La preparación para leer y escribir en la guardería

Sobre este recurso
Revisado: 2004
English title: Getting Ready to Read and Write in Child Care

Los cuidadores de niños se preguntan con frecuencia, “¿Qué más puedo hacer para fomentar la alfabetización en mi guardería?” He aquí unas ideas sencillas crear un ambiente que favorece el leer y escribir.

¿Cuáles cosas se encuentran en el ambiente de las guarderías que fomentan la alfabetización?

  • Colchas o sillas bajas donde los niños pueden sentarse para “leer” u hojear los libros
  • Libros de dibujos o láminas en estanterías bajas que los niños pueden alcanzar fácilmente
  • Carteles, calendarios o decoraciones que llevan palabras o letras, para ayudar a los niños a entender que el texto tiene significado
  • Exhibiciones de las obras de los niños, incluyendo sus intentos iniciales de escribir
  • Mesas y sillas bajas donde los niños pueden usar materiales para escribir y dibujar
  • Pequeñas pizarras, sellos de goma, letras magnéticas, rompecabezas de letras, y juegos sencillos de letras y palabra

¿Cómo pueden usarse los juegos para ayudar a los niños a leer y escribir?

  • Si incluye letreros, listas o etiquetas, el juego les ayuda a los niños a familiarizarse con la palabra impresa.
  • El juego a aparentar hace participar a los niños en idear sus propios cuentos. Esto puede ayudarles a entender la estructura de los cuentos, la cual será importante cuando empiezan a leer.

¿Qué tiene que ver el dibujar con aprender a leer y escribir?

  • El uso de los lápices y los creyones ayuda a desarrollar las habilidades motrices que se necesitan para formar las letras.
  • Los niños pueden contar historias dibujando antes de que sepan escribir.

¿Qué más puedo hacer para ayudar a los niños pequeños a prepararse para leer y escribir?

  • Leerles y contarles historias todos los días.
  • Animar a los niños a actuar las historias que han escuchado.
  • Apartar tiempo diariamente para que le dicten ideas, cuentos, o cartas, o para que escriban los suyos.
  • Cantarles canciones y jugar juegos de rima cada día.
  • Apartar tiempo para que cuenten sus propios cuentos, y platicar sobre los que han escuchado.
  • Escucharles a ellos, y ayudarles a escucharse unos a otros.