El aprender escuchando el lenguaje. Extendamos las habilidades de la conciencia fonémica

Sobre este recurso
Revisado: 2017
English title: Learn by Listening to Language: Build Phonemic Awareness Skills

Al pensar en los niños pequeños que están aprendiendo a leer, podríamos imaginarnos que se aprenden los nombres de las letras y las palabras de primera vista y que exploren los libros ilustrados. No obstante, para hacerse lectores y escritores aptos, los niños también necesitan la oportunidad de aumentar sus habilidades del lenguaje oral o hablado, además de las oportunidades tan importantes de participar en experiencias con la palabra escrita.

Las habilidades del lenguaje oral se aumentan cuando se escucha y se conversa con compañeros y cuidadores. Durante estos momentos, los niños pequeños exploran palabras, frases y el significado del lenguaje. Aumentan su vocabulario, razonan y captan el sentido de su mundo a través de conversaciones y cuentos. En tales ocasiones, también forman un conocimiento sobre los sonidos y las estructuras del lenguaje que son importantes para la lectura y la escritura.

Pensemos un rato en cómo los niños exploran primero el lenguaje durante los primeros años de vida. Usted podría recordar los gorjeos y el balbuceo de un bebé. Primero se oía “uuu” y “aaa”, sonidos que con el tiempo se cambiaban por “ma ma” y “ba ba”. Se escuchaba que el niño repetía y jugaba con los sonidos del idioma que oía en sus entornos. Mientras los niños progresan hacia los años preescolares, su lenguaje oral es cada vez más fácil de reconocer.

Como los niños van aprendiendo a usar el lenguaje para expresar el significado, conocen mejor los sonidos que componen los idiomas. La exploración de los sonidos del lenguaje es importante para el aprender a leer y escribir. Mientras los niños exploran, aumentan las aptitudes de la conciencia fonémica, o sea la capacidad de notar, considerar y trabajar con los sonidos individuales de palabras orales. Todas las palabras que los niños se aprenden están compuestas por sonidos, o sea fonemas. Los fonemas son las unidades del sonido en el lenguaje. Cada b, p o e que se oye es un solo fonema. Estos se combinan para formar palabras.

La mayoría de las palabras constan de más de un fonema. Por ejemplo, la palabra pan está compuesta por tres fonemas individuales: p-a-n. Cada fonema se puede representar con uno o más grafemas. Los grafemas en inglés se representan con letras individuales o combinaciones de ellas. Mientras los niños aprenden a leer y escribir, es necesario que entiendan las conexiones entre las letras que ven y los sonidos que oyen.

Usted podría escuchar que los niños juegan con los sonidos del lenguaje al inventarse palabras, canciones o rimas tontillas. Este tipo de juego con el lenguaje es importante para el aprender a leer y escribir. Durante las rutinas diarias, se encuentra a menudo la oportunidad de explorar los sonidos del lenguaje. El Proyecto IEL ha editado una Página de consejos nueva que presenta ejemplos de cómo ayudar a los niños a aprender escuchando el lenguaje. Los juegos que describe ayudarán a su hijo a desarrollar una comprensión de cómo las palabras orales, las sílabas y los sonidos se convierten en palabras escritas.

Para empezar, busque en sus alrededores palabras impresas en letreros. Hable sobre los nombres de las personas o mascotas que conozcan. Hable en voz alta y enfatice los sonidos de tales palabras. Pida que su hijo adivine la letra con que varios nombres o palabras conocidas comienzan o terminan. Invéntese rimas o canciones graciosas. Cada vez que usted haga así, ayudará a los niños a desarrollar las habilidades de analizar palabras cuando lean y de formar palabras cuando escriban.

Rebecca Swartz
rswartz@illinois.edu

La profesora Rebecca Swartz, especialista en aprendizaje infantil de IEL, terminó el doctorado en desarrollo humano y estudios familiares en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. La investigación y los trabajos de extensión de Rebecca focalizan en el cuidado de bebés y niños menores de 3 años de edad, el cuidado infantil en hogares y el desarrollo social-emocional de niños pequeños. Se propone ayudar a los padres y educadores de niños pequeños al proporcionar recursos basados en evidencia sobre el desarrollo y aprendizaje infantil.