El juego “¡Luz verde! ¡Luz roja!” nos ayuda a hablar con los niños sobre las alergias alimenticias

¿Juega usted a “¡Luz verde! ¡Luz roja!” con sus pequeñines? En este juego común el adulto dice “luz verde” y los niños ya se mueven. El adulto dice “luz roja” y los niños se paran. Los lapsos cuando el adulto dice “adelante” o “párate” hacen el juego divertido y estimulador para los niños pequeños. Es un juego del “proceso” y termina cuando todos los niños lleguen a un lugar señalado, como una pared o una cerca.

Este juego es excelente para desarrollar las habilidades de lenguaje receptivo, coordinación motora gruesa y desarrollo social ya que los niños escuchan para la señal del adulto, se mueven de acuerdo con ella y participan con sus compañeros y con adultos. Se necesita la práctica y la repetición, y que el adulto fije un tono positivo de animar.

Los niños escuchan la palabra “párate” y ven que el adulto extiende la mano con la palma hacia delante. Escuchan la palabra “adelante” y ven que los dedos apuntan hacia delante. Cuando se juega correctamente, este juego es activo, divertido y ¡es mejor si todos ganan!

PARAR MIRAR PREGUNTAR ADELANTE

Pero ¿qué hay de los momentos de “luz amarilla” en el juego? Así como las luces amarillas en los semáforos ayudan a los conductores a saber que la luz va a cambiar o que pueden seguir adelante con cautela, una señal de “luz amarilla” les indica a los niños que hay que “desacelerar” y les advierte que la señal va a cambiar. Así se puede adaptar y modificar el juego para que todos los niños puedan tener éxito. ¡Ponga a prueba este cambio!

Un sistema parecido se puede utilizar para ayudar al número creciente de niños que tienen alergias a los alimentos. Piense en un semáforo cuando usted quiere hablar con los niños sobre las alergias a la comida y enséñelos el mensaje del semáforo usando métodos apropiados a su nivel de desarrollo.

Al dar un modelo consistente y repetir las señales con la mano y las órdenes sencillas, se permite que los niños vean, escuchen y practiquen la instrucción: “¡Párate!” con la palma abierta y la mano extendida hacia delante, “¡Mira!” señalando el ojo con el dedo, “¡Pregunta!” con la palma arriba o con la mano levantada y “¡Adelante!” con los dedos apuntadas hacia delante.

Además, los niños no verbales y pre-verbales pueden usar las mismas señales con las manos al comunicarse con adultos. Así como cuando se cruza la calle, hay que dividir la instrucción en pasos pequeños, una mano o señal manual a la vez. Mientras el niño se va desarrollando, los pasos se integran a una serie. Durante la primera infancia queremos que los niños hagan lo siguiente:

  • PARAR antes de comer.
  • MIRAR el alimento.
  • PREGUNTAR a un adulto si está bien comerlo.
  • Siga ADELANTE a comerlo solamente si el adulto le dice que está bien.

La meta es evitar las reacciones alérgicas. “Párate. Mira. Pregunta. Adelante” es un lenguaje sencillo, franco y concreto que los padres, madres y profesionales de la primera infancia pueden utilizar para hablar con todos los niños sobre las alergias alimenticias. Las palabras representan acciones y conceptos que los niños pueden decir y practicar durante el día en muchas actividades.

Cuando se ofrece o se sirve algo de comer, queremos que los niños se paren antes de comer y sigan adelante a comer un alimento solo si el adulto les dice que está bien. Los pasos de mirar y preguntar son como la “luz amarilla” que requiere la conciencia y la toma de decisiones. Estos sirven de pasos primeros de la abogacía que los adultos animan y de la que dan un modelo al mirar la etiqueta del alimento y preguntar al personal de la cocina si un alimento preparado es algo seguro que el niño puede comer.

Los niños con alergias a la comida aprenden de los ejemplos, y los adultos pueden empezar a darles un modelo de los pasos de mantenerse seguro. Si los bebés y niños menores de 5 años no tienen las palabras para preguntar, esté atento para la comunicación no verbal. Pueden señalar algo con el dedo o levantar la palma hacia el cielo para comunicar: “No sé si puedo comer esto”, o pueden traerlo al adulto como un modo de preguntarle si pueden comer cierto bocadillo o alimento.

Se necesita la práctica repetida para saber cómo mantenerse seguro y qué hacer con la comida, especialmente a la hora de comer cuando los niños están pensando en la comida. Esto es esencial para los niños que tienen alergias alimenticias que pueden amenazar la vida, pero también es provechoso para todos los niños.

Una canción grupal de “Párate. Mira. Pregunta. Adelante” se puede incorporar a la rutina diaria para enseñarles a los niños pequeños algunas habilidades básicas de abogar por sí mismos, como el uso de palabras o señales con la mano, para que se sientan seguros y protegidos.

La canción de la clase también puede normalizar las estrategias de prevención para las alergias a la comida y crear un ambiente más seguro con menos riesgo. Al igual que el juego “¡Luz verde! ¡Luz roja!”, la canción “Párate. Mira. Pregunta. Adelante” requiere que el adulto fije un tono positivo de alentar a los niños y que adapte el mensaje al nivel de habilidad de los niños que se desarrollan a ritmos diferentes. Se puede ver aquí un video de una canción que se canta en inglés, y también se puede compartir el video con otros.

¿Necesita una página de consejos de Concienciación sobre las alergias alimentarias del Proyecto Illinois Early Learning para compartir con los padres y madres? ¿Se pregunta cómo explicarles las alergias del niño a otros adultos que no tienen hijos con tales alergias? Comparta este video hecho por y para los padres u otros recursos desarrollado para la primera infancia por el Center for Food Allergy and Asthma Research (CFAAR o Centro para la investigación de las alergias alimentarias y el asma) de Northwestern University, que integra el Instituto para la Salud Pública y la Medicina en la facultad de medicina de Northwestern University, Feinberg School of Medicine, el hospital Ann & Robert H. Lurie Children’s Hospital of Chicago y la entidad nacional Food Allergy Research and Education (FARE, o Investigación y educación sobre las alergias alimenticias). Estas entidades tienen colecciones crecientes de recursos de acceso fácil y gratuito.

Recursos de IEL

Recursos en Internet

Sarah Valaika Sarah Valaika

Sarah Valaika tiene la maestría en ciencias y es coordinadora de programas en Center for Food Allergy & Asthma Research (CFAAR), que integra el Institute for Public Health and Medicine at Northwestern University Feinberg School of Medicine y Ann & Robert H. Lurie Children’s Hospital of Chicago. En CFAAR, Sarah trabaja con varias iniciativas para la primera infancia y colabora activamente con Food Allergy Research and Education (FARE) en el desarrollo de un programa de capacitación en línea para profesionales de la primera infancia. Sarah cuenta con más de 25 años de experiencia trabajando con niños, familias y proveedores de cuidado en programas para niños pequeños, inclusive 10 años de experiencia como profesora de educación superior y programas de desarrollo profesional. Obtuvo la maestría en desarrollo infantil del Instituto Erikson de Chicago y está estudiando para certificarse en la salud mental de infantes. También tiene 15 años de experiencia directa en la prevención y el manejo de múltiples alergias alimentarias potencialmente fatales por la diagnosis de alergias en uno de sus cuatro hijos.

(Biografía actualizada en 2022)

Sobre este recurso

Este recurso va dirigido a:
  • Centro de cuidado infantil
  • Hogares-de-cuidado; Cuidado de niños en familia
  • Programa preescolar

Tipo de programa al que el artículo va destinado:
  • Profesores e instructores

Edad de los niños sobre los que trata el artículo:
Revisado: 2022