El cuidado infantil durante el COVID-19. La perspectiva de un padre y una madre

En el presente podcast hablamos con Haley y Bob sobre el impacto que el COVID-19 ha tenido en el cuidado infantil y en su familia. Son los padres de tres niños pequeños que asisten a Child Development Laboratory (o CDL, cifras en inglés) de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign.

Este podcast es el tercero en una serie de tres partes sobre el cuidado infantil durante el tiempo de COVID-19. La primera se enfoca en la perspectiva de un director, y la segunda se enfoca en la perspectiva de una maestra.

   

Transcripción

Introducción (Natalie Danner): Gracias por sintonizar con nosotros para un podcast del Proyecto Illinois Early Learning. Nuestro proyecto integra el Departamento de Educación Especial en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, gracias a fondos proporcionados por el Consejo Estatal de Educación de Illinois. En el presente podcast, les trasmitimos información sobre cómo crecen y aprenden los niños pequeños, además de estrategias que los adultos podemos aprovechar para ayudarlos a desarrollarse bien. Me llamo Natalie Danner.

Natalie Danner: Bienvenidos al Podcast de Illinois Early Learning. Hoy hablamos sobre el cuidado infantil durante el tiempo de COVID-19. Este es el tercer podcast en una serie de tres partes, así que les animamos a estar atentos para las partes 1 y 2 que ya han sido grabados. Hoy nos acompañan Haley y Bob, padres de niños que asisten a Child Development Laboratory en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. CDL es un programa para la primera infancia y escuela laboratorio acreditado por la Asociación Nacional de Educación Infantil (NAEYC) que matricula a 160 niños entre los primeros meses de vida y la edad preescolar. ¡Muchas gracias por acompañarnos hoy, Haley y Bob!

Haley: Gracias por invitarnos.

Bob: Gracias por invitarnos.

Natalie Danner: Hoy nos entusiasma escuchar de ustedes dos como padres ya que nuestros oyentes quieren conocer su perspectiva sobre el cuidado de niños durante COVID-19. Para comenzar, por favor cuéntennos un poco acerca de sus hijos que asisten al centro, como sus edades, sus personalidades e intereses.

Haley: Sí, claro. Tenemos tres hijos. La mayor es Maeve; tiene 4 años. Va a cumplir 5 en como un mes. Tenemos Julia, que tiene 2, y también Charlie, que tiene casi 8 meses. Maeve sin duda es nuestra hija inquisitiva. Le interesa mucho aprender. Habla mucho y le gusta estar activa; actualmente le fascina el arte y crear cosas. Entonces ella nos mantiene atareados y alerta. Le encanta la escuela. Con frecuencia me dice, mami, no me recojas tan pronto, porque quiere estar en la escuela lo más posible. Julia es un poco diferente de Maeve. Es más tranquila, un poco más sensible. Es un poco más difícil convencer a nuestra niña de 2 años para que asista a la escuela de buena gana, pero le gusta mucho jugar con sus muñecas, escuchar música y hacerle reír al pequeño Charlie. Charlie no más es nuestro niñito alegre de 8 meses que le gusta reírse de sus hermanas mayores.

Natalie Danner: Entonces, ustedes tienen varios hijos. ¿Cuáles son los que han asistido a CDL? ¿O han asistido todos?

Haley: Actualmente los tres están matriculados. Julia ha asistido desde que era beba. Charlie comenzó cuando tenía como 3 meses. Y Maeve entró cuando estaba por cumplir 2.

Natalie Danner: Bueno, ¿qué pasó para ustedes con el cuidado infantil en CDL mientras el COVID-19 empezaba en Illinois en la primavera? ¿Podría describirnos algunos de los cambios que ocurrieron?

Haley: Sí, en realidad todo más o menos nos explotó de la noche a la mañana. Un día asistieron a la escuela y al día siguiente ya estuvieron en casa. Realmente fue casi al mismo tiempo del nacimiento de Charlie. Entonces, eran tiempos de locura. Yo tenía permiso de maternidad. Por eso resultó que todos estábamos en casa con un bebé, un recién nacido, más o menos encerrados durante tres meses. Nosotros, cielos, los dos tuvimos que estar para cuidar a los tres todo el día.

Sabes, Maeve, como dije, es una niña muy activa y le gustaba mucho la participación y la interacción con sus compañeros y sus maestras todo el día. Cielos, nos despertábamos por la mañana, teníamos que tratar de idear un horario de lo que haríamos durante el día. Todo desde la hora de manualidades y la hora de cuentos hasta una caminata y la merienda. Hicimos nuestro mejor esfuerzo, pero no había nadie que pudiera ayudarnos con el cuidado. Nuestras familias no viven cerca. Entonces realmente no fue nadie más que nosotros, nos las arreglábamos lo mejor que podíamos y, desde luego, Charlie tenía todas las necesidades de un recién nacido. Entonces, estábamos muy atareados.

Bob: Sí, yo quiero agregar que algo más que era muy interesante en ese periodo era que Haley había esperado estar de permiso de maternidad. Y esperaba que fuera un tiempo en que podría formar un vínculo con Charlie exclusivamente. Y las otras dos, Maeve y Julia, se esperaba que estuvieran en CDL en aquel tiempo. Verdaderamente fue la semana después de que volviéramos del hospital. Sabes, realmente, el niño tuvo que volver para un tratamiento por ictericia y luego sabes, unos pocos días más tarde vino la orden de quedarse en casa del Gobernador Pritzker y CDL se cerró.

Y todas nuestras vidas, sabes en lo profesional, se echaron a esa improvisación interesante que pasó en la última primavera. Sabes, entonces era más o menos un viraje e improvisación que fue necesaria, especialmente para Haley. Haber perdido ese tiempo con Charlie y tener que, sabes, más o menos idear cómo lo manejaríamos con nuestras otras dos niñas muy activas junto con el bebé nuevo. Fueron momentos muy intensos.

Natalie Danner: Parece que era una situación muy complicada, sin duda. Durante aquel tiempo, ustedes dijeron que CDL estaba cerrado durante algún tiempo. Pero también había un periodo en que no podían servir a las familias regularmente matriculadas, sino que servían a los trabajadores esenciales. ¿Ustedes volvieron en aquel momento o después de eso?

Haley: Bueno, por coincidencia mi fecha de volver al trabajo fue el primero de junio. Y creo que fue aquel día que todos los estudiantes pudieron volver de alguna manera. Entonces, no aprovechamos el permiso para los trabajadores esenciales, aunque tal vez tengamos que utilizarlo en un futuro si las cosas cambian. Pero sí, nuestros hijos volvieron en primero de junio, que por casualidad fue el día que volví al trabajo después del permiso por maternidad.

Bob: Quería notar que Haley sí trabaja en un hospital y así fue. Iba a ser, en el tiempo que hicimos los planes, que cuando Haley volvía al trabajo, íbamos a llevar a Maeve y Julia a una escuela que tenía muy pocos estudiantes. Y luego vino el nuevo régimen y acogieron otra vez a todos en CDL.

Natalie Danner: Eso más o menos funcionó bien para su familia en aquel momento. Me alegra que fuera algo que no solo tenían la oportunidad de cuidado infantil de emergencia para los trabajadores, sino que también volvieron rápidamente al punto de estar abierto para todas las familias.

Haley: Sí.

Natalie Danner: Bueno, sé que en CDL, el aprendizaje virtual estaba disponible durante algún tiempo también. ¿Participaron sus hijas en este componente de la instrucción?

Haley: Sí. Y era tan dulce que era casi increíble. Resultó ser su parte favorita del día. Era más o menos un periodo de como 45 minutos cuando las niñas hacían una reunión por Zoom con sus compañeros y sus maestras. No más ver que estos chiquitos se relacionaban con sus compañeros, que extrañaban. Y especialmente con sus maestros, que las extrañaban mucho ya que tenían una conexión muy fuerte con ellas. A nosotros como padres nos gustaba mucho ese tiempo. Y creo que les gustaba mucho a las niñas también. Bueno, sabe, son tan pequeñas, así que no siempre hablaban mucho durante la llamada. Y las maestras hicieron un trabajo increíble de tratar de dirigir la reunión del grupo y hacer preguntas y cantar canciones.

Era fascinante y realmente maravilloso verlo. Y hasta las dos maestras de Maeve y de Julia les mandaron pequeños videos para decir ‘te extrañamos’. Y hasta el día de hoy, ven esos videos en nuestros teléfonos ya que les encantan mucho. La conexión era tan importante, tan vital, creo, durante aquel tiempo ya que se habían acostumbrado a estar con otras personas todo el día.

Natalie Danner: Sí, esa es una de las preguntas sobre las que nuestro público y nuestros lectores tienen muchas preocupaciones: ¿y el aprendizaje virtual para los niños muy pequeños? ¿Cómo funciona eso? Pero parece que había muchos éxitos desde la perspectiva de usted como madre.

Haley: Sí bueno, es que no sé qué tan bien habrían aprendido las matemáticas por Zoom [se ríe], pero ciertamente era maravilloso. Como dije, la conexión era esencial, y realmente las hacía más alegres. Es que como, ya casi estaba por llorar al ver sus sesiones de Zoom. Porque era muy, muy dulce. Se podía ver el cariño genuino de las maestras. Extrañaban tanto a los niños. Y no más el leerles cuentos y cantar canciones. Era, era hermoso. Realmente era algo muy, muy bueno.

Bob: Y nuestras niñas no tienen la edad en que les interesaría mucho quedarse sentadas ante una pantalla. Bueno, tal vez son un poco peculiares en esta conexión. Realmente tiene que ver con una de las cosas que hemos observado muchas veces sobre nuestra experiencia particular en la cuarentena. Esto es, más o menos habíamos leído en los medios informativos, y escuchado que muchos padres expresaban sus preocupaciones sobre, oh, los niños pasan mucho tiempo con la pantalla, hay demasiado tiempo con la pantalla.

Ahora bien, no parece que hasta nuestra niña de 4 años, sea como sea la razón, pueda prestar atención durante mucho tiempo a los programas de la tele, o los videojuegos o lo que sea, y realmente nos agradó mucho que ella se fijara tanto en las conferencias de Zoom y se divirtiera tanto con ellas porque con tanta frecuencia. Sabes. Más o menos a pesar de que, sabes, nuestros propios instintos, tratábamos de animarla. ¿Podrías tomar media hora con la computadora, Maeve? Sí, de todos modos, las conferencias de Zoom resultaron ser algo tan especial para ella y también para su hermana, la de 2 años, Julia.

Natalie Danner: Es excelente escuchar eso. Yo sé que le preocupa a mucha gente pensar que los niños pequeños pasen tanto tiempo usando las pantallas. Tener esa idea del tiempo con la pantalla como una conexión, en contraste de que el tiempo con la pantalla sea como tener una niñera, es una perspectiva muy diferente de las pantallas. Y creo que eso es muy importante, mantener esas conexiones con las personas muy queridas cuando pensamos en ello. Cuando se trata de los maestros de niños pequeños, realmente esas relaciones especiales que los niños tienen con aquellos adultos y mantener viva la conexión. Porque los niños pequeños no lo comprenden bien cuando las cosas se cierran muy rápidamente y ya no tienen la oportunidad de hablar con su maestra o sus amigos, entonces me alegra escuchar eso. Entonces, cuando sí volvieron, parece que volvieron en el verano, ¿verdad?

Haley: Sí.

Natalie Danner: Entonces, ¿cómo tomaron esa decisión de volver?

Haley: Ay cielos. No era tan fácil. Aunque realmente no nos parecía que tuviéramos muchas opciones. Sabe que yo tenía que volver al trabajo, y más o menos ya había llegado el momento. Teníamos que hacer algo acerca del cuidado de niños. Nos sentíamos nerviosos sobre ello. Había algunas preocupaciones. Por supuesto, no queríamos que nuestros niños se enfermaran, ni que le hicieran enfermarse a nadie más. Sabes, pensábamos mucho sobre ello y esperando lo mejor.

Bob: Sí, y teníamos que sopesar, como habíamos pasado juntos los primeros tres meses o cuanto fuera el periodo de la cuarentena para cuidarlos. Teníamos que más o menos sopesar el, bueno sí teníamos la oportunidad. Estamos en una condición afortunada relativa a mi empleo. Trabajo en la universidad como profesor, y entonces sabes que los meses del verano son relativamente flexibles en cuanto a las obligaciones y los lugares en que tengo que estar en horas especificas. Entonces, había la oportunidad de mantenerlos en casa más tiempo, si hubiéramos tenido sentimientos fuertes sobre ello.

Entonces, realmente teníamos que pensarlo todo con cuidado. Pero habría sido muy difícil, ¿verdad? No solo difícil, sino tampoco creo que hubiera sido muy provechoso para ellas. Realmente habían alcanzado más o menos su límite. Habían alcanzado su límite de, creo que fue el aislamiento de todo, la monotonía de todo. El confinamiento de la primavera les había cobrado un precio. Esto realmente hizo la decisión más clara para nosotros. Fue más que nada la percepción que ellas necesitan volver a la escuela, les había hecho tanta falta. Y extrañaban a sus amigos y especialmente a las maestras. No podemos enfatizarlo lo suficientemente, cuánto les encanta CDL. Quieren mucho a las maestras. Y entonces esto fue una gran parte de nuestra decisión además de todas las preocupaciones por la salud y todo lo demás.

Natalie Danner: Bueno, cuéntenos un poco sobre lo que era nuevo y diferente en las operaciones del centro en contraste con cómo era antes de COVID-19.

Haley: Bueno, por supuesto las mascarillas eran algo grande. Sabes que nos preocupaba cómo le haría con nuestra niña de 2 años con eso. Pero son asombrosos, como hacen tan bien ellas, como te asombran estos niños. No más se ponen la mascarilla cada mañana. Sabes, y hay medidas de seguridad establecidas. Entonces, como, los padres no entramos al aula, nada más llevamos a los niños a la puerta, lo que me resultó muy difícil las primeras dos o tres veces. Estábamos muy acostumbrados a pasar algo de tiempo por la mañana saludando a las maestras y ayudar a los niños a acomodarse. Y ahora es como, “Bueno, ya te vas”. Entonces esto fue un gran ajuste.

Sabes, los cuartitos de observación ya están cerrados. Si no conoces Child Development Lab, tienen cuartitos de observación para que los estudiantes en la universidad, y la gente que hace investigaciones, y los padres puedan observar a sus niños mientras están en la escuela, y no saben que los estás mirando, lo que te da una perspectiva totalmente increíble. Pues eso me hace mucha falta como madre. Pero sabes, para los niños, creo que no mucho ha cambiado. Bueno, no pueden compartir el patio de recreo con otros grupos. Todavía ven a sus amigos. Las actividades siguen siendo muy parecidas a las de antes. Todavía tienen su recreo y su tiempo grupal. Es que llevan máscaras y se lavan las manos mucho. Realmente somos los padres los que creo que tenemos que hacer los mayores ajustes porque, para reducir el contagio, realmente estamos en las afueras.

Natalie Danner: Cuando usted piensa sobre las preocupaciones que tenían antes de volver. Tenían algunas. ¿Cómo se manejaron esas preocupaciones?

Haley: Es que, ¡bueno! Es que, sí, creo que la administración en CDL, son excelentes, son muy responsables, dan muchos emails y mucha información actualizada en cuanto la obtengan. Creo que están haciendo absolutamente todo lo que puedan para mantenerlos seguros a todos, y esto nos reasegura. Aunque me gustaría mucho llevar a Julia a su aula cada día y ver que se acomode, comprendo que eso no es la cosa más segura para hacer. Y creo que Brent y Lynn y todas las personas que toman estas decisiones, aunque podrían ser decisiones difíciles de tomar, son para la seguridad. Entonces, creo que saber que tienen muy presentes los mejores intereses de todos, creemos que nuestros niños están en un buen lugar. Y todos hacen lo mejor que puedan. Más o menos hacemos lo mejor que podamos.

Natalie Danner: Eso es cierto. Todos hacemos lo mejor que podamos. Y a veces lo mejor que podemos hacer es que cambiemos también. Como los consejos han cambiado que da el estado y el departamento de salud pública, sé que CDL ha tenido que cambiar también. Y creo que ha sido bastante increíble escuchar de la flexibilidad de los padres, maestros y los directores, al menos desde mi perspectiva al hablar con la maestra, el director y ahora ustedes como padres. Lo que nuestros oyentes no sabrán es que tenemos una tercera persona en la línea ahora, en realidad una cuarta persona. Y es su hijo menor. Entonces, cuéntennos por qué su bebé está aquí hoy.

Bob: Entonces Charlie, lo tengo sentado sobre mis piernas, estoy tratando de mecerlo en mi regazo y mantenerlo tranquilo aquí. Me está sonriendo y se está divirtiendo. Está en casa hasta el próximo viernes por precaución porque había una exposición en su salón de clases, su aulita de bebés. Entonces esta es la segunda vez que nos ha ocurrido desde que volvimos al centro. Le pasó a Maeve hacia fines del verano, creo. Y entonces el niño está en casa y el salón de clases está cerrado. Y todos los maestros y los estudiantes están aislados hasta el fin de este periodo, que va dos semanas desde la fecha de la exposición. Yo creo que esta exposición fue detectada como muchas cosas en la universidad, por el procedimiento de las pruebas que todos hacemos.

Natalie Danner: Entonces eso les será una dificultad adicional para ustedes como padres, tener a veces un hijo más con ustedes en casa que esperaban que estuviera en la guardería. Pero al mismo tiempo, yo esperaría que eso sea un alivio que no todo el centro está cerrado. Que no más se limita a una sola exposición en un aula.

Haley: Sí, y creo que CDL hace un esfuerzo genuino para mantener esas clases separadas para que puedan hacer las cosas así. Pues sí, el que la clase de Charlie esté en casa es mejor para nosotros que tener también a Maeve y Julia en casa por dos semanas. Aunque tenemos muy presente que esto podría cambiar cualquier día. Cada vez que el teléfono suena, pensamos, ¿nos llama Lynn? Sabemos que todo va día por día, momento por momento. Así es como tenemos que vivir. Así es como todos están viviendo, pues. Sí, no es fácil. Va a ser una semana y media difícil con nuestros horarios, pero así es el mundo en que vivimos.

Natalie Danner: Así es el mundo en que vivimos. ¿Hay algo que yo no les he preguntado que querían expresarnos sobre el cuidado de niños y las familias durante el COVID-19?

Bob: Yo creo que algo en que hemos reflexionado muchas veces al pensar de antemano sobre esta conversación, es no más la gratitud que sentimos con CDL y cómo han manejado esto. Desde, obviamente, el periodo cuando nuestros niños no iban a CDL y allí hacían todo esfuerzo por mantener algún tipo de continuidad. Y otra vez, el contacto que les daban a las niñas por las reuniones de Zoom, que eran como dijo Haley, “eran muy, muy dulces”. Pero también cuando volvían, lo manejaban igual de profesionalmente. Y es un grupo muy especial de personas y son excelentes en lo que hacen. Desde los maestros hasta los administradores, nos sentimos muy agradecidos por ellos.

Haley: Y yo creo que han hecho un trabajo estupendo en reducir la ansiedad. Porque como madre de tres hijos durante una pandemia, de tres hijos, durante una pandemia, sabes que realmente puedo tener algunos días de mucha ansiedad. Y creo que cada vez que entro al edificio, todos parecen estar muy tranquilos y confiados, como “tenemos todo en control” y “hacemos lo mejor que podemos” y “sabemos lo que hacemos”. Y uno se siente muy bien, porque a mí me producía mucha ansiedad dejar a mis tres niños en un programa de cuidado grupal durante una pandemia.

Me siento muy agradecida de tener Child Development Lab como el lugar donde puedo enviar a mis hijos, porque creo que ellos son fenomenales. Sabes, Bob y yo hacemos un chiste que lo mejor de mudarnos a Champaign-Urbana era poder enviar a nuestros hijos a CDL. Nos sentimos muy agradecidos, y tenemos mucha simpatía por todos los padres y madres en la comunidad que poco a poco se las arreglan. Se las arreglan.

Natalie Danner: Esto realmente hace resaltar la importancia del cuidado de niños y lo importantes que son esos maestros y los directores y los centros. Entonces eso realmente es algo que ha venido de esta pandemia de COVID-19. Y para la pregunta final, ¿han visto algún cambio positivo que ha venido del COVID y el cuidado de niños?

Haley: Sí, bueno, yo diría, sabes, otra vez no más me hace reflexionar en lo afortunados que somos de tener una situación tan hermosa y maravillosa con CDL. Y lo importante, como usted dijo, que son los maestros y los administradores en nuestras vidas. Y me siento muy agradecida por aquel equipo allí. Creo que el COVID-19 personalmente me hizo dar cuenta de la importancia de la familia, y sabes, nos hace falta ver a nuestros familiares y amigos. Sabes, no tenemos el mismo equipo que nos ayuda a criar a los hijos. Sabes, no podemos ver a los abuelos y a nuestros amigos que nos ayudan a divertirnos los fines de semana. Entonces, no más hemos aprendido mucho acerca de criar a los hijos sin ayuda. Pero sí, creo que había muchos momentos que son muy especiales también, pues.

Bob: No más para extender lo que decía Haley, si hay algún lado bueno de esto. Si esto ayuda a las personas en su conciencia de la importancia del cuidado infantil y estimula las conversaciones que necesitan ocurrir más ampliamente en nuestra sociedad sobre cómo hacer esto mejor. Porque nos hallamos en una situación muy afortunada. Pero obviamente comprendemos esto y esperamos que esto concientice a la gente, como lo ha hecho a nosotros y a todos los demás, sobre el que no todos tienen estas situaciones tan afortunadas. Entonces, es una conversación política muy importante y una conversación sobre nuestra sociedad que yo creo que esto ha provocado.

Haley: Sí, por cierto.

Natalie Danner: Bueno, quiero agradecerles a los dos por acompañarnos en el podcast, el Podcast de Illinois Early Learning, y a nuestros oyentes, deseo recordarles que el presente podcast fue el tercero de una serie de tres partes sobre el cuidado de niños durante el COVID-19. La Parte número 1 se enfocó en el cuidado infantil durante el COVID-19 desde la perspectiva de un director, y la tercera parte, en el cuidado infantil durante el COVID-19 desde la perspectiva de los padres, esperamos con entusiasmo analizar a profundidad este tema. Hasta la próxima, gracias y mantengan el aprendizaje infantil en el centro de su visión.

Ustedes han escuchado un podcast del Proyecto Illinois Early Learning. Para obtener más información, visítenos por favor en illinoisearlylearning.org, donde usted puede encontrar información confiable y basada en evidencia sobre el cuidado y educación infantil para padres, cuidadores y maestros de niños pequeños. Gracias por escuchar y por ayudar a los niños en su hogar, su aula y en su comunidad a tener un comienzo fuerte en su aprendizaje infantil.

  • Las opiniones, recursos y referencias ofrecidas en el sitio Web de IEL se ofrecen con la intención única de proveer información y no con ninguna intención de sustituir los consejos médicos o legales, u otros servicios apropiados. Lo animamos a buscar ayuda directa local de un profesional capacitado, si es necesario, antes de tomar acción.

Tipo de recurso:
  • Podcast
Este recurso va dirigido a:
  • Centro de cuidado infantil
Tipo de programa al que el artículo va destinado:
  • Padres, madres y familiares
  • Profesores e instructores
Edad de los niños sobre los que trata el artículo:
  • Menores de 3 años de edad
  • Preescolares (de 3 a 5 años de edad)