Se conoce los conejos

Sobre este recurso
English title: Getting to Know Rabbits

Duración: 4:31

Transcripción

Parte 1

Maestra: ¿Cómo se siente?

Lauren: Se sentió bueno.

Maestra: ¿Se sintió bueno?  ¿Se sentía suave, como su pelo?

Lauren dice que sí con la cabeza.

Grant: Pero a los conejitos les gusta el lodo, ¿verdad?

Maestra: Bueno, a ver, ponlo a prueba. Pon un poco de lodo en el banco para ver.

Grant saca un puñado de lodo de la maceta y lo coloca en el banco.

Claire: Si yo quisiera levantar un conejito, lo haría muy suavemente y sin apretarlo. Así es.

Maestra: (Asienta con la cabeza y sonríe). ¿Harías así?

Claire: Sí.

Lauren: Cuando yo tení uno en brazos, no lo apreté.

Maestra: Bueno, déjame mostrarte cómo sostener el conejito, y luego tal vez puedo dejar que cada uno de ustedes se alterne para sostenerlo. (Extiende la mano para levantar un conejo). Siempre pon una mano debajo de su trasero, para que sus piecitos estén apoyados sobre tu mano.

Lauren asienta con la cabeza.

Maestra: (Demuestra cómo hacerlo) Y luego—¡ups!—lo sostienes contra tu cuerpo.

Lauren: Sí, eso es lo que hizo mi papi.

Maestra: ¿Es esto lo que hizo tu papi?

Lauren dice que sí con la cabeza.

Maestra: ¿Quieres intentarlo?

Lauren dice que sí con la cabeza.

Maestra: (Le da el conejo a Lauren). Bueno, ahora tienes que poner la mano justo debajo de su trasero.

Brynna: ¿Puedo yo sostenerla después de Jessie?

Lauren sostiene el conejo y lo acaricia.

Brynna: ¿Puedo yo sostenerla ahora?

El conejo salta de los brazos de la niña.

Lauren: (Se ríe y se frota el brazo). Se fue de un salto.

Maestra: ¿Sentiste sus uñitas?

Lauren: Sí.

Jacob: ¿Puedo yo sostenerlo ahora?

Maestra: Vamos a dejar que quede sentado por un rato.

Lauren: (Señala con el dedo el brazo de su amigo). Jacob, todavía tienes alguno allí.

Jacob mira detrás de sí para ver lo que Lauren señala.

Maestra: (Señala con el dedo el codo de Jacob). ¿Qué es esto?

Lauren: (Extiende la mano hacia el brazo izquierdo de Jacob). Es este. (Frota el brazo de Jacob para quitar la pintura).

Grant: (Señala hacia el lado del edificio). ¿Es esto el juguete del conejito? ¿Es esto el juguete del conejito?

Maestra: Sí, lo es. (Se dirige a Claire). Ven acá si quieres un turno para sostenerlo.

Claire corre hacia el lado de la maestra.

Maestra: Ahora recuerda, ¿qué es la primera cosa que debemos hacer? (Extiende la mano hacia el conejo). Pones la mano debajo de su trasero. (Coloca el conejo en los brazos de la niña).

Niño fuera de cuadro: Le damos hierba y zanahorias de comer. Cuando están en el campo, comen…

Maestra: (Se dirige a Claire). Bueno. ¿Notaste de qué color son los ojos de ese conejito?

Claire: Rojos.

Maestra: (Se ríe). Sí.

Niño: ¿Puedo levantarlo ahora?

Niño: Deje que yo lo levante.

Parte 2

Los niños recogen hierba y la colocan en el banco para que los conejos la coman.

Maestra: ¿Por qué no traen un poquito de hierba para dejarla aquí a ver si le gusta al conejito?

Max: (Pone en el banco puñados de hierba recién recogida). Esto hedió. Esto hedió.

Lauren: (Está observando). Mira, ¡lo está comiendo! ¡Lo está comiendo!

Link: (Habla al conejo a la vez de acariciarlo). ¿Eres preciosito? Tú eres preciosito.

Varios niños acarician los conejos y recogen hierba para ellos.

Link: (Coloca hierba en frente de un conejo). Ten.

Niño: Oh, no, no.

Grant: (Está observando). No creo que el lodo les guste a los conejitos.

Link: Ten. (Toca el conejo). Eres preciosito.

Link palpa suavemente la oreja y el pelo de un conejo, luego se arrodilla para ponerse al nivel de los ojos del animal.

Link: ¡Míralo!

Fred: (Está observando). Ay, no. Parece que va a bajarse de un salto.

Lauren: No, el conejo, em, se queda allí.

Parte 3

Lauren: Me está cosquilleando en… mira, está comiendo mi hierba. Está comiendo la hierba que le di.

Niño: Piensa que es su comida.

Link: ¡Ay, no! Demasiado. Está comiendo demasiado…

Lauren: (Empuja algunas hojas para apartarlas de los conejos). Demasiado. Es demasiado, Ethan. Ethan, demasiado.

En este vídeo, las interacciones supervisadas entre niños y conejos ocurrieron durante un evento de actividades científicas que se llevó a cabo en el patio de recreo de un centro de cuidado infantil. Con la supervisión y orientación de un adulto, es más probable que tales interacciones resulten exitosas.

Los niños pequeños pueden aprender lecciones importantes relacionándose con seres vivos. Por ejemplo, cuando se les asignan tareas para ayudar en el cuidado de los animales, los niños aprenden a sentirse responsables. Vemos el desarrollo de esta responsabilidad cuando los niños del vídeo descubren que a los conejos les gusta comer hierba y se entusiasman por llevar a los conejos más hierba. Saber cómo cuidar un animal también puede ayudar a un niño a sentirse competente. Enseñar a los niños a respetar los sentimientos de animales puede fortalecer la capacidad de aquellos para sentir empatía para con otros. Por ejemplo, mientras sostiene y acaricia los animales, Lauren nota que su amigo tiene pintura en el brazo y lo ayuda a limpiársela.

La función de la maestra, en estas interacciones entre niños y animales, fue más que la de supervisora. He aquí algunas estrategias que ella usó:

  • Animar la colaboración: Como un equipo de científicos, los niños pueden aprender mucho hablando sobre lo que observan, describiendo y comparando sus teorías sobre lo que han notado en el comportamiento de los animales. Note la manera en que la maestra arregló el espacio para esta interacción, de modo que varios niños pudieran agruparse cerca de los conejos sin apretarse.
  • Demostrar y explicar: Al dar un modelo de cómo manejar los animales y al explicar los motivos para hacerlo de cierta manera, se puede ayudar a que tanto el niño como el animal se sientan cómodos juntos. En este vídeo la maestra dio una explicación verbal y también demostró la manera correcta de levantar los conejos. También sirvió de ejemplo al reaccionar tranquilamente cuando el conejo saltó de los brazos de una niña.
  • Preguntar para estimular: Haciendo preguntas para sondear el pensamiento de un niño sobre lo que experimenta, se lo puede estimular a estar más consciente de sus propios pensamientos y sentimientos. Por ejemplo, en este vídeo la maestra pregunta: “¿Cómo se sentía?” cuando una niña habla de tocar un conejo.
  • Andamiar los comportamientos científicos: Al dar sugerencias sobre lo que los niños podrían hacer luego, se fortalece la capacidad de estos para hacer predicciones sobre lo que pasará y ponerlas a prueba. Por ejemplo, cuando Grant dice: “A los conejitos les gusta el lodo, ¿verdad?” la maestra le sugiere: “Bueno, a ver, ponlo a prueba. Pon un poco de lodo en el banco para ver”. Más tarde en el vídeo, escuchamos la observación de Grant: “No creo que el lodo les guste a los conejitos”. Este proceso de formar hipótesis, hacer experimentos y observar los resultados incluye los componentes fundamentales del método científico utilizado en todos los niveles de la ciencia.

Gracias a esta experiencia los niños progresaron hacia el dominio de dos Parámetros del aprendizaje y desarrollo infantil de Illinois:

  • Ciencia
    12.A.ECa: Observar, investigar, describir y categorizar seres vivos.
  • Ciencia
    12.B.ECa: Describir y comparar las necesidades fundamentales de seres vivos.

Una mascota de la clase puede aportar experiencias significativas que ayuden a los niños a progresar para dominar dichos Parámetros. Sin embargo, es importante tomar en cuenta varios factores antes de adoptar una mascota para la clase:

  • Antes de introducir un animal a su salón de clases como mascota, considere el compromiso necesario para cuidar bien un animal. Los conejos viven entre 8 y 12 años y necesitan mucho cariño, cuidado regular y ejercicio. Si Ud. no está dispuesto o no puede hacer un compromiso tan grande, considere adoptar una mascota que necesite menos cuidado, como un pez tropical, jerbo o tarántula.
  • Si Ud. decide adoptar un conejo para su clase, cuídese de escoger un animal sano. Las normas de licenciamiento de Illinois para centros de cuidado infantil permiten mascotas domésticas sanas que no presenten ningún peligro para los niños, a menos que sean prohibidas por el reglamento local de salud. Es provechoso hacer que el conejo sea castrado. Un conejo joven probablemente se adaptará a los ruidos y la actividad de un aula preescolar mejor que un animal mayor.
  • Antes de adoptar un animal, asegúrese de que ningún niño de su clase sea propenso a tener reacciones alérgicas al animal.

Parámetros & cómo se alcanzó el parámetro

Artes lingüísticas
1.A.ECa: Seguir instrucciones sencillas de uno, dos y tres pasos.

Los niños siguieron instrucciones para levantar y abrazar los conejos.

Artes lingüísticas
1.B.ECa: Usar el lenguaje para diversos propósitos.

Los niños conversaron con la maestra sobre sus observaciones de los conejos (el color de los ojos, las uñas, la textura del pelo). Conversaron unos con otros sobre sus interacciones con los conejos. Por ejemplo, Lauren reaseguró a su amigo que el conejo no estaba por saltar del banco. Link también habló a un conejo mientras lo acariciaba.

Artes lingüísticas
1.D.ECa: Con la ayuda del maestro, usar frases completas al hablar con compañeros y adultos individualmente y en situaciones grupales.

Grant hizo dos preguntas: “Pero a los conejitos les gusta el lodo, ¿verdad?” “¿Es esto el juguete del conejito?” (Más tarde expresó su observación que el lodo no parecía gustar a los conejos). Brynna y otra niña pidieron permiso para cargar el conejo.

Artes lingüísticas
5.C.ECa: Participar en proyectos grupales o unidades de estudio diseñados para informarse de un tema de interés.

Los niños se enfocaron atentamente en aprender sobre los conejos. Tocaron y observaron los conejos y sus entornos (“Parece que va a bajarse de un salto”).
Los niños pusieron a prueba sus teorías sobre los conejos. Por ejemplo, Grant puso lodo en el banco para ver si los conejos lo comían, y vio que no quisieron.
Varios niños recogieron hierba para los conejos y expresaron con palabras sus observaciones (“¡Eso hedió!” “Mira, ¡lo está comiendo!”)

Ciencia
12.A.ECa: Observar, investigar, describir y categorizar seres vivos.

Los niños investigaron activamente los conejos e hicieron experimentos para categorizar lo que los conejos comerían y lo que no (por ej., comían la hierba; no comían el lodo).

Ciencia
12.B.ECa: Describir y comparar las necesidades fundamentales de seres vivos.

Los niños describieron los comportamientos de los conejos y lo que quisieron y no quisieron comer. También observaron las interacciones de los conejos con su entorno (por ej., no saltaron del banco).

Ciencia
12.B.ECb: Expresar un respeto por los seres vivos.

Los niños eran cuidadosos al tocar los conejos. Querían ver lo que los conejos comían. Cuando vieron que los conejos comían hierba, recogieron más hierba para dársela.

Estudios sociales
14.A.ECa: Reconocer los motivos de las reglas en el hogar y en las clases para niños pequeños, y de las leyes en la comunidad.

Los niños reconocieron que había reglas sobre la manera correcta de levantar y cargar el conejo.

Desarrollo social y emocional
30.A.ECb: Usar las habilidades apropiadas de comunicación al expresar necesidades, deseos y sentimientos.

Los niños comunicaron sus observaciones del comportamiento de los conejos. Por ejemplo, Lauren dijo: “Se fue de un salto”. Varios niños expresaron un deseo de levantar un conejo. Link expresó cariño por un conejo al decir: “Tú eres preciosito”.

Desarrollo social y emocional
30.C.ECa: Exhibir ansia de aprender y curiosidad.

Los niños observaron los conejos detenidamente, conversaron animadamente entre sí sobre sus observaciones y respondieron rápidamente a las sugerencias (por ej., haciendo experimentos para ver si los conejos comerían hierba).

Desarrollo social y emocional
31.A.ECa: Mostrar empatía, simpatía y aprecio a favor de otros.

Lauren notó la sustancia blanca en el brazo de Jacob, la señaló y luego se la limpió.

Desarrollo social y emocional
31.B.ECc: Usar la conducta social apropiada con compañeros y adultos, por ej., al ayudar, compartir y turnarse.

Los niños expresaron sus ideas y sentimientos acerca de los conejos con la maestra y entre sí. Se trataban con respeto y sensibilidad al compartir hierba con los conejos. Varios niños se turnaron cargando los conejos y esperaron con paciencia su turno.