la formación docente, el desarrollo infantil y la labor de padres y madres.